Opción de elecciones anticipadas ya se maneja entre los brasileños

Únicamente es factible con una renuncia de la Presidenta izquierdista y de su vicepresidente Michel Temer, o bien con una reforma constitucional.
lunes, 11 de abril de 2016 · 00:00
AFP /Río de Janeiro

Un número creciente de dirigentes brasileños evoca la posibilidad de convocar elecciones anticipadas como la mejor alternativa para sacar al país del atolladero político y económico; poco importa que la presidenta Dilma Rousseff sea o no destituida por el Congreso en Brasilia.  
 
Esa opción, únicamente posible con una renuncia de la Presidenta y de su vicepresidente Michel Temer o con una difícil reforma constitucional, se desprende, sin embargo, como una evidencia para buena parte de los ciudadanos brasileños.  
 
Según una encuesta de Datafolha publicada este fin de semana, un 60% de los brasileños piensa que tanto Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), como Temer, del centrista PMDB, deberían renunciar. Y un 79% estaría de acuerdo, en ese caso, con anticipar la consulta electoral prevista tan sólo a fines de 2017. 
 
El influyente diario Folha de Sao Paulo publicó hace una semana un impactante editorial cuyo título exhibía una claridad meridiana: "Ni Dilma ni Temer”. "Mientras Rousseff se mantenga en el cargo, el país permanecerá paralizado”, pero Michel Temer "no cuenta con el apoyo de la sociedad”, resumía el cotidiano paulista.  
 
Un senador del PMDB, Valdir Raupp, se distanció de la línea oficial de su partido al proponer la semana pasada celebrar una presidencial en octubre, en coincidencia con las municipales previstas para ese mes. 
 
"¿En qué condiciones asumiría el Vicepresidente? Yo ya he dicho que votaré a favor del impeachment de  Dilma Rousseff, pero no creo que ésa sea la mejor solución”, afirmó Valdir Raupp. 
 
La presidenta Rousseff, que denuncia una tentativa de "golpe de Estado”, es acusada de maquillaje de las cuentas públicas. 
 
El próximo fin de semana, la Cámara de Diputados ya debería decir si su destitución tiene asidero legal. Si la respuesta es afirmativa, el Senado debería pronunciarse pocas semanas después por la apertura de un juicio político y, en ese caso, la mandataria sería apartada de su cargo por un máximo de 180 días, en espera de que el mismo Senado dé su fallo definitivo. 
 
El primer paso requiere el apoyo de dos tercios de la Cámara (342 escaños, de un total de 513). Pero aun si Rousseff supera ese trance, resulta difícil vislumbrar cómo podrá gobernar con una coalición minoritaria y en plena desintegración. 
 
Los medios económicos y financieros la culpan de gran parte de las dificultades del país, en tanto que la izquierda, solidaria contra "el golpe”, rechaza su programa de austeridad.
 
Pero la alternativa Temer tampoco genera entusiasmo e incluso los adversarios más conservadores de Rousseff la ven tan sólo como un mal menor en un panorama muy complicado.
 
Crisis política
  • Evo Morales El Presidente  expresó ayer  su solidaridad a la expresidenta de Argentina Cristina Fernández  de Kirchner, al exmandatario de Brasil Luiz Inácio Lula Da Silva, ambos procesados por supuesto lavado de dinero y enriquecimiento ilícito, mientras que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, enfrenta una crisis política en su país.
  • Tensión La explanada de los ministerios de Brasilia se llenó  de vallas ayer para separar a adversarios y partidarios de la destitución de la presidenta de izquierda Dilma Rousseff el próximo fin de semana, cuando la Cámara de Diputados se pronuncie al respecto.
  • Lula El expresidente insistió en deslizar la amenaza de un golpe de Estado político.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias