Francia relaciona al autor del atentado con el islamismo

Mohamed Lahouaiej-Bouhlel nació en la ciudad tunecina de Susa y era residente en Niza. Casado y padre de familia con tres hijos estaba en proceso de divorcio.
sábado, 16 de julio de 2016 · 00:00
AFP / Niza

 Ocho meses después de los atentados de París, un tunecino desconocido por los servicios de inteligencia franceses causó al menos 84 muertos al embestir con un camión a la multitud reunida en Niza para festejar la fiesta nacional del 14 de julio. 

El autor del atentado es "un terrorista sin duda relacionado con el islamismo radical”, declaró ayer  el primer ministro francés, Manuel Valls. 

"Es un terrorista, sin duda relacionado con el islamismo radical de una forma u otra. Sí, es un acto definitivamente  terrorista y vamos a ver qué complicidades hay”, declaró Valls a la cadena de televisión France 2. 
Por el momento se desconocen las motivaciones de Mohamed Lahouaiej-Bouhlel, de 31 años y padre de familia, descrito por sus vecinos como taciturno y violento con su mujer. 

Para el fiscal de lucha antiterrorista, François Molins, este nuevo ataque aún no reivindicado "corresponde” a los "llamamientos al asesinato” lanzados por grupos yihadistas. 

Pese a ello, matizó que Lahouaiej-Bouhlel era "totalmente desconocido para los servicios de inteligencia  y nunca había estado fichado ni mostrado el menor signo de radicalización”. 

Sembrando el caos

El conductor avanzó durante dos kilómetros sembrando caos y muerte: al menos 84 personas fallecieron en el ataque, entre ellas una decena de niños y adolescentes, y hay más de 200 heridos, de los cuales 52 se debaten entre la vida y la muerte. 

Entre las víctimas hay al menos 17 extranjeros, entre ellos tres alemanes, dos estadounidenses, tres tunecinos y tres argelinos. 

En el momento del drama, cientos de personas acababan de presenciar en el Paseo de los Ingleses, la rambla costera de Niza, los fuegos artificiales con motivo del aniversario de la toma de la Bastilla. 
 Una escena dantesca

El vehículo de 19 toneladas, alquilado el 11 de julio, avanzó arrollando a su paso a la gente y el conductor disparó varias veces, hasta que fue abatido por las fuerzas de seguridad. 

"Cambió de trayectoria al menos una vez”, según la Policía, lo que significa que "claramente trató de causar un máximo de víctimas”. "Escuché un bum, me di la vuelta y vi el camión acelerando, y cuerpos que salían disparados”, contó Najate, una vecina de Niza de 52 años que presenció la escena. 

"Había gente triturada por las calles. Dos pequeños de 8 y 9 años murieron al lado de nosotros” ante los ojos de sus padres, explicó Bachir desde un hospital de Niza a la AFP. 

Un motociclista trató de detener el camión abriendo la puerta del conductor, pero finalmente fue arrollado, explicó por otro lado el periodista alemán Richard Gutjahr, que presenció la escena desde el balcón de un hotel. 

Mohamed Lahouaiej-Bouhlel nació en la ciudad tunecina de Susa y era residente en Niza. Casado y padre de familia con tres hijos, este  transportista se encontraba en proceso de divorcio, según la prensa francesa.
 
Alerta  terrorista 
  • España El ministro español de Interior Jorge Fernández Díaz llamó ayer a los españoles a denunciar los procesos de radicalización para prevenir mejor los atentados, después del ataque de Niza.
  •  Unión Europea La lucha antiterrorista se añadió  a la agenda de los 28 ministros de Exteriores de la UE que se reunirán el lunes en Bruselas. 
  •  EEUU El presidente, Barack Obama, condenó firmemente "Lo que parece ser un horrible ataque terrorista”. "Nos solidarizamos con Francia, nuestro más antiguo aliado”.

 

Una familia encuentra a su bebé tras la barbarie

Agencias /Niza y Barcelona

Esta es una historia con final feliz  ocurrida en medio de la barbarie vivida  en Niza.

El protagonista de la noticia es un bebé de tan sólo ocho meses que se extravió durante el acto terrorista y que gracias a la colaboración ciudadana en Facebook pudo ser localizado sano y salvo. Minutos después del ataque, una familiar de los padres del niño, que resultó indemne en la masacre, lanzó un mensaje de búsqueda del bebé junto a una foto suya y un número de teléfono por "si alguien lo vio o recogió”. También especificaba que el pequeño iba dentro de un "carrito azul” en el momento de la tragedia, apunta La Vanguardia. 

La solidaridad fue inmediata y el mensaje fue divulgado miles de veces, lo que contribuyó a que una hora después de su publicación la familia anunciara por la misma vía que el niño había sido encontrado sano y salvo.
 
También especificaba en este segundo mensaje que si bien el menor, afortunadamente, había salido indemne del ataque, otros miembros de la familia permanecían hospitalizados, sin concretar el estado en el que se encuentran los padres del bebé. 

Tiava Banner, la familiar de la pareja que redactó los dos avisos   también agradeció la ayuda brindada por Facebook y por quienes propagaron la noticia.
 
"Fueron momentos de una enorme angustia”

Agencias /Barcelona y Niza

El 14 de julio es un día festivo en Francia. Rafael Rodriguez, que vive en Niza desde hace ocho años, estaba cenando con una amiga en el restaurante La Voglia, cerca del Paseo de los Ingleses y de la céntrica Plaza Masséna cuando se produjo el atentado terrorista.

Relata a La Vanguardia que él estaba muy cerca de donde paró el camión, a unos 300 metros. Vio como mucha gente empezaba a correr y no le dieron importancia, pero poco después aquello "se convirtió en un avalancha” y se oían gritos de "correr, correr”. Todos los comensales huyeron del restaurante ante la escena de pánico. Se fue sin pagar, explica al periódico español.

 Lucas Esteve, el joven del video que acompaña esta información, también estaba muy cerca de los hechos. Lleva dos meses trabajando en uno de los hoteles que hay delante de donde se produjo el atropello masivo. 

"Entraron cientos de personas corriendo al hotel. Les dejamos entrar a todos para que se escondieran. Vinieron familias separadas. Hijos que habían perdido a los padres, padres sin sus hijos, gente llorando… Los escondimos a todos donde pudimos en las habitaciones que nos quedaban”, explica. 

Stephen Allen, que vive en Niza desde hace casi 15 años, estaba con unos amigos en la terraza del hotel. No oyó ni los disparos ni el estruendo del camión, sólo los fuegos artificiales. Poco después de que todo ocurriera quisieron irse a casa, pero no les dejaban salir. "Fue espeluznante”, dijo.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios