“No escuché un ápice de arrepentimiento de su parte”, relata

Un testigo cuenta los últimos instantes de Sadam con vida

Un exconsejero de seguridad nacional considera que Sadam Husein merecía mil veces la muerte, pero reconoce que fue valiente en los últimos momentos.
viernes, 27 de diciembre de 2013 · 23:39
AFP / Bagdad
Un busto de Sadam Husein con la cuerda que lo ahorcó alrededor del cuello preside la oficina de Muafak al Rubaie, testigo de los últimos instantes del exdictador iraquí ejecutado el 30 de diciembre de 2006.
Este exconsejero de seguridad nacional considera que Sadam Husein merecía mil veces la muerte, pero reconoce que fue valiente en los últimos momentos de su vida.
"Tenía un aspecto normal y estaba relajado, no he visto ninguna señal de miedo. Claro que a algunos les gustaría que dijese que se derrumbó o que estaba drogado, pero esta es la verdad histórica”, cuenta a la AFP en su oficina de Kadmiya, en el norte de Bagdad, cerca de la cárcel donde se produjo la ejecución.
"¿Era un criminal? Lo era. ¿Un asesino? Cierto. ¿Un carnicero? Cierto. Pero fue fuerte hasta el final (...) No escuché un ápice de arrepentimiento de su parte, no le escuché implorar misericordia a Dios, o pedir perdón”, dice.
Presidente de 1979 hasta la invasión estadounidense en 2003, Sadam Husein fue condenado y ejecutado por crímenes contra la humanidad por la muerte de 148 chiitas en Dujail en 1982.
Aunque su presidencia estuvo marcada por una represión brutal, con guerras devastadoras y sanciones internacionales, algunos iraquíes, en particular los sunitas, lo defienden, sobre todo por los periodos de estabilidad que no han vuelto a ver desde su caída.
Más allá de las fronteras iraquíes, algunos árabes tienen en alta estima a este hombre que libró una guerra contra Irán (1980-1988), plantó cara a Estados Unidos, atacó a Israel (1991) y actuó con dignidad ante la muerte.
Una sensación extraña
"Estaba esposado y sostenía un Corán”, cuenta Rubaie. "Lo llevé a la sala del juez, que le leyó la lista de los cargos de los que se le acusaba mientras Sadam repetía "¡Muerte a Estados Unidos! ¡Muerte a Israel! (...) ¡Muerte al mago persa!”, recuerda.
Luego lo llevó a la sala donde iba a morir. Como tenía los pies encadenados, hubo que tirar de él para que subiera los peldaños. Pero justo antes de su muerte, como se vio en un video no autorizado, los testigos lo insultaron gritando "¡Viva el imán Mohamed Baqr al Sadr!” y "¡Moqtada! ¡Moqtada!”, en referencia a un opositor muerto bajo su presidencia y su sobrino, convertido después de 2003 en el jefe de una milicia chiita.
"No hay más Dios que Alá”
"¿Se comporta así un hombre?”, contestó el exdictador. Rubaie cuenta que luego levantó la palanca para ahorcar a Sadam Husein, pero, como no funcionó, otra persona, cuya identidad no ha querido precisar, tomó el relevo. Justo antes de morir, Sadam Husein comenzó a recitar la profesión de fe musulmana: "Soy testigo de que no hay más Dios que Alá y que Mahoma...”.
No tuvo tiempo de pronunciar las últimas palabras: "... es su profeta”.
Posteriormente, metimos su cuerpo en un saco blanco y se colocó en una camilla, antes de ser transportado en helicóptero estadounidense hasta la residencia del primer ministro Nuri al Maliki, en una zona de alta seguridad en el corazón de Bagdad.
"Recuerdo con claridad que el sol comenzaba a levantarse” mientras el helicóptero sobrevolaba Bagdad, dice Rubaie. Cuando llegamos, "el primer ministro nos tomó de las manos y nos dijo: ‘Que Dios os bendiga’. Le dije ‘Venga, míralo’. Entonces le destapó la cara y vio a Sadam Husein”, agrega el exconsejero, que sigue siendo un aliado del jefe del gobierno.
"Cometió infinidad de crímenes y merecía ser ahorcado mil veces, resucitar y ser ahorcado de nuevo. Pero la sensación, esta sensación es una sensación extraña”, repite Muafak al Rubaie, encarcelado en tres ocasiones bajo el régimen de Sadam Husein.
Según Rubaie, la ejecución se decidió después de una videoconferencia entre Maliki y Georges W. Bush, el entonces presidente estadounidense, que le preguntó al primer ministro: ¿Qué va a hacer usted con este criminal?”. "Lo vamos a ahorcar”, declaró Maliki, tras lo cual Bush levantó el pulgar en señal de aprobación, contó. Al cabo de unos días, frente a la polémica suscitada por el video no autorizado, Bush reconoció que la ejecución tendría que haberse hecho "de forma más digna”.  
 
La captura del exdictador

 El 13 de diciembre de 2003, Saddam Husein fue arrestado en una operación conjunta entre efectivos kurdos iraquíes y el Ejército estadounidense.
 Cansado, con una larga barba y el pelo sucio y enredado, el poderoso caudillo de Irak fue detenido en un pequeño zulo situado en una aldea cercana a su feudo de Tikrit.
Con dos Kalashnikov, una pistola y 750 mil dólares, Sadam Husein se escondía en un agujero a poco más de dos metros de profundidad y con espacio para una persona. Tenía túneles de ventilación y la entrada estaba tapada por unos ladrillos. El exdictador no opuso resistencia.
"Señoras y señores, lo tenemos”, aseguraba el administrador civil estadounidense en Irak, Paul Bremer. Después exhibió un video que recoge el momento de su detención, con una persona que le examina el cabello, la barba y los dientes. Sadam estuvo locuaz y colaborador, según fuentes estadounidenses en Bagdad. Fue ejecutado el 30 de diciembre de 2006.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

60
1

Comentarios