La rotunda victoria electoral de su partido confirma la tendencia

Angela Merkel, la “dama de hierro” que lidera Alemania

Austeridad, esfuerzo y discreción son las claves de su gobierno, pero al mismo tiempo se le critica su intransigencia e inflexibilidad hacia la Europa del Sur.
lunes, 23 de septiembre de 2013 · 22:02
Agencias / Berlín y Madrid
Admirada y criticada,  Angela Merkel capta  la atención de medio planeta desde que llegó a la Cancillería alemana  en 2005. De hecho, con el tiempo fue bautizada como la Dama de Hierro, por su política firme y liderazgo incuestionable en la Unión Europea.   

Ahora, tras su victoria del domingo  y ante un tercer mandato, su figura se hace aún más atractiva, sobre todo porque los analistas políticos alemanes la consideran la mujer más poderosa e influyente del mundo.

Según el periodista Ander Cossim, "Angela Dorothea Kasner heredó de su padre, un pastor protestante, un estilo autoritario y estricto, capaz de poner firme a su gabinete con su tono de voz. Pero además, Merkel sabe gobernar”, reproduce Radio Francia Internacional.  

Austera y discreta
La austeridad, el esfuerzo y la discreción fueron las consignas bajo las que la  educaron en casa. Términos, precisamente, que siempre acompañan a su modo de gobernar y que confirman que Merkel (apellido que tomó de su primer marido) es fiel a lo aprendido y hace gala de una gran coherencia, apunta el diario español El Mundo en un análisis.   

Una actitud lógica que, por cierto, es contemplada a su vez en su vestuario. La canciller que vino del frío predica y exige moderación, mesura, ponderación y de esa hechura es su armario: sencillos pantalones negros y sobrias chaquetas. Por no hablar de su frigorífico: la jefa del Gobierno alemán hace sus compras en el supermercado del barrio.

 

Gerd Langguth, biógrafo de  la canciller, escribe: "Algunos germano-orientales la consideran una germano-occidental, pero para la mayoría de los del Oeste sigue siendo una del Este”.
Para Langguth,  la canciller es un misterio absoluto, tanto dentro como fuera de las fronteras de la República Federal.

La enigmática Merkel ha llevado su hermetismo hasta el límite. Aparte de ser celosa de su vida privada, cumple a diario una de las reglas de oro de su padre,  hay que separar la vida e ideología personal del oficio.

La intransigencia y la inflexibilidad serían otras de las sombras que arrojan su célebre figura. De hecho, su mala fama en Europa, más en concreto en los países del sur, es su falta de empatía, unida a su obsesión por exigir  austeridad económica y múltiples reformas políticas.

Su pragmatismo, tan laureado por unos, es muy criticado por otros. Políticos, expertos, analistas insisten en que la canciller no es capaz de hacer planes a medio y/o largo plazo. Lo suyo es gobernar hoy para lo inmediato.

Carrera  política  
Experiencia  Angela Merkel se lo ganó todo a pulso, pero la suerte le ha acompañado también. A los 35 años contempló la caída del Muro de Berlín y decidió repentinamente sumergirse en el mundo de la política, dando inicio a una carrera meteórica.
Capacidad La actual canciller alemana fue  portavoz del gobierno del presidente  Lothar de Maizière, ministra de Mujer, ministra de Medio Ambiente y  presidenta del grupo parlamentario de la Unión Cristiano Demócrata (CDU).
 Liderazgo Merkel es considerada una de las grandes líderes de la Unión E   uropea.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios