Campaña: Clinton y Trump dejan de lado la delicadeza

Una de las campañas estadounidenses más divididas de la historia entra en un nuevo capítulo con la proclamación de los dos candidatos.
sábado, 30 de julio de 2016 · 01:23
AFP  / Filadelfia

Hillary Clinton y Donald Trump intercambiaron insultos desde puntos opuestos del país ayer, llevando su pelea por la Casa Blanca al campo de batalla de estados rivales y retratando contrastantes visiones de EEUU. 

Una de las campañas estadounidenses más divididas de la historia moderna entra en un nuevo capítulo con la proclamación de los candidatos republicano y demócrata, que deja a ambos en una ardua lucha de cara a la elección del 8 de noviembre. 

Tras su histórico discurso de aceptación de la investidura el jueves como la primera mujer candidata a la presidencia de uno de los grandes partidos, Clinton sostuvo un acto de campaña en Filadelfia antes de embarcarse en una gira en ómnibus por los estados del cinturón industrial de Pensilvania y Ohio. 

En Colorado, un estado clave del oeste, su rival republicano prometió "no más señor Bueno”. Tildó el discurso de Clinton como "mediocre”, la llamó mentirosa y prometió poner fin a la migración de refugiados sirios. "Estoy empezando a estar de acuerdo contigo”, dijo el candidato de 70 años a sus simpatizantes que coreaban "¡enciérrenla, enciérrenla!” en Colorado Sprinngs. "Me estoy sacando los guantes” dijo. "Sólo recuerda que este Trump ya no va a ser más señor Bueno”. 

A unos 100 días de las elecciones, los estadounidenses deben elegir entre las visiones opuestas de dos candidatos inmensamente impopulares. "No puedo pensar en una elección que sea más importante, en toda mi vida”, dijo Clinton a sus seguidores en un acto en Filadelfia. 

La candidata demócrata, de 68 años,   describe a Trump como una amenaza para la democracia, y busca atraer a los republicanos moderados ahuyentados por la exestrella de reality  y apuntalar una coalición con progresistas a la izquierda de su partido.

"Donald Trump pintó un panorama negativo, oscuro, dividido de una país en caída libre”, dijo Clinton. "Yo no les digo que todo es magnífico, les digo que hemos progresado, pero que tenemos aún trabajo por delante”. 
Prometió enfocarse en las zonas del país que quedaron "afuera y relegadas”, distritos donde la caída de los estándares de vida, los temores respecto a la seguridad y la pérdida de puestos de trabajo avivaron el apoyo por el millonario. 

Trump, que jamás ocupó un cargo político, se describe a sí mismo como el candidato de la ley y el orden, el outsider que sacudirá a una Washington que perdió contacto, que restaurará empleos, que achicará el déficit y que pondrá fin a la inmigración ilegal.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

60
4

Comentarios