El objetivo es aumentar y rejuvenecer el parque automotor de la isla

Comienza venta libre de autos en Cuba con precios elevados

Un Peugeot 4008 nuevo salió a la venta en 239.250 dólares en la comercializadora estatal, mientras que el fabricante francés lo ofrece desde unos 46.000 dólares.
viernes, 3 de enero de 2014 · 21:08
Agencias / La Habana
  La venta liberada de automóviles comenzó ayer  en Cuba, después de que el presidente Raúl Castro acabara con medio siglo de prohibición, con precios astronómicos que causaron sorpresa y desazón entre la población.
 Un vehículo familiar Peugeot 4008 nuevo salió a la venta en 239.250 dólares en la comercializadora estatal SASA de La Habana, mientras que el fabricante francés lo ofrece en sus catálogos en Europa desde  unos 46.000 dólares, señala AFP.  
Los autos usados también fueron puestos a la venta a precios astronómicos en la estatal Corporación Cimex: un Hyundai Sonata de 2010 en 60.000 dólares y un Volkswagen Passat de 2010 en 67.500 dólares.
 "Yo pensaba comprar un auto, pero no me alcanza. Tenía más o menos 20.000 dólares”, dijo Dorian López, mientras miraba con incredulidad los listados de precios en la oficina de SASA cercana a la Ciudad Deportiva, en el suroeste de La Habana.
"Con esto ya no puedo comprar ni soñar”, dijo el músico Alfred Thompson, en la comercializadora Cimex de Miramar, oeste de la capital.
La venta liberada de autos fue anunciada el 19 de diciembre por el Gobierno comunista, que acabó con la prohibición con el fin de aumentar y rejuvenecer el parque automotor de la isla, dominado por los vetustos "almendrones” estadounidenses de los 50 y los antiguos Lada de la era soviética.
En Cuba no hay fábricas de vehículos.
Un decreto publicado el martes estableció que la venta comience este viernes (primer día hábil de 2014 en la isla) y anticipó que los automóviles tendrían impuestos y otros recargos, que elevarían el precio en un 50%.

"Control obsoleto”
Ciertamente, con la suma de impuestos y gastos operativos, el precio de los coches vendidos por el Estado aumentará hasta un 50% y serán semejantes a los establecidos para la compraventa entre particulares, que fue autorizada en 2011.

El Gobierno de La Habana llegó a esta decisión al reconocer que los controles vigentes eran "inadecuados y obsoletos” y, como tantos otros, fomentaban la corrupción y especulación, además del enriquecimiento en los mercados paralelos, destaca el diario español El País.

Se trata de la más reciente de una serie de reformas enunciadas en los Lineamientos de la Política Social y Económica aprobados por el Partido Comunista de Cuba en abril de 2011, y desarrolladas en los dos años siguientes por Raúl Castro.

Análisis
Leonardo PaduraEscritor y analista   Cambios a ritmo cubano

Desde que en 2008 el Gobierno cubano pasara de modo efectivo de las manos y el impulso de Fidel Castro al estilo escueto y pragmático de su hermano Raúl, la economía y la sociedad cubanas han acumulado una serie de cambios  que para muchos han ido a un ritmo demasiado lento.


Por ejemplo, la venta libre   de automóviles es una contradicción en sí misma.
Sólo se sabe que se venderán autos a los que puedan comprarlos, con la información adicional de que se ofrecerán a precios hoy establecidos por el mercado entre particulares, o sea, al precio que pudiera tener una botella de agua en el punto más remoto del desierto del Sahara. Porque en un país en el que  por medio siglo el mercado automovilístico ha estado regido por prohibiciones, ventas dirigidas y muy limitadas, además de precios ya suficientemente altos, el automóvil se ha convertido en el objeto de compra y venta más cotizado.

 

 


   

60
1

Comentarios