Maduro y oposición alistan sus armas antes de huelga general

El Presidente aumentó 40% el salario mínimo en víspera de la huelga general en ese país. Maduro amenazó con tomar las empresas cuyos dueños acaten el paro.
viernes, 28 de octubre de 2016 · 00:00
AFP  / Caracas

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aumentó ayer 40% el ingreso mínimo de los trabajadores y amenazó con la ocupación de empresas que cesen actividades, en víspera de una huelga general convocada por la oposición en su ofensiva contra el gobierno. "Decreto y voy a firmar el 40% de aumento integral del ingreso mínimo legal”, anunció Maduro en un acto público de entrega de viviendas, lo que deja el monto en 90.911 bolívares (unos 140 dólares), que incluyen salario mínimo y bono de alimentación. 

Paralelamente, la huelga de 12 horas es parte de la nueva estrategia que lanzó el miércoles la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en el cierre de una manifestación de cientos de miles de personas que, tras la suspensión del proceso de referendo revocatorio hace una semana, exigieron la salida de Maduro del poder. 

El Primer Mandatario advirtió que el viernes habrá inspección por parte de los militares a unas 700 empresas "para verificar que están funcionando” y que serán intervenidas aquéllas que se adhieran a la huelga. "”No voy a aceptar ningún tipo de conspiración. Empresa parada, empresa recuperada por los trabajadores y la revolución”, sentenció el Presidente, a quien el alto mando militar declaró esta semana su "lealtad incondicional”. 

En un acto público, el diputado Diosdado Cabello, considerado el número dos del chavismo, declaró que los directivos de la patronal Fedecámaras, que apoyan la huelga, deberían ser llevados "presos”. "¿Por qué no meten presos a los de Fedecámaras, que están llamando a un golpe de Estado? ¿Por qué no meten preso a Lorenzo Mendoza (del grupo Empresas Polar) que dice que va a parar sus empresas?”, exclamó Cabello. 

Pero la oposición, de su lado, buscaba concretar apoyos a la huelga en organizaciones sociales y el sector privado, al que el gobierno acusa de librar una "guerra económica” para desestabilizarlo. 

En esa línea, la oposición abrió ayer el parlamento -donde es mayoría- a representantes de agrupaciones civiles y personas que se dijeron víctimas de la severa crisis política y económica que golpea al país petrolero.

Antes de iniciar esa sesión, seguidores oficialistas se enfrentaron a militares en  alrededores de la Asamblea Nacional, cuando intentaron impedir el ingreso de legisladores opositores. 

La escalada incluye, por parte de la Asamblea, una inminente declaración de Maduro "en abandono del cargo”, una figura prevista en la Constitución para cuando el mandatario no cumple con sus deberes. "Aquí estoy con el cargo abandonado, el abandonado me llaman (...) Esto (el aumento salarial) lo hago en el ejercicio del abandono del cargo. ¡Imagínense! Qué ridícula esta gente"”, ironizó Maduro. 

La MUD también anunció una marcha al palacio  de Miraflores el 3 de noviembre, lo que para el gobierno repite el "libreto” del 11 de abril de 2002, cuando una movilización hacia la casa de gobierno derivó en un golpe de Estado que sacó del poder a Hugo Chávez durante tres días. 

El gobernante también llamó a sus seguidores a movilizarse para "derrotar el golpe parlamentario”. "La historia de los golpes de Estado la conocemos completica”, dijo. Pero la oposición asegura que fue Maduro quien rompió el "hilo constitucional”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

62
1