Michel Temer: el político que supo jugar todas sus cartas

Quiere ser amigo de los mercados y presentó un gabinete ortodoxo desde el punto de vista económico para frenar la recesión y salir de la crisis en 4 meses.
viernes, 13 de mayo de 2016 · 00:00
Agencias /    Brasilia y Madrid

Un diputado de Bahía lo ha descrito con una frase: "Es el típico mayordomo de una película de terror”. 
 
De aire distante, de rasgos afilados, tieso, con la melenita plateada echada para atrás, Michel Temer tiene, es verdad, una pinta algo siniestra. También lo es que el nuevo presidente de Brasil esconde rasgos de carácter que casan con esta apariencia peculiar. Es reservado, educado, ceremonioso, callado, atento y culto, describe el diario El País. 
 
Ahora, después de una vida en una cómoda pero insatisfactoria segunda fila, el líder del Partido Democrático do Movimento Brasileiro (PMDB), de ideología liberal de centro derecha, se convertirá en el nuevo jefe del Estado de Brasil. Lo hará de una manera especial, una vez que Dilma Rousseff ha sido apartada del poder por el Senado.

Rousseff y él, a pesar de sus ideologías distintas y por aquello de la gobernabilidad, fueron aliados políticos durante seis años. Ella como presidenta todopoderosa y algo autista y él como vicepresidente "decorativo”, según sus propias palabras. 
 
El imparable proceso de impeachment -y la marcha calamitosa del país- debilitó progresivamente a Rousseff y fortaleció al mismo tiempo a Temer. Empezó a verse que si una caía, el otro triunfaba. Y Temer también lo vio. Así, este político de 73 años, nacido en Sao Paulo, abogado experto en derecho constitucional, amigo de escribir poesías y aforismos en servilletas de papel y que acumula cargos institucionales desde 1980, empezó a distanciarse del poder petista.  
 
A veces, de formas retorcidas. En diciembre se divulgó -Temer asegura que por error- una carta privada suya dirigida a la presidenta. En ella, se decía despechado y mencionaba lo del "vice decorativo”. Luego añadía, con un dudoso olfato poético: "Las palabras vuelan; los escritos permanecen”. Dilma Rousseff comenzaba ya a deslizarse por entonces por la cuesta abajo y su aliado marcaba distancias por primera vez en un intento de apartarse de alguien que empezaba a oler a cadáver político.

Temer personifica como nadie el espíritu fluctuante y ideológicamente ambiguo de su partido, una formación única y propia de Brasil, especialista en estar siempre cerca del poder sin constituir el poder mismo (hasta ahora). 
 
Pero los mercados confían en él: cada vez que una caída de Rousseff lo catapultaba a él, la bolsa brasileña subía y el dólar bajaba con respecto al real. 
 
Él también quiere ser amigo de los mercados: presentó   un gabinete ortodoxo desde el punto de vista económico. Desde hace semanas, su palacio de vicepresidente en Brasilia o su casa de Sao Paulo acogen una romería de políticos y futuros ministros que vienen y van. Sus partidarios lo definen como la esperanza del país. Dilma Rousseff lo describe, con rabia, como traidor.

Sea como fuere,  asume el poder inmenso de una nación interminable con la apariencia de no haber dado un mal paso. Sin embargo, el panorama es difícil.
 
Acción y  reacción  
  • Pintoresco "Un libanés al frente de Brasil y  Líbano, sin presidente”: es la broma recurrente en estos momentos en Líbano y en particular en Btaaboura, ciudad originaria de la familia de Michel Temer.
  • EEUU  Expresó  su confianza en que las instituciones democráticas de Brasil son suficientemente sólidas para enfrentar la crisis en ese país, donde la presidenta Dilma Rousseff fue suspendida de su cargo.
  • Ecuador Ante "la amenaza de una  alteración del orden constitucional”,  abogó por su preservación.

El nuevo gabinete se centra en la eficiencia de gestión 
 
El presidente interino, Michel Temer, designó  a 21 de los ministros que integrarán su gabinete, hasta ahora todos hombres y en su mayoría políticos o empresarios. 
 
El expresidente del Banco Central Henrique Meirelles, cercano a los mercados, será el nuevo ministro de Hacienda, y el economista José Serra, exgobernador de Sao Paulo, estará al frente de Itamaraty, el Ministerio de Relaciones Exteriores, dijo a la AFP un portavoz.
 
El jefe de gabinete de Temer será el abogado Eliseu Padilha, de su mismo partido PMDB  y exministro de Aviación Civil durante el gobierno de Rousseff. 
 
Geddel Vieira Lima, un político del PMDB y ganadero que fue ministro de Integración Nacional durante el gobierno Lula, será el ministro jefe de la Secretaría de Gobierno. 
 
El ministro de Agricultura y Ganadería será Blairo Maggi, un senador de Mato Grosso  y poderoso terrateniente conocido como el "rey de la soya” que pertenece al Partido Progresista (PP). 
 
Es detestado por los ecologistas, que lo acusan de favorecer la tala ilegal de árboles y la deforestación de la Amazonia brasileña otorgándole  el premio "Motosierra de Oro” en 2005, cuando era gobernador de Mato Grosso.
 
Argentina apuesta por "refundar Mercosur”
 
AFP / Buenos Aires

Argentina expresó   ayer su confianza  en la solidez de la democracia de Brasil, su principal socio comercial en la región, luego de la suspensión de su presidenta Dilma Rousseff, aunque también  considera que es una buena "oportunidad” para refundar el Mercosur. 
 
La reacción del gobierno de centroderecha del presidente Mauricio Macri frente a la crisis brasileña le valió críticas de los frentes opositores de izquierda, que vieron en las declaraciones oficiales lo que consideran "un reconocimiento al golpe institucional” contra Rousseff. 
 
"Ante los sucesos registrados en Brasil, el Gobierno argentino manifiesta que respeta el proceso institucional que se está desarrollando y confía en que el desenlace de la situación consolide la solidez de la democracia brasileña”, sostuvo el escueto texto divulgado por la Cancillería. 
 
El jefe de Gabinete, Marcos Peña, agregó que abogaban por "la paz y el diálogo” y admitió que Argentina "ve con mucha preocupación la situación brasileña  en lo económico”. 
 
"Brasil es nuestro vecino, nuestro hermano, nuestro aliado estratégico”, subrayó Marcos Peña en declaraciones a la televisión pública. 
 
El ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, cuestionó la política económica de Brasil al ser consultado durante un foro de empresarios sobre la crisis vecina. "Brasil va a entender que su manera de integrarse al mundo no puede ser de manera individual”, indicó.










 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios