Keiko carga el pesado legado de su padre

Los sondeos le otorgan una amplia ventaja en los comicios.
domingo, 10 de abril de 2016 · 00:00
AFP /Lima

De primera dama a los 19 años, Keiko Fujimori aspira a gobernar Perú, como lo hizo su padre Alberto, pese a la pesada mochila que le dejó y que puede ser de nuevo un lastre en los comicios de hoy. 
 
La hija mayor del encarcelado expresidente Alberto Fujimori se halla a las puertas, por segunda vez, de ganar unas elecciones que podrían convertirla en la primera mujer en gobernar Perú, aunque debe atravesar un bosque de espinas para ello. 
 
Keiko carga con la herencia de su padre, quien en su gobierno (1990-2000) derrotó a la feroz guerrilla de Sendero Luminoso y a la hiperinflación que le dejó su antecesor Alan García. 
 
Favorita en todos los sondeos e impulsada por el peso de su apellido -que aún rinde réditos en las clases populares de Perú- Keiko emprendió hace una década una cruzada destinada a lavar el honor de su familia, salpicada por una serie de escándalos de corrupción que opacaron la gestión del jefe del clan. Impenetrable y fría, reconstruyó  u imagen pública buscando transmitir nuevos valores, como tolerancia y paciencia, en un intento de distanciarse de la imagen de autócrata de su  polémico  padre.
 
Madre de dos niñas  pugnó en 2011 por la presidencia con Ollanta Humala en una segunda vuelta. 
 
Sugerir el indulto a su padre le costó la elección. Aquella derrota le hizo comprender que debía desprenderse del perfil autoritario con el que se identifica al fujimorismo.
 
La candidata 
  • Keiko En japonés significa "hija bendita”.
  • Carrera En 1994, a sus 19 años, la separación de sus padres, Alberto Fujimori y Susana Higuchi, la convirtió en primera dama.
  • Renovación Reinventó Fuerza Popular, un partido de talante conservador.

Comentarios

Otras Noticias