Muerte de un SEAL muestra riesgo creciente para EEUU

Este es el tercer militar estadounidense que muere en combate desde que Washington organizó una coalición internacional en 2014.
jueves, 5 de mayo de 2016 · 00:00
AFP / Washington

La muerte de un comando del grupo SEAL de élite de la Marina a manos de combatientes de la organización Estado Islámico (EI) pone de relieve los riesgos crecientes que enfrentan las tropas estadounidenses en Siria e Irak, a medida que se aproximan al peligroso  frente yihadista. 
 
Los combatientes del  EI usaron el martes pasado atacantes suicidas y artillería para eludir a las fuerzas kurdas, que los militares estadounidenses apoyan al norte de Mosul, en el norte de Irak. El SEAL caído había visitado un campamento peshmerga cerca de Tal Asquf, a unos cinco kilómetros del frente. 
 
Oficiales estadounidenses dijeron simplemente que había muerto por "fuego directo”. 
 
Este es el tercer militar estadounidense que muere en combate desde que Washington lanzó una coalición internacional para enfrentar al EI en agosto de 2014. Otros 14 fueron heridos. 
 
Desde el comienzo de la campaña, los militares estadounidenses y sus socios de la coalición lanzaron más de 12.000 ataques aéreos contra el autoproclamado EI, y el Pentágono desplegó unos 5.000 efectivos en Irak. La ofensiva en cuestión, consiste principalmente en ataques con aviones y drones, pero con un mayor involucramiento de los efectivos en tierra, la probabilidad de más bajas estadounidenses aumenta. 
 
"Aunque la estrategia de EEUU    busca minimizar el número de efectivos en tierra, en realidad esos soldados actúan en una zona de conflicto, por lo que habrá bajas”, dijo a la AFP Nick Heras, del Centro para una Nueva Seguridad estadounidense. 
 
El mes pasado el Pentágono  señaló  que los asesores militares estadounidenses comenzarían a trabajar con las fuerzas iraquíes a nivel de batallón, razón por la cual un mayor número de ellos estarán físicamente más cerca del combate en Irak que antes. 
 
Por otra parte, Washington multiplicó por seis, de 50 a 300, el número de miembros de las fuerzas especiales y personal de apoyo presente en el norte de Siria, donde entrenan a los combatientes kurdos y sirios para enfrentar al EI y orientar los ataques aéreos para que obtengan la máxima efectividad en un terreno de compleja geografía. 
 
"Locos sobresaltos” 
 
El presidente Barack Obama, electo en parte por la promesa de sacar a EEUU de Irak, enfrenta las consecuencias en casa por decir que no habría "botas en tierra” de estadounidenses en   Oriente Medio, cuando militares norteamericanos morían en combate contra los yihadistas. 
 
"Nuestros hombres y mujeres en tierra en Irak no están en misión de combate, pero tienen una misión peligrosa por operar en un país peligroso”, explicó ayer  el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest. 
 
La política de Obama consiste en usar las tropas estadounidenses para entrenar, asesorar y equipar a las fuerzas iraquíes y sirias para enfrentar al EI.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios