El “show ” de Trump, sólo una cuestión de la familia

miércoles, 20 de julio de 2016 · 00:00
Pablo Pardo / Cleveland

En los cuatro días que durará la convención del Partido Republicano en Cleveland, hablará a los delegados en sendos discursos cuatro familiares de Donald Trump: su mujer, Melania, y tres de los cuatro hijos que ha tenido en sus tres matrimonios (el que no participa, Barron, tiene 10 años). O sea, desfilarán cinco Trump por el escenario, incluyendo al propio candidato, que el lunes hizo una aparición sorpresa para introducir al público a su esposa, Melania.

A cambio, va a haber cinco senadores republicanos, de los 54 que tiene ese partido. Un sexto senador, Marco Rubio, va a participar, pero sólo a través de un mensaje en vídeo. El Partido Republicano tiene 34 gobernadores; de ellos, sólo cuatro van a estar en la Convención. Así que la nominación del candidato es un asunto de familia. Literalmente: más familiares que pesos pesados de la política.

La lista de los ausentes ocuparía una enciclopedia. No está, ni va a participar (ni siquiera en vídeo) ninguno de los dos presidentes republicanos vivos (George Bush, padre e hijo, con cuya dinastía Trump ha roto con la humillante derrota que infligió a Jeb Bush en las primarias). Tampoco ninguno de los tres candidatos a la presidencia de ese partido que no lograron la victoria y que no han muerto: Mitt Romney (que sigue oponiéndose a Trump), John McCain, y Bob Dole (que es el único que le ha dado su apoyo).

La presencia de Mitch McConnell y de Paul Ryan, presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes, respectivamente, es forzada. Simplemente, McConnell y Ryan no pueden no aparecer. El primero, porque es el republicano con más poder en EEUU. El segundo, porque es quien preside la Convención.

Esas ausencias no tienen por qué ser un problema para Trump. El empresario  ya ha formulado su opinión sobre estos eventos. En abril,  Trump declaró a The Washington Post que él quiere "algo de show business” en la Convención, con el objeto de evitar que suceda lo de la de 2012, en la que salió Mitt Romney y fue, según él, "la cosa más aburrida del mundo”. Así que ya están designados como oradores cuatro modelos (uno de ellos de calzoncillos, y otra que ha aparecido desnuda en la revista ‘Sports Illustrated’), dos actores y un empresario del juego (El Mundo de Madrid).

Comentarios

Otras Noticias