Reacciones a las manifestaciones multitudinarias en todo el país

Protestas en Brasil muestran la desconfianza en Rousseff

La Presidenta afirmó que en una democracia “se respetan las urnas y la voz de las calles”, y el Gobierno anunció que está “abierto al diálogo”.
lunes, 16 de marzo de 2015 · 22:53
Agencias / Brasilia
 La ola de protestas que recorrió Brasil el domingo puso en negro sobre blanco la indignación por las revelaciones de la descomunal estafa en Petrobras, mientras la economía languidece mes tras mes. Y por primera vez, el blanco excluyente de todos los dardos fue la presidenta Dilma Rousseff.
Cerca de 1,7 millones de personas sacaron a las calles, hasta hace no mucho patrimonio del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), ese descontento que no le ha dado tregua a la Mandataria desde el inicio de su segundo período en enero.
Además de las manifestaciones multitudinarias de este fin de semana, Rousseff debió soportar, sólo en marzo, abucheos en su propia cara cuando ingresaba a un foro empresarial en Sao Paulo y cacerolazos durante su discurso por el Día de la Mujer y también el domingo de noche, cuando dos de sus ministros daban una respuesta oficial a las marchas. De hecho, ya hay una nueva protesta programada para el próximo 12 de abril.
Popular al inicio de su primer mandato, cuando hizo una "limpieza” de su gabinete despidiendo a media docena de ministros acusados de corrupción, hoy se critica a Rousseff su falta de "cintura política” para gestionar una crisis que es alimentada a raudales por el escándalo en la petrolera estatal, que lanza fragmentos en la alianza gobernante y se acerca cada vez más a la fuerza oficialista de izquierda.
 "La elección del 2014 fue muy apretada, y como esa diferencia fue muy pequeña (3,3%), parte de la sociedad ve una menor legitimidad en la victoria. Hay una frustración muy grande desde ese momento electoral, que se potenció con la corrupción y se acumuló sobre el deterioro de la situación económica”, dijo a la agencia  AFP Michael Mohallem, politólogo y profesor de la Fundación Getulio Vargas en Río de Janeiro.
 En tanto, Dilma Rousseff  afirmó ayer  que en una democracia "se respetan las urnas y la voz de las calles”. Así, el Gobierno  anunció que está "abierto al más amplio diálogo” con los sectores políticos y sociales.
"Reconocemos el carácter democrático de las manifestaciones y reafirmamos que el Gobierno está enteramente dispuesto al diálogo” con todos los sectores políticos y sociales, "los que lo apoyan y los que están en contra”, declaró en una rueda de prensa el ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo.

"La primera respuesta que se debe dar a unas manifestaciones es escucharlas. Hay que oír la voz de la calle y no importa si aplaude o abuchea al Gobierno”, indicó Cardozo, citado por EFE.

Tiempo de  crisis 
Diputados  El presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, reafirmó que negará cualquier solicitud para abrir un juicio político con vistas a la destitución de la mandataria Dilma Rousseff, contra la que protestaron más de un millón de personas en las calles de 10 ciudades brasileñas. 
  Arrestos  La Policía Federal de Brasil informó ayer  que lanzó un operativo en las ciudades de Sao Paulo y Río de Janeiro para detener a 18 personas vinculadas al escándalo de corrupción en Petrobras. Las órdenes judiciales son para hacer seis arrestos preventivos o temporarios, y conducir otros 12 mandatos de búsqueda.

 

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios