La Presidenta de Brasil sobrevoló Espírito Santo, que sufre sus peores lluvias en 90 años

Rousseff, “impactada” por los desastres

Se habla de 41 muertos y miles de damnificados. Virgolandia quedó completamente inundada.
viernes, 27 de diciembre de 2013 · 20:44
EFE / Río de Janeiro
La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, sobrevoló ayer las áreas del estado de Minas Gerais afectadas por las intensas lluvias, se dijo "impactada” por el desastre y anunció más ayuda humanitaria para atender a las víctimas de las precipitaciones, que ya dejan 41 muertos en el sudeste del país.
"Es impactante”, declaró la Jefa de Estado a los periodistas, junto al gobernador de Minas Gerais, Antonio Anastasia. Minas Gerais, el estado natal de Rousseff, es junto con el vecino Espírito Santo la región más golpeada por unas lluvias que comenzaron hace más de una semana y que hasta ahora  causaron  41 muertos -inicialmente se había informado de 45, pero las autoridades rebajaron ayer la cifra- y unos 60.000 damnificados.
 Rousseff, quien el jueves se había desplazado a una playa del litoral del estado nororiental de Bahía para pasar unos días de descanso, interrumpió sus vacaciones y viajó ayer hacia Minas Gerais, donde sobrevoló en helicóptero algunas de las ciudades más afectadas.
La Presidenta se dijo particularmente impactada con la dimensión del desastre en Virgolandia, una ciudad de unos 6.000 habitantes que ha quedado inundada casi por completo después de los temporales, que desbordaron varios ríos.
El alcalde de Virgolandia, Arnaldo de Oliveira Braga, confirmó que en esa localidad se  registraron dos muertes, pero admitió que esa cifra puede ser mayor, pues se desconoce la suerte de un número aún no precisado de personas que están desaparecidas. Rousseff alertó de que, según los pronósticos meteorológicos, las lluvias continuarán en esa región, aunque con menos intensidad, y aseguró que "la primera tarea es salvar las vidas” de aquellas personas que aún permanecen en zonas aisladas por las inundaciones.
"Después de rescatar a todos, una vez que pasen las lluvias, será el momento de reconstruir lo que la lluvia destruyó”, anunció. Rousseff  anunció el envío de ayuda humanitaria a Minas Gerais.

Esa ayuda consistirá básicamente en frazadas, medicamentos, alimentos y agua potable, y serán distribuidos por personal de las Fuerzas Armadas que se desplazará hacia Minas Gerais desde Brasilia, Río de Janeiro y otras regiones del país. Según Defensa Civil, las lluvias  afectaron 47 municipios del estado de Minas Gerais y 34 de ellos han sido declarados en "situación de emergencia”. Hasta ahora, tras más de una semana de aguaceros continuos, en Minas Gerais han muerto 18 personas, en su mayoría arrastrados por deslizamientos ocurridos en zonas montañosas. Otras 23 personas murieron en el estado de Espírito Santo. La última muerte se registró el jueves en la ciudad de Juiz de Fora, donde en una humilde vivienda, construida precariamente en la ladera de una colina, fue encontrado el cuerpo sin vida de una mujer aplastada por una pared que se desmoronó. Anticipan que las carreteras y calles de ciudades afectadas deberán ser objeto de importantes obras.

Espírito Santo es el más castigado
Un total de 52 ciudades de Espírito Santo quedaron inundadas y unas 61.000 personas fueron evacuadas. En el municipio de Vila Velha, cerca de Vitoria, la capital de Espírito Santo, miles de evacuados se han refugiado en gimnasios, escuelas e iglesias, constató un fotógrafo de la AFP. Grandes camiones remueven los automóviles que quedaron bajo el agua, que en ciertas zonas aún llega hasta la rodilla.
El pastor evangélico Keiny Moreira da Cunha, en cuya iglesia del barrio Araçás de Vila Velha se han refugiado desde el sábado pasado más de 50 personas que perdieron sus hogares, cuenta que todo el barrio huele "a muerte”.
"Salimos en barco a motor a entregar agua, alimentos y kits de higiene personal a las personas atrapadas en sus casas (...). Hay mucha agua, el olor es insoportable. Hay olor a muerte. Hay ratas y cobras nadando en el agua. Nos han vacunado para salir a las calles”, dijo el pastor en conversación telefónica con la AFP.
La Fuerza Aérea Brasileña informó que utilizó varios helicópteros para rescatar a 162 ancianos, niños, mujeres y enfermos en zonas inundadas de Espírito Santo en los recientes días. También transportó al estado unas ocho toneladas de medicamentos, alimentos y agua potable.
El pastor Da Cunha dijo que jamás olvidará la Navidad celebrada con decenas de damnificados, y que con ellos se prepara para recibir el Año Nuevo. "Ha sido la mejor Navidad de nuestras vidas. Aprendimos lo que es la Navidad con esta gente. Fue muy emocionante”, comentó.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

60
1

Comentarios