Verónika y Pedro Pablo pugnan por alcanzar la Presidencia

Aunque los sondeos otorgan a Fujimori una amplia ventaja, el objetivo de ambos aspirantes al Palacio de Miraflores es forzar al menos una segunda vuelta.
viernes, 08 de abril de 2016 · 00:00
AFP / Lima

Verónika Mendoza tiene 35 años; Pedro Pablo Kuczynski, 77. Ella, de izquierda, apuesta por un modelo económico alternativo; él cree en el libre mercado. 
 
Los dos pugnan por llegar a la segunda vuelta  con la favorita, Keiko Fujimori, en la pelea por la Presidencia de Perú. 
 
El destino quiso que la aspirante más joven y el contendor de mayor edad, que además se ubican en extremos políticos opuestos, tengan que pelear voto a voto por el segundo puesto, en un país en donde, más que ideologías, el elector privilegia a personas y rostros. 
 
Hasta diciembre, Verónika, que habla quechua, era una desconocida. Tras las consecuencias de una ley electoral que expulsó candidatos y la eterna búsqueda del electorado de un outsider, Mendoza avanzó explotando una imagen de decencia y honestidad, prometiendo cambios radicales en la economía y resistiendo críticas hasta de la Iglesia Católica por su postura a favor del aborto y de la unión civil gay. 
 
Quechua y francés 
 
Verónika es de voz apacible, como su natal Santiago, distrito del Cusco donde nació. Su madre, una francesa amante de la historia andina, pensó llamarla Micaela, en honor a la esposa del líder indígena Túpac Amaru, que se rebeló contra la Colonia española. Pero su padre, un quechuahablante, eligió "Vero”. 
 
De niña le gustaba vestirse de ñusta -princesa inca- y hoy acaricia la idea de convertirse en la primera presidenta de Perú. 
 
Sus padres, profesores, siempre fueron de izquierda, pero se cuidaron de no influir en sus tres hijas. En vano: a los 19 años, la candidata se dio cuenta de que la arqueología no era lo suyo y decidió viajar a Francia, donde estudió psicología en la Universidad Denis Diderot e hizo una maestría en antropología en la Sorbona Nueva. 
 
Ingresó al hoy gobernante Partido Nacionalista, donde fue electa congresista en 2011, pero renunció un año después, al discrepar con la forma en que el Gobierno manejaba los conflictos sociales. Casada y madre de una hija, emprendió su hazaña. 
 
El flautista economista  
 
"Mis amigos me han dicho que podría irme tranquilito, a descansar, con mi (motocicleta) Harley (Davidson)”, dice Pedro Pablo Kuczynski, con experiencia en los cargos de primer ministro y ministro, que quiere sacudirse la imagen de gringo. 
 
"Yo no soy político, soy un economista que quiere hacer algo por su país”, dijo  el también concertista de flauta traversa del Royal College of Music, que cambió la música clásica por la música andina. De padre alemán y madre franco-suiza, el popular PPK es primo del director de cine Jean-Luc Godard y su vida ha sido de película: nació en Perú y acompañó a su progenitor, médico, en labores sociales en la selva del país, pero se educó en Reino Unido, Suiza y EEUU. 
 
En 2011 ya estuvo cerca de un  balotaje y hoy insiste nuevamente con Peruanos Por el Kambio, que lleva sus iniciales, pero sigue siendo una  incógnita.
 
Las  propuestas 
  • Apuesta  Verónika Mendoza   promete destinar el 6% del PIB a la  educación. 
  • Compromiso Planteará una nueva Constitución con transformaciones radicales y, por temas ambientales, cuestiona proyectos mineros en un país donde la extracción de recursos naturales es clave para la economía. Aboga por un modelo alternativo a la extracción minera y cree que el Estado debe trabajar por la nacionalización de  los recursos naturales.
  • Neoliberal Pedro Pablo Kuczynski  explota su imagen de experiencia, que los mercados valoran. Ha integrado directorios de varias empresas, por lo que sus detractores temen que, de llegar a la Presidencia de Perú, defenderá intereses particulares.
Keiko Fujimori, la gran favorita
 
De primera dama a los 19 años, Keiko Fujimori aspira a gobernar Perú, como lo hizo su padre Alberto, pese a la pesada mochila que le dejó y que puede ser de nuevo un lastre en los comicios del domingo 10. 
 
La hija mayor del encarcelado expresidente Alberto Fujimori se halla a las puertas, por segunda vez, de ganar unas elecciones que podrían convertirla en la primera mujer en gobernar Perú, aunque debe atravesar un bosque de espinas para alcanzar ese objetivo. 
 
Favorita en todos los sondeos e impulsada por el peso de su apellido -que aún rinde réditos en las clases populares de Perú- Keiko  emprendió  hace una década una cruzada destinada a lavar el honor de su familia, salpicada por una serie de escándalos de corrupción que opacaron la gestión del jefe del clan familiar.  
 
Impenetrable y fría, reconstruyó   su imagen pública buscando transmitir nuevos valores, como tolerancia y paciencia, en un intento de distanciarse de la imagen de autócrata de su padre. (AFP)

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias