La decisión la había adelantado Hugo Chávez en 2012

Temen “efecto dominó” tras la salida de Venezuela de la CADH

El secretario de la OEA, José Miguel Insulza, lamentó la retirada del país caribeño de la Convención Americana de Derechos Humanos. Analistas debaten al respecto.
sábado, 14 de septiembre de 2013 · 20:50
Camilo José Ramos / Bogotá
La retirada de Venezuela de la Convención Americana de Derechos Humanos (CADH) puede tener un "efecto dominó” en sus aliados en la región y polarizar organismos regionales como la CELAC y la Unasur, advirtieron ayer analistas consultados por EFE.
Sobre los efectos negativos de la retirada de la CADH para los ciudadanos venezolanos ya hay numerosos pronunciamientos, pero la decisión tomada en 2012 por el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y secundada un año después por su sucesor, Nicolás Maduro, preocupa además por otros motivos.
El paso venezolano puede "ser el comienzo de un efecto dominó entre sus aliados en América Latina que, al igual que ese Gobierno, se  expresaron molestos con el cumplimiento de las normas internacionales sobre derechos humanos y libertad de expresión”, dijo  Vicente Torrijos, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Javierana.
"Se ve muy clara la intención de Venezuela y sus aliados de socavar el sistema interamericano que apuesta por la libertad para sustituirlo progresivamente por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la  Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC)”.
La CADH da base jurídica a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y a la Corte Interamericana de Derechos Humanos , órganos autónomos de la Organización de Estados Americanos , contra la que no sólo el Gobierno venezolano, sino los de Bolivia y Ecuador lanzan sus dardos desde hace tiempo.
Maduro justificó la decisión venezolana de abandonar la Convención en que a su juicio tanto la Corte como la Comisión "degeneraron y se creen un poder supranacional”.
El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, lamentó la retirada de Venezuela de la CADH, que se concretó el 10 de septiembre, y aseguró que "debilita” el sistema interamericano de derechos humanos.
El  22 de marzo,  los países miembros aprobaron una serie de reformas a la CIDH, pero Ecuador impulsa modificaciones adicionales para cambiar la sede de la Comisión a un lugar que no esté en EEUU, pues este país no  ratificó el Pacto de San José, sobre el que se asienta.
Venezuela "dio un paso equivocado pero que coincide con la naturaleza de un régimen que no quiere rendirle cuentas a nadie”, dijo  Torrijos, quien agregó que tras la  decisión venezolana, a futuro se plantea "un pulso” entre Venezuela y sus aliados (especialmente Bolivia, Ecuador y Nicaragua) con Chile, Colombia, México y Perú, países fundadores de la Alianza del Pacífico, "proclives a la libertad y a defender las instituciones de la OEA”.
"Lo que podemos ver hacia el futuro es a un grupo de países, liderados por Venezuela, tratando de socavar al sistema interamericano para reemplazarlo gradualmente por la CELAC, que es una especie de OEA sin EEUU, y a los de la Alianza del Pacífico, que creen en los valores de la democracia”, enfatizó el analista.
Ricardo Abello, otro analista, dijo que al retirarse de la CADH, Venezuela expresa su descontento con el sistema interamericano de derechos humanos, aunque "seguirá vinculada a mecanismos continentales”. (EFE)

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias