Denuncian que Melania Trump plagió el discurso de Michelle Obama

La esposa del magnate habría plagiado a la Primera Dama de EEUU varias líneas de su mensaje en la Convención Republicana.
martes, 19 de julio de 2016 · 07:35
El Mundo / Pablo Pardo, Enviado especial a Cleveland
Melania Trump, anoche en Cleveland (madrugada de hoy en España), en su discurso ante la Convención Republicana que hoy nominará a su esposo candidato a la presidencia de EEUU por ese partido: "Mis padres me marcaron con la idea de que tienes que trabajar duro para conseguir lo que quieres en la vida. Que tu palabra te compromete y que haces lo que dices y cumples tu promesa. Que tratas a la gente con respeto. (Mis padres) me enseñaron que debo mostrar mis valores y mi moral en mi vida. Ésa es la lección que yo sigo transmitiendo a nuestro hijo. Y necesitamos transmitir esa lección a las muchas generaciones que vienen. Porque Quirós que nuestros niños en esta nación sepan que el único límite para sus logros es la fuerza de vuestros sueños y la disposición a trabajar para conseguirlos". Melania Trump (Julio de 2016)

Michelle Obama, en septiembre de 2008, en su discurso en la Convención Demócrata de Denver en la que fue nominado su esposo como candidato a la presidencia de EEUU por ese partido: "Y Barack y yo fuimos educados, como tantos otros, en los mismos valores: que tú trabajas duro por lo que quieres en la vida; que tu palabra te compromete y que haces lo que dices que vas a hacer; que tratas a la gente con dignidad y respeto, incluso aunque no la conozcas e incluso aunque no estés de acuerdo con ella.  Y Barack y yo queremos construir vidas guiadas por esos valores, y transmitirlas a la próxima generación. Porque queremos que nuestros niños--y todos los niños de esta nación--sepan que el único límite para el nivel de vuestras aspiraciones es el alcance de vuestros sueños y la disposición a trabajar para conseguirlos".  Michelle Obama (Septiembre de 2008)

En EEUU se perdonan muchas cosas. Pero cualquiera que haya estudiado en ese país sabe que hay algo que tiene un estigma especial: el plagio. Y la campaña de Donald Trump ha puesto énfasis en una cosa: su eficacia. Trump se presenta como un "ganador". Sus rivales son "fracasados". La idea de los discursos dela Convención, ayer, no eran nuevas políticas -con la excepción del aislacionismo económico-, sino la eficacia en la puerta en práctica de las ya existentes, en particular, la lucha contra la inmigración ilegal y contra el terrorismo.

Una campaña así no plagia un discurso de otra Convención. O eso se supone. Pero, aparentemente, eso es lo que le ha pasado a la campaña de Donald Trump con el texto de su esposa, que teóricamente ella había escrito, aunque eso nadie se lo cree.

Esos dos párrafos han arruinado una performance de Melania Trump gloriosa. Primero, con 'We Are The Champions' de Queen como banda sonora (aunque torpemente encadenada con la liviana 'The Brown Eyed Girl' de Van Morrison), Donald Trump apareció en el escenario del polideportivo Quicken Loans sobre un fondo blanco que marcaba su silueta mientras avanzaba hacia un estrado en el que se iban levantando dos teleprompters, las pantallas en las que se leen los discursos ('prompter' en inglés significa, literalmente, 'apuntador').

Solo le faltaba la guitarra eléctrica. Aunque, en cierto sentido, el candidato empezó con uno de sus éxitos más conocidos: "Vamos a ganar por tanta diferencia...". Tres veces lo repitió, antes de presentar a la estela de la noche: su esposa (actual), la ex modelo eslovena Melania Trump.

Melania se comió al auditorio. Frente a la agresividad de sus predecesores en el estrado, se mostró como una madre y esposa. Dio a conocer al Trump más humano. Le dijo a la audiencia y a los estadounidenses lo que más les gusta oír: que su país es el mejor país de la Tierra. Calificó su nacionalidad estadounidense como "el mayor regalo del mundo".

Incluso su acento extranjero y el hecho de que cometiera pequeños errores gramaticales al leer el discurso le dio un toque más dulce. Melania fue el toque de humanidad en una convención marcada por los muertos: las familias de tres agentes fronterizos, y de un policía asesinado a dos por inmigrantes ilegales, y de los dos Navy SEAL caídos en Bengasi, donde también murieron el embajador estadounidense en Libia y otro diplomático.
Un éxito. Los Trump se fueron de la mano, antes de tomar un helicóptero que los sacara del Quicken Loans.

Si no hubiera sido porque media hora más tarde Twitter y Facebook empezaron a retumbar con el plagio, habría sido el final perfecto de una jornada dura, que había sido testigo de la primera disputa pública entre delegados republicanos desde 1976, cuando la oposición a Trump intentó sin éxito, a primera hora de la tarde, forzar una votación, que se debería haber celebrado hoy, sobre el candidato. De haber logrado su propuesta, los enemigos de Trump, que son muchos, habrían puesto de manifiesto la división del Partido Republicano.

La explicación que han dado los asesores de Trump no aclara mucho el más que parecido del discurso de Melania. "Sobre la elaboración de su hermoso discurso, el equipo de redactores de Melania han tomado notas de las inspiraciones de su vida, y en muchas instancias se han incluido fragmentos que reflejan su propio pensamiento. La experiencia de Melania como inmigrante y su amor por EEUU han brillado a través de su discurso, lo que le ha convertido en un éxito", se han limitado a decir.

Al enfrentamiento a voces, que rozó el caos y fue retransmitido en directo por la televisión, siguió la primera oleada de discursos, mucho más concentrada de lo habitual. En vez de desparramar alocuciones durante horas, esta Convención los concentra a partir de las 7 de la tarde. Acaso sea una estrategia de Donald Trump que, a fin de cuentas, es maestro en atraer audiencias.

La fórmula, sin embargo, empezó mal. Dos estrellas de reality shows y dos modelos no lograron elevar la moral del público. Y eso que no se anduvieron por las ramas. El modelo de calzoncillos y actor de culebrones Antonio Sabàto declaró estar "absolutamente convencido" de que Barack Obama es musulmán. Y la madre del Navy SEAL retirado Marcus Luttrell, asesinado en el asalto al consulado de EEUU en la ciudad libia de Bengasi en 2012, no pudo contener las lágrimas cuando recordó a su hijo y culpó de su muerte a Hillary Clinton, para quien gran parte de las aproximadamente 15.000 personas reunidas en el polideportivo Quicken Loans de Cleveland pidió a gritos que la metan en la cárcel.

Las cosas solo empezaron a mejorar con él sheriff David Clarke y, sobre todo, con el ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, que lanzaron furibundos ataques contra Barack Obama y Hillary Clinton. No había ideas nuevas. Pero si pasión.

Y entonces llegó Melania. Y todo cambió. Al menos, durante los 16 minutos de su discurso. Y durante la media hora que pasó hasta que internet descubrió el plagio. Entonces llegó iInternet. Y, de pronto, quedó claro que una parte del día ruso de Melania estaba plagiado. No es solo la humillación. Está bien el hecho de que la presunta eficacia de Trump ha quedado triturada. Lo peor que le puede pasar a quien presume de eficiencia es hacer el ridículo. Y eso es lo que ha pasado.

Trump se hizo famoso por la frase de su 'reality show' 'El Aprendiz': "Estás despedido". No cabe duda de que alguien va a oír en las próximas horas algo parecido. No parece, sin embargo, que eso vaya a ser suficiente para reparar el daño psicológico. Trump, el hombre que salta ante las críticas, que tiene la piel más delgada que cualquier político -y, desde luego, que Hillary Clinton- se ha clavado él mismo una lanza de dos párrafos plagiados de la mujer de su enemigo.




Comentarios

Otras Noticias