Miles de personas piden la destitución de la primer ministra

Los tailandeses se enfrentan a la corrupción de una familia

La premier Yunglick Shinawatra heredó el poder de su hermano Thaksin, actualmente en el exilio y prófugo de la justicia tras una condena de dos años de cárcel.
martes, 3 de diciembre de 2013 · 23:20
Agencias / Bangkok
Tailandia es el feudo de una sola familia, los Shinawatra. Aunque la primera ministra Yingluck Shinawatra superó una moción  de censura contra su Gobierno y el Tribunal Supremo se incautó de casi 1.400 millones de dólares de las cuentas bancarias de su familia, por considerar que ingresó ese dinero mediante operaciones ilegales, lo cierto es que a diario los escándalos de corrupción en todas sus modalidades, pasando por nepotismo, prevaricato y tráfico de influencias ocupan los titulares de la prensa no oficial.
Ellos dirigen los destinos del país asiático  sin medir las consecuencias combinando el ejercicio absoluto del poder económico y la represión política y soslayando  a su vez, los escándalos de corrupción   desde el golpe de  2006 contra el multimillonario y primer ministro Thaksin Shinawatra, declarado prófugo por la justicia, tras  una condena de dos años de cárcel.  
 El problema es que su hermana menor, Yingluck, y su movimiento político llamado "Camisas rojas” se ha repartido el poder de modo discrecional.

Por ello, el líder del Partido Demócrata (PD),     Suthep Thagsuban, llamó a una revuelta popular que hasta ahora registra un saldo de  cuatro  muertos y un centenar de heridos y detenidos, amén de la presencia policial y militar en las calles.
Nostálgicos del poder absoluto de la monarquía, los seguidores del PD, conocidos como "Camisas amarillas”, se trazaron el objetivo de  "extirpar la corrupción del  régimen”,  destaca la agencia de noticias ANSA.
Esa lucha paraliza actualmente el país y tanto Estados Unidos como Reino Unido y Australia recomendaron a sus ciudadanos cambiar de destino turístico.
Ayer, la primer ministra ordenó detener la represión, aunque para analistas como Renzo Ursic "el daño ya está hecho”.
"Miles de tailandeses viven en condiciones de extrema pobreza mientras el clan Shinawatra y quienes lo sostienen en el poder disfrutan de la opulencia gracias a la exportación de hidrocarburos”, opina Ursic.
Una percepción parecida es la del economista Will Mapher.
"En estos momentos, todo parece indicar que la premier y los suyos deberán dar un paso al costado para permitir que el propuesto Consejo del Pueblo  propicie una necesaria transición política hacia un verdadero Estado de Derecho”.
 Ostentación y represión
El Gobierno de Yingluck  Shinawatra combina, como describe Renzo Ursic, "la ostentación y la represión sistemática”.
"Las oficinas de la primer ministra son de lujo. Y qué decir de su mansión en las afueras de Bangkok. Cuenta con un helipuerto y un garaje con siete vehículos importados de Italia. Cuando una comisión parlamentaria le pidió explicaciones, Yingluck apeló al patrimonio familiar”.
Por supuesto, ese "patrimonio familiar” se enriqueció del periodo en el Gobierno de Thaksin Shinawatra nacido en 1949.
Thaksin es,  hoy por hoy, la primera fortuna de Tailandia, aunque fue depuesto por el Ejército  tras ser acusado de corrupción y falta de respeto al venerado rey de Tailandia, Bhumibol Adulyadej, agrega El País.
 "Thaksin gobernó el país como un tirano. Negociaba millonarios contratos petroleros con multinacionales como
Shell o Texaco, mientras reprimía violentamente cualquier atisbo de protesta democrática”, sostiene Allan Valentine en las páginas del semanario británico The Economist.

"   Su hermana, más bien, es una especie de clon. Dirige con firmeza los negocios propios y del país y, al mismo tiempo, no le tiembla el pulso para frenar las protestas sociales”, concluye Valentine en su comentario.
 

 Ahora, Yingluck debe  lidiar con un pueblo descontento y harto de la corrupción como sistema, aunque como apunta Renzo Ursic "quizás esta vez la suerte le juegue en contra”.

Crisis en  Tailandia
 Retirada El Gobierno ordenó ayer a la Policía desplegada en Bangkok retirarse de la zona donde están en curso las protestas de grupos que reclaman la renuncia del Ejecutivo.
 Rebeldes El líder de las manifestaciones en Tailandia pidió  ayer a sus seguidores que sigan luchando porque el objetivo final es derrocar al Gobierno, tras ocupar la sede de éste en Bangkok.
EEUU Estados Unidos lamentó  la muerte de varias personas durante las manifestaciones antigubernamentales en Tailandia y llamó a la oposición y a la primera ministra Yingluck Shinawatra a retomar el diálogo para poner fin a la crisis política.
    Víctimas Cuatro personas murieron en el conflicto.

Análisis
Allan Valentine Periodista  
Thaksin, el "Berlusconi asiático”

El exprimer ministro tailandés Thaksin Shinawatra vive su exilio dorado en una mansión victoriana cerca de Londres. Desde ahí, el "Berlusconi asiático” gobierna su imperio empresarial conectado con su hermana Yingluck, hoy en el cargo.
 Con su nombramiento como jefe del Gobierno (2001)  Shinawatra coronó una  fulgurante carrera política a la que se lanzó después de que su emporio de telecomunicaciones lo convirtiera en uno de los hombres más acaudalados del país.
El magnate y fundador del partido  nacionalista Thai Rak Thai se enriqueció gracias  a jugosos   contratos firmados con el Gobierno y los monopolios de telefonía móvil, televisión por cable y satélites de comunicaciones en el continente.
Claro que en ese menester olvidó "la tajada” para los militares y el Ejército le dio un golpe de Estado y dispuso su procesamiento por  ocultar bienes y causar al Estado daños por valor 1.815 millones de dólares.
Por supuesto, Thaksin huyó del país por la puerta falsa. Hoy controla sus negocios desde su oficina en la City londinense, lee el Financial Times como cualquier empresario y trata de olvidar los muertos que dejó la represión de opositores al régimen que consolidó a punta de bayoneta como buen tirano.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

60
1

Comentarios