El voto por la salida de la Unión Europea logra ventaja

Cuando restan por escrutar 118 de las 382 áreas, el campo a favor de la salida obtiene el 51,3 % de los votos frente al 48,7 % de la permanencia.
jueves, 23 de junio de 2016 · 22:15
El Mundo /
Millones de británicos se han movilizado en las urnas ante la 'tormenta' del 'Brexit', protegidos con sus paraguas, mientras Europa entera contiene el aliento en el día más largo de su reciente historia. El temporal que asola Londres y que está provocando graves inundaciones en todo el sur de Inglaterra no ha arredrado a los votantes de la capital británica. Con el cierre de los colegios ya echado, el mismo Nigel Farage, líder del Ukip, reconocía: "Parece que la permanencia ganará por poco".

Sin embargo, ya de madrugada y con los resultados favorables a la salida de la UE, el político independentista manifestaba que podía "soñar con un Reino Unido independiente al amanecer".

Los colegios electorales han cerrado a las diez de la noche (once en España) y ahora empieza el agónico recuento al estilo británico, que se prolongará hasta las siete de la mañana del viernes (ocho en España), cuando se harán oficiales los resultados. A falta de sondeos a pie de urna, la primera encuesta de YouGov otorga provisionalmente cuatro puntos de ventaja a la permanencia (52% a 48%).

El alto índice de participación favorece en principio a la permanencia: en Gibraltar votó el 84% de la población, y en Escocia (también bastión del "Remain") se estima que la participación rondará del 70% al 80%, la más alta del país.

Los primeros resultados del referéndum han sido los de Gibraltar. El Peñón, tal y como se esperaba, ha votado abrumadoramente a favor de seguir en la UE: 19.323 votos a favor, frente a solo 823 que apostaban por irse. Newcastle también ha votado por la permanencia, lo que sido un jarro de agua fría para los pro europeistas, ya que se esperaba que los votos a favor de la UE en esa zona hubieran sido bastantes más numerosos.

Okney, en Escocia, también ha votado por seguir en la UE, al igual que Clackmannanshire. También hay buenas noticias para la salida de la UE ya que Sunderland se ha convertido el primero de los 382 centros de recuento de votos donde ha ganado el Brexit. Lo ha hecho con el 61% de los votos.

Como esperaban los analistas, los votos de la capital inclinarían la balanza a favor de la permanencia. La City de Londres, el centro financiero, votó abrumadoramente a favor al obtener el 75% de apoyo frente al 25% obtenido por el Brexit.

Cuando restan por escrutar 118 de las 382 áreas en que está dividido el mapa electoral británico, el campo a favor de la salida obtiene el 51,3 % de los votos frente al 48,7 % de la permanencia.

Un total de 84 diputados conservadores y euroescépticos, incluido Boris Johnson, escribieron en la noche del jueves a David Cameron para pedirle que siga como primer ministro, independientemente del resultado del referéndum.

A su manera, los mercados votaron de antemano con la mayor galopada de la libra frente al dólar y el euro en el último año y una tendencia al alza del índie FTSE a la luz de las encuestas que vaticinaban el triunfo de la permanencia.

La libra esterlina ha cotizado a su mayor nivel de este año, casi a a 1,5 dólares por unidad, tras el cierre de la votación. Más tarde, tras conocerse los primeros datos del conteo,cayó a 1,43, para desplomarse después y perder un 8%.

Un día de votación pasado por agua
La última encuesta de Ipsos MORI, coincidiendo con la apertura de los colegios electorales, daba efectivamente una ventaja de cuatro puntos a la opción "Remain"(52% frente al 48%), aunque más del 10% del electorado arrastra todavía su indecisión.

Los partidarios del 'Brexit' se las prometían muy felices tras los temporales que han hecho estragos en todo el sur del país. "Tenemos grandes posibilidades", ha advertido Nigel Farage, líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (Ukip), a la hora de depositar su voto madrugador en Kent. "Todo depende de la participación y de si los partidarios "blandos" de la permanencia se quedan en casa".

David Cameron ha esperado a que amainara la lluvia para votar junto a su mujer, Samantha, en el colegio electoral del Methodist Church, a tiro de piedra de Downing Street. El premier sonrió a las cámara y solo dijo "Buenos días". El líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, ha votado en su distrito de Islington y ha sido algo más elocuente: "Tengo una confianza extrema en el resultado. Es buen día".

El ex acalde de Londres Boris Johnson, ha sorprendido a propios y extraños desplegando un cartel de la campaña Vote Leave en la graduación de su hija mayor, Lara, en la Universidad de St. Andrews en Escocia. Johnson ha intentado quedarse al margen de la polémica causada por el director ejecutivo de su campaña, Matthew Elliot, que ha mandado un mensaje a miles de seguidores alertando sobre la traición de los escoceses y los londinenses a la causa del 'Brexit'.

"Hay una posibilidad real de que los votantes de Londres y Escocia voten para mantenernos en la UE pese al voto a favor de la salida en el corazón del país", puede leerse en el email de campaña. El mensaje iba acompañado de una foto con una larga cola ante un colegio electoral en un "frondoso suburbio londinense"...
 
En la capital británica, los carteles y las pegatinas de "Remain" fueron ubicuos a lo largo de la accidentada jornada (más de 20 alertas de inundación, 400 incidentes atendidos por los bomberos, líneas de metro y ferrocarril suspendidas). Pese a los efectos del temporal, la gente acudió religiosamente a votar con sus paraguas al colegio electoral de St. Lukes, el noroeste de la ciudad...

"El resultado va a ser muy reñido, cada voto cuenta", asegura Laura Bridgetock, 30 años, diseñadora gráfica. "Yo he votado con el corazón porque no concibo a mi país fuera de Europa". Roger Dawson, un profesor de 67 años y laborista, confiesa haber votado también a favor pensando en las próximas generaciones: "El futuro es de ellos y no podemos negarles las mismas oportunidades que hemos tenido nosotros durante décadas".

De diez votantes sondeados, tan solo uno se muestra partidario del 'Brexit'. Leslie Harrington, una enfermera de 37 años, reconoce que la inmigración pesa en su decisión, que ha mantenido casi en secreto hasta el final para no ganarse la reprimenda de su familia pro-europea y de sangre francesa: "La situación está fuera de control: cualquiera que visite un hospital o una escuela podrá darse cuenta. Creo que no hay solución posible mientras estemos en la UE. El dinero que enviamos a Bruselas deberíamos usarlo para nuestras propias carencias, que son muchas".






AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

Comentarios