Argentina celebró el 25 de Mayo en medio de tensiones sociales

La presión de las manifestaciones, sobre todo de empleados públicos, hizo que la presencia del presidente Macri en Plaza de Mayo fuera casi testimonial.
jueves, 26 de mayo de 2016 · 00:00
Agencias /Buenos Aires
 
Mauricio Macri y su principal asesor, Jaime Durán Barba, conocen bien la fuerza de una imagen en la nueva política. Con ellas hicieron su campaña y ganaron las elecciones. Pero la imagen que quedará de la fiesta nacional  de Argentina con Macri en el poder  es especialmente perjudicial para el presidente. 
 
La Plaza de Mayo, corazón de todas las celebraciones en Argentina, amaneció completamente vallada y vacía para impedir que las protestas de un grupo de cooperativistas que habían organizado una pequeña acampada al borde de la plaza llegaran hasta el Presidente, describe el diario español El País.

Lejos de celebrar un 25 de Mayo, día en el que Argentina dio en 1810 su primer paso hacia la independencia de España, con fervor popular, Macri lo hizo  rodeado de seguridad. Tenía previsto invitar a decenas de personas, entre ellos a referentes sociales como Margarita Barrientos, a compartir un locro, la comida típica del interior argentino, en la parte trasera de la Casa Rosada. 
 
Sin embargo, la presión de las protestas, sobre todo de empleados públicos, que ya el día anterior tomaron la Plaza de Mayo, hizo que el equipo de seguridad aconsejara que el presidente no estuviera en esa zona mucho tiempo. Patricia Bullrich, ministra de Seguridad, anunció que habían detenido a un grupo radical con cócteles molotov que se dirigía  a la Plaza de Mayo y aseguró que por eso había más seguridad de la prevista.
 
Así que Mauricio Macri asistió al tedeum, la misa en la catedral por el día patrio, y después se marchó rodeado de protección policial a la quinta de Olivos, la residencia presidencial en el norte de la ciudad, donde celebró  tranquilo con sus ministros y otros invitados especiales. 
 
Medida inmediata
 
Advirtiendo la crisis social, el mandatario recurrió  al reparto de fondos a los sindicatos y la subida salarial para compensar la inflación inimaginables en cualquier otro país latinoamericano y parches para aplacar sus medidas más polémicas, como las subidas del gas o de la luz.
 
El Gobierno va anunciando excepciones a la norma para frenar las críticas, por ejemplo, en la región de la Patagonia, donde empieza ahora el frío intenso y el Ejecutivo ha limitado al 400% las subidas de la tarifa del gas. En Buenos Aires esas subidas pueden llegar al 700%, partiendo de cifras muy bajas, eso sí.

Pero lo más importante en el país con los sindicatos más poderosos de América Latina son las negociaciones salariales y de fondos para las centrales. 
 
Los sindicatos son muy  fuertes en Argentina  sobre todo porque nadie como ellos negocia los aumentos de salarios que con un 40% de inflación son la batalla fundamental para cualquier trabajador. Sin embargo, la duda se ha apoderado de ellos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios