Considerado uno de los balnearios turísticos por excelencia

Temporal convierte a zona de Acapulco en tierra desolada

La tormenta Manuel en el Pacífico y el huracán Ingrid en el Atlántico causaron un efecto “pinza” que afecta en mayor o menor medida a México
miércoles, 18 de septiembre de 2013 · 20:57
Marcos Romero / Acapulco
Acapulco, el legendario centro veraniego mexicano del Pacífico,  es hoy el "reino de la desolación” tras al azote de la tormenta tropical Manuel el pasado fin de semana, el peor desastre natural  en  los últimos 15 años.
La cifra oficial de muertes por las intensas lluvias derivadas de las tormentas Manuel e Ingrid se elevó a 60, de las cuales 27 pertenecen al estado de Guerrero -donde se ubica Acapulco-, y los afectados son 1,2 millones, aunque sólo 300 mil se consideran oficialmente  "damnificados”.
El ministro de Gobernación, Miguel Osorio, indicó que la prioridad para el Gobierno es "cuidar la vida de la gente” mientras amainan las lluvias y calificó de "inédito” e "histórico” el impacto del desastre natural.
Atrás quedaron los tiempos en los que ricos y famosos visitaban este mítico lugar, donde pasaron los últimos días de su vida el extravagante magnate de la aviación Howard Hugues o el actor de cine  Johnny Weissmuller, intérprete de Tarzán.
La última vez que un fenómeno natural provocó estragos similares fue el 9 de octubre de 1997, cuando el huracán Paulina, uno de los ciclones tropicales más mortíferos de la historia reciente de México, azotó Acapulco después de afectar dos días antes la ciudad balnearia de Huatulco, estado de Oaxaca.
Paulina alcanzó la categoría 4 en la escala de Saffir-Simpson con vientos que oscilaron entre 215 y 240 kilómetros, causó entre 230 y 400 muertos y dejó sin hogar a 300 mil personas.
El "efecto pinza”
 La tormenta Manuel en el Pacífico y el huracán Ingrid en el Atlántico causaron un efecto de "pinza” que afecta en mayor o menor medida a casi la totalidad del territorio mexicano.
Acapulco es uno de los 77 municipios en situación crítica, pero sin duda sobresale por ser el que mayor devastación ha sufrido, según el Gobierno.  
Actualmente sólo 2.000 de los 40.000 turistas varados pudieron  salir través de un "puente aéreo” establecido por las autoridades. Éstas  improvisaron un hangar en un foro de espectáculos de la denominada Zona Diamante para trasladar a los turistas, la mayoría del Distrito Federal, hacia un aeropuerto militar, porque el civil está totalmente inundado por las aguas de la laguna Tres Palos.
A la incomunicación por tierra y aire se suma la falta de agua potable, alimentos y  saqueos a viviendas y supermercados por parte de delincuentes, pero también de hordas hambrientas -entre ellas mujeres y niños- que aprovecharon el corte de la luz eléctrica, sobre todo durante las noches y la falta de vigilancia.

En algunos barrios, las familias corren riesgos pero prefieren quedarse en sus viviendas para protegerse. (ANSA)

Desastre en México  
Presidente  Enrique Peña Nieto afirmó ayer  que el desastre natural causado por el paso de dos ciclones tropicales por México, desde el pasado fin de semana, "no va a frenar el desarrollo” ni a "generar parálisis al desarrollo que México debe de tener”.
Evacuación Las aerolíneas Aeroméxico e Interjet operaron ayer  con más de 30 vuelos para evacuar de Acapulco a los turistas que están varados en esa ciudad costera a causa de los efectos devastadores del ciclón tropical Manuel.
Operación  El Gobierno  afirmó ayer  que la Marina y el Ejército "están trabajando a marchas forzadas” para llegar a la población que ha quedado atrapada o desabastecida en buena parte de México.

Valorar noticia

Comentarios