Dos terroristas degollaron a un cura en su iglesia en Francia

"Estamos particularmente afectados por esta violencia horrible ocurrida en una iglesia, un lugar sagrado en el que se anuncia el amor de Dios", dijo el Papa.
miércoles, 27 de julio de 2016 · 00:00
AFP /  Saint-Etienne-du-Rouvray

Un sacerdote fue degollado ayer en una pequeña iglesia del noroeste de Francia, un nuevo ataque reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI) que sume al país en el desconcierto y estupor, sólo 12 días después de la matanza de Niza.

"Los atacantes de la iglesia normanda son soldados del Estado Islámico que realizaron el ataque en respuesta a llamados a atacar países de la coalición” internacional que combate al EI en Irak y Siria, según Amaq, un órgano de propaganda del grupo yihadista. 

El ataque, en el que hubo toma de rehenes, comenzó a las 9:30, en plena misa. Cinco personas se encontraban en esta iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray, una localidad normanda de 29.000 habitantes a 125 kilómetros de París, cuando dos atacantes entraron al lugar, al grito de "¡Allah Akbar!”, según un testigo. 

Los agresores fueron abatidos al salir de la iglesia por miembros de la Brigada de Búsqueda e Intervención (BRI), especialista en secuestros, que habían rodeado el templo. "Pensaba que (los atentados) solamente ocurrían en las grandes ciudades y que nunca podrían llegar hasta nosotros”, reaccionaba, incrédula, Joanna Torrent, una empleada de una tienda de Saint-Etienne-du-Rouvray. 

Tres rehenes fueron liberados sanos y salvos y un cuarto, un feligrés, se encontraba entre la vida y la muerte. El cura degollado se llamaba Jacques Hamel y tenía 86 años de edad. 

Uno de los dos atacantes (abatidos) "estaba fichado por los servicios antiterroristas”. El individuo trató de viajar a Siria en 2015 y, al regresar a Francia, desde Turquía, fue puesto en prisión preventiva, acusado de asociación delictiva en relación con una empresa terrorista. Posteriormente fue liberado, con la condición de llevar un brazalete electrónico. 

Esta toma de rehenes tuvo lugar en un contexto de alerta máxima en Francia, 12 días después del atentado en Niza, también reivindicado por el EI, que dejó 84 muertos y más de 350 heridos. El presidente francés, François Hollande, condenó este "vil atentado terrorista. Estamos frente a un grupo, Dáesh, que nos declaró la guerra. Debemos desarrollar esta guerra, por todos los medios”, agregó.

La Fiscalía antiterrorista inició inmediatamente la investigación y un hombre fue detenido preventivamente tras el ataque. 

El primer ministro, Manuel Valls, expresó su horror por este "ataque bárbaro contra una iglesia”. "Toda Francia y todos los católicos están heridos. Nos mantendremos juntos”, escribió en Twitter.
 
¿Quién  era el cura?

El religioso  El sacerdote Jacques Hamel, de 86 años, nació en 1930 en Darnétal y fue ordenado sacerdote en 1958. Hacía 10 años que trabajaba como cura auxiliar en esa iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray, donde era muy apreciado por los vecinos, según el vicario general de la arquidiócesis de la cercana ciudad de Rouen, Philippe Maheut. 

Pesar  Kalminthe Gomis, un residente de Saint-Étienne-du-Rouvray, indicó que el sacerdote era un hombre "muy simpático” y "muy comprometido con la vida en la comunidad”. Asimismo, varios fieles de la iglesia expresaron su pesar en mensajes difundidos en Twitter.

Papa  expresó su "dolor y horror” tras el asesinato

AFP  / Ciudad del Vaticano

El papa Francisco expresó "dolor y horror” por el "asesinato bárbaro” de un sacerdote en una iglesia de Francia, declaró este martes el portavoz del Papa, Federico Lombardi, en un comunicado del Vaticano. 

"Estamos particularmente afectados por esta violencia horrible ocurrida en una iglesia, un lugar sagrado en el que se anuncia el amor de Dios”, dijo el comunicado. La Santa Sede reaccionaba así al trágico desenlace de una toma de rehenes ocurrida en la localidad francesa de Saint-Etienne-du-Rouvray, en el norte de Francia. 
El arzobispo de la cercana ciudad de Rouen, Dominique Lebrun,  condenó el ataque. 

El Papa condena "de la forma más radical toda forma de odio y reza por las personas afectadas”, señaló Lombardi, aludiendo a la solidaridad del Vaticano con "la Iglesia en Francia, la Arquidiócesis de Rouen, la comunidad afectada y el pueblo francés”. 

Este último ataque aumenta la tensión en Francia, un país golpeado en los últimos 18 meses por varios atentados yihadistas.

La Casa Blanca condenó "en los términos más firmes” el ataque  en una iglesia del oeste de Francia y ofreció su ayuda en la investigación sobre este atentado reivindicado por el grupo Estado Islámico. 

"Francia y Estados Unidos tienen un compromiso común de proteger la libertad religiosa (...) y la violencia de hoy no quebrantará ese compromiso”, declaró en un comunicado Ned Price, portavoz de la presidencia estadounidense.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

60
3

Comentarios