Rousseff viaja a Estados Unidos en la antesala del impeachment

jueves, 21 de abril de 2016 · 00:00
AFP /Brasilia

La mandataria brasileña, Dilma Rousseff, viaja hoy  a Nueva York para firmar un tratado de cambio climático en la ONU, dejando el mando del país a su vicepresidente Michel Temer, a quien acusa de conspirar para destituirla mediante un impeachment (proceso político  de destitución).
 
"El viaje está planeado y ya salió el equipo de avanzada”, explicó  ayer  a la agencia AFP la asesoría de prensa del Palacio presidencial de Planalto.
 
La Presidenta tiene previsto regresar  mañana  por la noche o el sábado por la mañana, agregó. 

Medios brasileños de prensa especulan con que  Rousseff aprovechará  la exposición global que le dará la firma del acuerdo alcanzado en la conferencia sobre el clima de París en 2015 (COP21) para denunciar que efectivamente  es víctima de "un golpe” parlamentario. 
 
Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), quedó acorralada luego de que la oposición consiguiera darle seguimiento en la Cámara de Diputados a un pedido de juicio de destitución en su contra, por supuesto maquillaje de las cuentas públicas. 
 
La derrota fue categórica y dejó al Gobierno al borde de la catástrofe política.  
 
El proceso político está ahora en el Senado, que a mediados de mayo votará para ratificar o archivar ese parecer. 
 
Si lo aprueba, Dilma Rousseff perderá la presidencia provisoriamente mientras se realiza el juicio y sería reemplazada por Temer, del centrista PMDB, por hasta 180 días. 
 
En caso de que los senadores encuentren culpable a Rousseff y den un sentencia definitiva, perderá su mandato, que será completado por su vicepresidente hasta fines de 2018. 
 
Michel Temer, que comandó su partido para romper con la coalición de gobierno y saltar a la oposición, ya trabaja en el armado de equipos para su eventual gobierno y es acusado por Rousseff de haberla traicionado para llegar al poder por un atajo. 
 
La hora de Calheiros
 
En tanto,  con el avance del proceso de destitución de la presidenta Dilma Rousseff al Senado, el futuro de la principal economía de América Latina recae en las manos de Renan Calheiros, un hombre que, como muchos legisladores brasileños, tiene problemas legales... y una renovada cabellera. 
 
De 60 años, Calheiros es el presidente del Senado y tiene un papel central en las etapas finales del impeachment: desde decidir cuestiones tácticas, como los plazos del proceso, hasta imponer el tono de la discusión. 
 
El lunes definió con el presidente de la Corte Suprema el cronograma del proceso de juicio. Pero muchos brasileños consideran que Calheiros no es un personaje clave en toda esta trama, sino más bien un político discreto, de quien lo que más resalta es su cabello, o más bien sus problemas de caída y el extraordinario trabajo que se tomó para hacerse implantes capilares.  
 
En Brasil la corrupción y el abuso del poder están a la orden del día y no pasó desapercibido ante los ojos de los brasileños el uso por su parte de un avión de la fuerza aérea para viajar a Recife  para hacerse un implante de cabello. Los medios brasileños literalmente peinaron los detalles de este embarazoso evento de 2013 a un grado de detalle que llega a los 10.000 injertos. 
 
Pero Renan Calheiros pagó los 27.000 reales (7.500 dólares) que costó el vuelo y rápidamente pasó la página. También sobrevivió a un escándalo relacionando con un grupo de cabildeo que le pagó un apartamento y pensión a una amante que quedó embarazada. Y ese "favor” pasó desapercibido. Ahora enfrenta un caso mucho más grave, señalado de haber aceptado sobornos de la trama de corrupción en la empresa estatal Petrobras.
 
Rousseff  recibe apoyo en la región
  • Rechazo La Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina (Coppal) rechazó lo que calificó de "golpe institucional” en marcha contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, según un comunicado divulgado ayer.
  • Maduro El Presidente de Venezuela   denunció ayer  que su homóloga brasileña, Dilma   Rousseff, enfrenta un "golpe de Estado parlamentario”. 
  • Bolivia La presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, afirmó que Dilma Rousseff  no está siendo procesada por un hecho de corrupción, sino que se está gestando un golpe de Estado en su contra  desde el Congreso.
  • Diputados La directiva camaral  impuso  límites a la comisión de ética que investiga al presidente del Congreso, Eduardo Cunha.

 

Bolsonaro aviva la polémica política
 
La creciente popularidad de Jair Bolsonaro, un singular diputado que ensalza a un torturador y a la dictadura militar (1964-1985), ilustra el peligro de los pescadores en aguas revueltas de la caótica situación política en Brasil. 
 
Ocurrió el domingo, ante millones de telespectadores, durante la tumultuosa votación de la Cámara de Diputados que aprobó el proceso de destitución de la presidenta Dilma Rousseff, ratificado por una amplia mayoría.
 
"La izquierda perdió en 1964 y perdió ahora, en 2016”, lanzó Bolsonaro antes de dedicar su voto "a la memoria del coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, el pavor de Dilma Rousseff”, cita AFP.  
 
El mensaje era deliberadamente impactante: Ustra, fallecido en 2015, fue el temido jefe de la policía política de la dictadura, responsable de 70 muertes o desapariciones de opositores y ampliamente sospechoso de centenares más. 
 
Pero para Dilma Rousseff  era un cruel insulto: joven guerrillera marxista en los años 1970, fue presa y torturada por el militar.

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias