Los venezolanos tratan de superar los rigores de la crisis

Para quienes no pueden importar alimentos ni tienen una tarjeta de crédito extranjera, la tasa de cambio es por lejos muy superior: 1.000 bolívares por un dólar.
miércoles, 25 de mayo de 2016 · 11:51
 AFP /Caracas
 
En Venezuela el salario mínimo es de 15.051 bolívares y con un subsidio del Gobierno para casi todos los trabajadores se eleva a casi 18.600 bolívares. Pero sin importar cómo se gaste, difícilmente alcanza para vivir. 
 
Bajo la rígida tasa de cambio oficial decretada por el Gobierno -de 10 bolívares por dólar- el salario mensual equivale teóricamente a 1.500 dólares. Sin embargo,  esta tasa está reservada para la importación de bienes básicos, como alimentos y medicinas esenciales. 
 
Existe otra tasa flotante llamada DICOM, que se aplica a las compras con tarjetas de crédito internacionales, por ejemplo. Ésta alcanza a 452,08 bolívares por dólar. 
 
Para los venezolanos comunes, que no pueden importar alimentos ni tienen una tarjeta de crédito extranjera, la tasa de cambio que encuentran en las calles es por lejos muy superior: 1.000 bolívares por un dólar. 
 
Esta costosa tasa de cambio es aplicada a casi todo lo importado o lo que requiere ingredientes inportados. Esto significa la mayoría de los bienes en Venezuela, que dependió  por mucho tiempo de su riqueza petrolera para adquirir lo que necesita. 
 
Bajo esta tasa, el salario mínimo se reduce a menos de 20 dólares al mes. Incluso para los venezolanos que ganan más que eso la hiperinflación golpea sus bolívares, haciendo que las cosas sean inimaginablemente caras. 
 
Esto hace que la clase media, que está cayendo a la pobreza, vea todos los bienes, salvo los alimentos, como un lujo. 
 
Comprar una hamburguesa, ir al cine o una noche de hotel están simplemente fuera de su alcance. "Todo el mundo está bajando”, dice a la AFP Michael Leal, gerente de una óptica de 34 años de edad. "No podemos respirar”. 
 
Tiendas cerradas
 
En Chacao, un barrio de clase media de Caracas, un grupo de oficinistas hace fila frente a una tienda de víveres para comprar el almuerzo más barato posible. 
 
A su alrededor, los restaurantes están vacíos. 
 
Vista por encima, Caracas se parece a cualquier otra ciudad de América Latina, con rascacielos, autopistas de tráfico intenso y peatones que caminan de prisa. Pero una mirada un poco más atenta descubre un profundo malestar económico. Muchas tiendas, especialmente de productos electrónicos, bajaron sus cortinas. "Esto es horrible ahora”, dice Marta González, de 69 años y dueña de una tienda de productos de belleza. 
 
"No hay compras, solo compran comida”, añade la mujer al tiempo que atiende a un cliente que paga con tarjeta de débito un par de afeitadoras desechables. 
 
Un cartel pegado en la caja registradora indica "No aceptamos tarjetas de crédito”. Mientras  en el mismo barrio, un moderno y elegante centro comercial con varios restaurantes con terraza, un espacioso Hard Rock Café  luce desierto, salvo por la presencia de sus empleados.
 
Viviendo al  límite  
  • Rivera  El líder del partido liberal español Ciudadanos, Albert Rivera, apoyó ayer  la realización de un referéndum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, durante una intervención en la Asamblea.
  • Harina El precio de la harina de maíz -ingrediente base de la arepa, plato típico de Venezuela- fue aumentado en 900% el kilo, dentro de una actualización de precios.
  • Chavismo El oficialismo  estimó "imposible” celebrar un referéndum  revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro en 2016.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios