Comunidad negra en Dallas intenta seguir movilizada

Políticos, empresarios y militantes de la comunidad negra se reúnen.
martes, 12 de julio de 2016 · 00:00
AFP  / Dallas (EEUU)

Luego de que su manifestación del jueves acabara en un baño de sangre por el ataque de un francotirador, la comunidad negra de Dallas intenta movilizarse de nuevo para denunciar la brutalidad policial y romper el ciclo que va "de la escuela a la cárcel”. 

Un millar de personas aproximadamente se reunieron el domingo de noche en esta ciudad del sur de EEUU, en la iglesia Friendship-West Baptist Church, tras el llamado del movimiento ciudadano Next Generation Action Network. 
Esta asociación contribuyó a la organización de la manifestación el jueves, que terminó con la muerte de cinco policías, muy a pesar de los participantes. 

Políticos, empresarios y militantes de la comunidad negra estaban presentes para reflexionar sobre lo que sigue: la construcción de un movimiento. Pero la concentración estuvo también dedicada a  los anónimos que vinieron a expresar su hartazgo. 

El lema, el mismo: la brutalidad policial. En especial la de Eric Casebolt, un policía blanco que tiró  contra el suelo a una joven negra de 15 años durante una fiesta un tanto ruidosa, en junio de 2015, y amenazó con su arma a dos de los amigos de la adolescente, que no estaban armados. 

A fines de junio de 2016, un jurado decidió no procesar a este policía de McKinney, un pueblo en los suburbios de Dallas, lo que provocó una ola de indignación. 

Muchos reconocieron que no se trataba tanto de la Policía de Dallas, que hizo un importante trabajo de purga desde hace varios años, como de los cuerpos policiales de otras ciudades en los alrededores. El jefe de la Policía de Dallas, David Brown, reconocido en un primer momento, también ha sido criticado. 

Uno de los organizadores de la marcha del jueves recordó que su hermano, Mark, fue presentado como sospechoso por las autoridades, aunque luego la acusación fue levantada. 

Mark llevaba un fusil  durante la manifestación, lo que explica  la sospecha. "Seguimos esperando una llamada, un correo electrónico o un tuit (de excusas), porque no podemos volver a casa”, ya que fueron objeto de amenazas de muerte, según explica. 

Los problemas no se limitan a la Policía, afirmaron otros. En varias ciudades de los suburbios de Dallas, negros e hispanos no son bienvenidos, según Carlos Quintanilla, presidente de la asociación Acción América. 

En cuanto a los barrios donde predomina la población negra, muchos entrevistados mencionaron algunas escuelas donde hay roedores en la cafetería o moho en los salones de clase. 

"Debemos enfrentar ese sistema, que crea un túnel de la escuela a la cárcel” en los barrios pobres donde los negros son mayoría, afirmó Dominique Alexander, fundador de Next Generation Action Network.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios