La Iglesia argentina deberá resarcir a una víctima de abuso

Rubén Descalzo denunció haber sido sometido sexualmente en 1992 por el exarzobispo Edgardo Gabriel Storni, quien murió en 2012 sin cumplir condena penal.
domingo, 16 de octubre de 2016 · 00:00
AFP / Buenos Aires

 Una jueza civil argentina condenó al arzobispado de la provincia de Santa Fe a indemnizar con 756 mil pesos (50.000 dólares) a un exseminarista víctima de abuso sexual hace 25 años por parte del fallecido arzobispo Edgardo Storni, en un fallo difundido ayer. 

"Es la primera vez en Argentina que se logra una condena civil contra la Iglesia Católica”, culto mayoritario en el país, declaró Pablo Bórtoli, abogado del exseminarista Rubén Descalzo, la víctima que interpuso la demanda hace 15 años. 

Descalzo denunció haber sido sometido sexualmente en 1992 por Storni, quien murió en 2012 a los 75 años sin cumplir condena penal. En 2009, una jueza había condenado a ocho años de prisión a Storni al considerar probado que ya siendo arzobispo  había cometido el delito de "abuso sexual agravado por el vínculo” contra el seminarista en 1992. 

En 2011, la Cámara Penal de Santa Fe (segunda instancia) anuló el fallo y ordenó que se dictara una nueva sentencia, pero el exarzobispo falleció antes de que esto sucediera. 

En paralelo al juicio penal, Descalzo inició una demanda civil por la que la jueza Beatriz Forno de Piedrabuena condenó el viernes al Arzobispado de Santa Fe y a los herederos de Storni "a pagar la suma de 756 mil pesos en el término de 10 días”, equivalente a cien salarios mínimos, según la resolución que la Iglesia puede apelar.

 "Lo que se declama es daño moral y hay varias demandas; contra unos prosperó, contra otro no. Para mí el daño ha sido acreditado y corresponde una indemnización”, afirmó Piedrabuena en declaraciones a radio LT10 de Santa Fe y aclaró que "la responsabilidad civil es diferente a la penal”. 

Según el abogado del exseminarista, la responsabilidad civil le cabe al arzobispado ya que el abuso ocurrió dentro del Seminario. "Fueron muchos años de espera, 25 desde que sucedieron los hechos y 15 desde que iniciamos la demanda”, declaró Descalzo. 

El exseminarista dijo que "esperar pacientemente tanto tiempo que se termine un tema, cerrar algo que te llevó la mitad de la vida, de alguna manera te genera satisfacción. Alegría no, alegría hubiera sido que nunca pase, pero sí satisfacción y alivio”. 

El caso de Storni saltó a la luz pública en 2000 y provocó fuerte conmoción con la denuncia realizada en el libro Nuestra Santa Madre, de la periodista Olga Wornat, aunque el religioso era investigado por orden del Vaticano desde 1994 a raíz de denuncias de aspirantes a sacerdotes. 
Sin admitir culpas, Storni renunció a su cargo en 2002 y se recluyó en una finca en las sierras de Córdoba, donde murió 10 años después.

 La espera de Descalzo incluyó "el pedido de perdón” de la Iglesia, que nunca llegó. "Siempre esperé que desde el Arzobispado alguna persona se comunicara para ofrecer una disculpa,  pero eso nunca sucedió”. Cuando el  papa Francisco,  era arzobispo de Buenos Aires   estaba "al tanto de todo este proceso, pero tampoco se comunicó conmigo”.

 

Un  precedente
  • Fallo El abogado Pablo Bórtoli, patrocinante de Rubén Descalzo, ponderó la importancia del fallo porque "sienta un precedente”. "Es la primera vez en Argentina que se logra una condena civil contra la Iglesia Católica. La jueza tuvo buen criterio para establecer la indemnización, es importante que no sea un monto caprichoso”, dijo.
  •  Responsabilidad En un fallo de 45 páginas, la jueza Forno de Piedrabuena concluyó que la Iglesia es responsable "por los actos cometidos por Storni en el ejercicio de sus funciones” cuando era rector del Seminario Nuestra Señora, donde cursaba Descalzo. Y encuadró esa responsabilidad del Arzobispado "en la obligación de guarda y de garantía” para preservar la integridad de los seminaristas.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

61
2