Cincuenta y cinco años del triunfo de la R   evolución (1958)

La economía cubana traza su propio “camino revolucionario”

Los analistas coinciden en evidenciar la coexistencia de dos modelos en el plano político, aún marxista, y económico que flexibiliza el monopolio estatal.
jueves, 2 de enero de 2014 · 22:15
Agencias / La Habana
 "Cincuenta y cinco  años después la revolución sigue igual, sin compromiso con nadie en absoluto, sólo con el pueblo”, sentenció el presidente de Cuba, Raúl Castro, en ocasión del aniversario de la Revolución (1958).
Sin embargo, analistas sostienen que si bien en el plano ideológico se mantiene el espíritu que llevó a la toma del Cuartel Moncada (1956) la economía traza su propio camino.
Fue el pasado 22 de diciembre cuando el Mandatario defendió  las reformas de mercado que lleva a cabo su Gobierno desde hace varios años, destinadas a crear un modelo económico socialista "menos igualitario” aunque "más justo”, según dijo.

Al comentar ante el Parlamento la próxima supresión de la doble moneda en Cuba, Castro aseguró que medidas como ésa "contribuirán de manera decisiva a mejorar el funcionamiento de la economía”, apunta el diario español El Mundo.

También "a la edificación de un socialismo próspero y sostenible, menos igualitario y más justo”, aseguró el Presidente, que cerró su intervención con vítores a la Revolución cubana y por supuesto a su hermano, el expresidente Fidel Castro.

"Está cada vez más claro a qué apuntan las reformas del Gobierno. El objetivo es consolidar un modelo similar al de China, es decir, marxista en lo ideológico pero de libre mercado en lo meramente económico. Sólo de ese modo Cuba dejará de estar aislada del mundo globalizado”, justifica el analista Franz Coutier, consultado por  Radio Francia Internacional.
 De hecho, varias de las reformas realizadas o por venir, entre ellas emblemáticos proyectos como el de la zona franca de Mariel o el crecimiento de la iniciativa privada, el llamado "cuentapropismo”, ponen de manifiesto que "la Revolución ya no es lo que fue. Necesita adaptarse a la corriente de nuestros tiempos” , agrega Adalberto Cifuentes, economista cubano en el exilio.
A ello se suman medidas impensables hace medio siglo como  la adquisición de vehículos, aunque la vena sigue siendo monopolio del Estado.
"Estamos, por lo tanto, ante lo que puede ser con el tiempo el inicio de un cambio sustancial en Cuba, a partir del traspaso de poder a las nuevas generaciones dentro del Partido C   omunista de Cuba, que se encontrarán con un país moderno, inmerso en la vorágine de las relaciones económicas internacionales sin dejar de lado la verdadera filosofía de un modelo de dos velocidades”, concluye Marcel Douet, analista económico.

Cambio y reforma
Medidas Desde que asumió el poder en 2006, Raúl Castro llevó  a cabo un programa de reformas de mercado que flexibilizan básicamente  el monopolio estatal que rigió en la isla durante cinco décadas.
Cambio A fines de 2012   se concluyó el programa para la unificación monetaria que dejará al peso cubano como la moneda oficial y determinará la eliminación gradual del peso cubano convertible .
 
Análisis
Lourdes Pérez  Periodista Prensa Latina
 El avance del modelo cubano
 La actualización y perfeccionamiento del modelo socioeconómico cubano marchó en el 2013 sin pausas, al ritmo necesario, en busca de una economía más eficiente, próspera y sustentable, capaz de mantener las garantías sociales generadas en las últimas cinco décadas.
Crecieron  las políticas y programas aprobados y puestos en ejecución para cumplir tales objetivos. En realidad, Cuba trabaja en la elaboración de un plan de desarrollo económico a largo plazo, hasta 2030.
En este sentido,  se culminó la elaboración de la primera versión de la propuesta de conceptualización del modelo económico y social cubano, así como la proyección a largo plazo, que deberán estar listos en 2015.
Asimismo,  se concluyó el programa para la unificación monetaria y cambiaria, que dejará al peso cubano como la moneda oficial y determinará la eliminación progresiva  del peso cubano convertible (CUC).
   No es extraño, por lo tanto, que el presidente  Raúl Castro calificara este   paso de  trascendental, con  la puesta en vigor del cronograma de trabajo para la unificación monetaria y cambiaria, por su repercusión en todas las facetas de la vida nacional.     
Lejos de ser  la solución mágica de los problemas de Cuba, el Gobierno cubano está empeñado en perfeccionar los instrumentos para mejorar las condiciones de vida de la población.









 




 

 


   

60
1

Comentarios