La agonía de los que buscan a las víctimas del atentado en Niza

Al hospital infantil de Lenval ingresaron 30 niños el jueves por la noche, el más pequeño de sólo seis meses; de todos ellos, cinco están entre la vida y la muerte.
domingo, 17 de julio de 2016 · 00:00
Niza /AFP

 Con el Paseo de los Ingleses convertido en lugar de homenaje a las víctimas, el drama se trasladó a los hospitales de Niza, donde decenas de personas esperan noticias de los suyos, como Tahar Mejri, que ayer se enteró  que perdió a su hijo de 4 años. 

En el hospital infantil de Lenval ingresaron 30 niños el jueves por la noche, el más pequeño de sólo seis meses. Tres médicos y tres psicólogos se ocupan de las más de 50 familias que aguardan noticias. 

Entre ellos Mejri, de 39 años, cuyo hijo Kyllian no había sido encontrado: "He llamado a todo el mundo; comisarías, hospitales y en Facebook, pero no encuentro a mi hijo. Hace casi 48 horas que busco. Mi mujer está muerta, ¿mi hijo dónde?”. 

La noche del jueves la familia se había dividido. Él estaba con sus amigos en la playa de Carras, cerca de la parte antigua de la ciudad, mientras que su mujer y su hijo fueron al paseo de los Ingleses, donde Mohamed Lahouaiej-Bouhlel atropelló con un camión a decenas de personas.

 Según el balance provisional hay 84 muertos, entre ellos 10 niños o adolescentes. "No tengo batería, no te preocupes, acabo de encontrar a las amigas, los niños esperan los fuegos artificales”, fue el último mensaje que recibió de su esposa.

Luego de horas, los médicos informaron sobre la muerte del pequeño, tras contrastar las muestras de ADN.

Entretanto, cinco niños seguían ayer entre la vida y la muerte después del atentado de   Niza, sudeste de Francia, indicó un responsable de un hospital.

 Entre esos cinco niños figura un varón de ocho años cuya identidad se desconoce por el momento. Los niños están siendo atendidos en un hospital pediátrico, la Fundación Lenval, cerca del paseo de los Ingleses de Niza, donde ocurrió el atentado. 

"Cinco niños se encuentran aún en un estado crítico, uno se encuentra estable y tres bajo respiración artificial”, precisó Stéphanie Simpson, portavoz de la Fundación Lenval. 

El herido más joven tiene apenas seis meses de edad, precisó la portavoz. Los niños están siendo tratados por traumatismos craneales y fracturas, señaló la portavoz. 

   Las actividades

Paralelamente, los bañistas regresaban a las hamacas mientras que al otro lado del muro el paseo de los Ingleses seguía siendo el centro del duelo para miles de vecinos de Niza.

Ayer menos de dos días después del atentado que provocó la muerte de 84 personas. Después de unas 36 horas cerrada tras la macabra marcha del camión de Mohamed Lahouaiej-Bouhlel, la apertura de la playa que bordea el famoso paseo provocó una estampa surrealista.

 Turistas felices disfrutaban de la vida sin camisa y a 30 grados mezclados con ciudadanos de luto que entre lágrimas llevaban flores o dejaban un mensaje en el  Paseo de los Ingleses.

 Uno de los altares improvisa dos de más éxito se formó en la confluencia de estas dos calles con la avenida Gustavo V.

La líder de la extrema derecha francesa, Marine Le Pen, exigió la dimisión del ministro del Interior tras el atentado de Niza en el que murieron 84 personas. "En cualquier otro país del mundo, un ministro con un balance tan horrible como el de Bernard Cazeneuve - 250 muertos en 18 meses - hubiera presentado su renuncia”, dijo.
 
El atacante había cometido delitos menores

 

La policía de Niza publicó una copia del permiso de residencia de Mohamed Lahouaiej Bouhlel. Las autoridades de Francia identificaron al hombre que mató a al menos 84 personas en Niza el jueves como Mohamed Lahouaiej Bouhlel, un tunecino de 31 años residente de la misma ciudad, según BBC Mundo.

El grupo autodenominado Estado Islámico (EI) anunció ayer que era uno de sus seguidores y  asumió la autoría de la matanza de Niza pero los motivos del asesino, que al parecer se radicalizó "muy rápidamente”, aún es un misterio.

Lo hizo a través de un comunicado hecho público por Amaq, la agencia que Estado Islámico usa para informar de sus acciones.

Según esa misma información, el tunecino actuó en respuesta al llamado del grupo para atacar a países que participan en la coalición internacional contra los yihadistas en Siria e Iraq.

Mohamed Lahouaiej Bouhlel, que era un chofer y repartidor, divorciado y con tres hijos, utilizó un camión para arrollar a una multitud que celebraba la fiesta nacional de Francia, dejando también decenas de heridos en la sureña ciudad.

El fiscal François Molins dijo que el ataque lleva la marca de la militancia islamista y los investigadores aún establecen si tenía cómplices.

El hombre era conocido por la policía por delitos menores de amenazas, violencia y robo desde 2010, pero hasta ahora no se conocían signos de radicalización religiosa.

Recibió una condena de prisión de seis meses por atacar a un conductor en un incidente de tránsito en enero de este año, pero se le concedió libertad condicional. 

Las autoridades ahora investigan el  material digital que estaba en su poder, así como su teléfono celular en el camión del ataque, en el que  encontraron armas de fuego y granadas.

Valorar noticia

Comentarios