El tío del líder norcoreano fue condenado a muerte por militares

La ejecución de Song desata temores en Corea del Norte

Expertos subrayan la “ferocidad” del joven Kim Jong-un, de unos 30 años, quien sometió a su tío a un arresto y humillación. El juicio duró pocos días.
viernes, 13 de diciembre de 2013 · 22:45
Agencias  / Seúl
La ejecución de Jang Song-thaek, tío del líder norcoreano y considerado número dos del régimen, ha despertado temores a que el país comunista entre en un periodo de inestabilidad y lleve a cabo nuevas provocaciones.
Tras el veredicto de pena de muerte emitido por un tribunal militar, Jang fue ajusticiado el jueves, informaron ayer los medios oficialistas norcoreanos, que dedicaron al político desde todo tipo de acusaciones e insultos hasta una humillante fotografía camino del patíbulo.
El ajusticiamiento de Jang, así como el rápido y violento modo en que Pyongyang lo ha llevado a cabo y divulgado, ha desatado la preocupación a que se genere un clima de inestabilidad en el seno del régimen más opaco del planeta, donde cada movimiento está imbuido de un alto secretismo.
En Corea del Sur, el Gobierno se apresuró a expresar su "gran preocupación por lo sucedido” y aseguró que está "preparado para todas las posibilidades”, en referencia al hipotético caso de una acción militar del país vecino o cualquier suceso que pueda causar tensión.
El Ejército de Corea del Norte podría realizar algún tipo de acción armada "como parte del reino de terror creado por Kim Jong-un”, aseguró ayer el ministro de Defensa, Kim Kwang-jin, confirmando los temores de Seúl a una posible "provocación” de Pyongyang para garantizar la unidad y cerrar filas en torno al líder.
 El político ejecutado, considerado uno de los más aperturistas del conservador régimen norcoreano, se habría granjeado en su larga carrera numerosos enemigos de la línea dura predominante en las élites del Ejército y el Partido de los Trabajadores.
 El Gobierno de Corea del Norte había confirmado el lunes pasado que Jang había sido echado por cometer "actos criminales” y se lo acusó de liderar una "facción contrarrevolucionaria”.
Jan tenía 67 años y era el esposo de la hermana de Kim Jong-il, padre de Kim Jong-un y antecesor en la Presidencia coreana. Al momento de su arresto era vicepresidente de la Comisión de Defensa Nacional, el órgano más importante del país.  
La agencia KCNA dijo que Jang era culpable de un "crimen tan horrible como la de intentar derrocar al Estado con todo tipo de intrigas y métodos despreciables, con la ambición desenfrenada de tomar el poder supremo de nuestro partido y de nuestro Estado”.
 Los medios norcoreanos han calificado  al que era hasta hace escasas semanas número dos del país,  como "traidor”, "vendepatria”, "bastardo”, "corrupto” o "degenerado”, entre otros.

 La portavoz del Departamento de Estado norteamericano Marie Harf, dijo que "éste es otro ejemplo de la brutalidad extrema del régimen de Corea del Norte.

Poder  diluido
Figura El segundo hombre más poderoso de Corea del Norte se transformó de tío y mentor del joven líder norcoreano a "antirrevolucionario” criminal fuera de la ley y  fue víctima de una purga política en la que  la estrictamente controlada prensa norcoreana   difundió   la información sobre sus supuestos crímenes y sus intenciones de derrocar al gobierno de  Kim Jong-un. Entre los cargos, sobresale su intento de desafiar al liderazgo político del país.
  Sucesos Casi de un día para el otro, Jang Song-thaek perdió todas sus posiciones oficiales, su imagen fue borrada de los documentales del régimen y su desalojo de un encuentro del partido, así como su larga lista de presuntas fechorías y fallas de carácter fueron difundidos por los medios estatales.

 

 


   

60
1

Comentarios