China moderniza sus Fuerzas Aéreas con la presentación de su caza J-20

El J-20 es un avión monoplaza de combate furtivo de larga distancia. "Fue desarrollado para satisfacer las necesidades del futuro", señalan.
martes, 1 de noviembre de 2016 · 07:00
El Mundo / Ismael Arana
China ha presentado por primera vez su nuevo avión de combate invisible al radar Chengdu J-20, un caza de quinta generación que se prevé que esté operativo en los próximos meses y con el que Pekín aspira a reducir la brecha tecnológica que separa a su aviación militar de la estadounidense.

Su puesta de largo ha tenido lugar este martes en la inauguración de la Feria de Aviación de Zuhai, al sur de China, donde dos pilotos al mando de estos aparatos han sobrevolado la zona durante 60 segundos ante la vista de autoridades, empresarios del sector y decenas de espectadores que se habían acercado hasta el recinto que acoge la muestra. Pekín suele utilizar esta exposición bienal para dar a conocer sus últimos avances en el sector aeroespacial civil y militar, como cuando en 2014 presentó allí mismo su caza Shenyang J-31.

El J-20 es un avión monoplaza de combate furtivo de larga distancia que voló por primera vez en 2011 pero que no se había mostrado al público hasta hoy. Llamado a ser la respuesta del país comunista a los caza F-22 Raptor estadounidenses que pronto serán desplegados por el Pacífico, los analistas aseguran que todavía es demasiado pronto para saber hasta qué punto el nuevo ingenio chino puede igualar las propiedades de evasión de radar que tiene el estadounidense, el modelo al que más se asemeja junto al F-35.

Tanto el J-20 como el J-31, que es un poco más pequeño, son considerados como dos grandes pasos en la carrera por convertir a las Fuerzas Aéreas chinas del Ejército de Liberación Popular en una fuerza poderosa en los cielos del Pacífico, donde mantiene diversas disputas territoriales con países del entorno, muchos de los cuales cuentan con el respaldo de EEUU.

"El J-20 ha sido desarrollado para satisfacer las necesidades del futuro en el campo de batalla", dijo el portavoz de las Fuerzas Aéreas chinas, el coronel Shen Jinke, la semana pasada. "Esta aeronave mejorará aún más la capacidad de combate general de las Fuerzas Aéreas, lo que ayudará a la misión sagrada del Ejército de mantener la soberanía nacional, la seguridad y la integridad territorial".

Varios de los asistentes a la demostración de hoy elogiaron el nuevo aparato. "Es claramente un gran paso hacia adelante para las capacidades de combate chinas", aseguró Bradley Perret, de Aviation Week. Por su parte, un oficial occidental que lleva asistiendo a la feria 20 años declaró a Reuters que "este es el avión para China que el J-31 no llegó a ser; es el único desarrollado íntegramente por ellos mismos".

Sin embargo, al menos uno de los generales de las Fuerzas Aéreas de EEUU no se ha mostrado tan impresionado con el nuevo modelo. "Cuando oigo hablar del F-35 frente al J-20, es una comparación casi irrelevante", declaró en agosto el general David Goldfein, según un informe de BreakingDefense.com. A su parecer, la integración del F-35 con el armamento y otros sistemas estadounidenses le confiere ventaja tecnológica, y dijo que el avión chino emplea una tecnología similar a la del caza F-117A, que el Ejército estadounidense empezó a usar en los 80 pero que abandonó hace tiempo.

El presidente chino, Xi Jinping, lleva tiempo presionando para lograr que el país se dote de un Ejército más poderoso que respalde la firmeza de sus posturas en la región, particularmente en las disputas que mantiene en el Mar de la China Meridional y el Mar de la China Oriental. Desde hace un año, el país está inmerso en una enorme restructuración de sus Fuerzas Armadas, un proceso con el que, según varios analistas, las autoridades quieren potenciar a la Armada y las Fuerzas Aéreas en decrimento del Ejército de Tierra.

Junto al J-20, en la exposición inaugurada hoy se exhibirán otros aviones de combate, como el bombardero H-6K, el caza J-10B y el avión de alerta temprana y control KJ-500, además del mayor avión anfibio ahora en producción, el AG600. Pese a que oficialmente es promovido como una aeronave para la lucha contra incendios o de búsqueda y rescate, también se ha apuntado a que es muy adecuado para el reabastecimiento de puestos militares como los que Pekín mantiene en las disputadas aguas del Mar de la China Meridional.

La feria, también conocida como Airshow China, se ha convertido con el paso de los años en uno de los eventos más importantes del sector, con expositores de diversos países, pero que siempre sirve para ver los últimos y esperados avances realizados por China. Precisamente, este país está llamado a convertirse en el mayor mercado de la aviación en la próxima década, un puesto que ocupará al desbancar a los Estados Unidos.


AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

79
13

Comentarios