Un informe critica a Reino Unido por sumarse a la invasión de Irak

La decisión de sumarse a la invasión de EEUU, basada en informaciones erróneas, y la sangrienta ocupación fueron examinadas en una investigación oficial.
jueves, 7 de julio de 2016 · 00:00
AFP  / Londres 

La polémica participación del Reino Unido en la guerra de Irak en 2003 instaló una profunda desconfianza en las intervenciones militares que todavía pesa enormemente en la política exterior británica, coinciden los expertos. 

La decisión de sumarse a la invasión estadounidense basada en informaciones erróneas de los servicios de inteligencia, la sangrienta ocupación y el hecho de que Irak se sumiera luego en una terrible guerra sectaria han sido examinados en una investigación oficial cuyas conclusiones fueron publicadas ayer. 

La muerte de 179 soldados británicos y de miles y miles de iraquíes también dejaron cicatrices profundas en ambos lados del Atlántico. La guerra de Irak "definió la política de seguridad británica”, asegura Malcolm Chalmers, subdirector general del instituto de análisis RUSI. 

"Puedes rastrear hasta la experiencia de Irak las reticencias actuales del Gobierno británico a enviar tropas a Libia o Siria”, añade. En 2011, el Reino Unido lideró, junto a Francia, la iniciativa de la OTAN para establecer una zona de exclusión aérea durante la revuelta contra el líder libio Muamar Gadafi, pero la misión fue limitada. 

El país también participa en los bombardeos contra el Estado Islámico en Irak y Siria, pero sólo después de que la Cámara de los Comunes diera su visto bueno. "El debate que hubo en el parlamento estuvo dominado por Irak”, recuerda Jane Kinninmont, subdirectora del programa de Medio Oriente y el norte de África en otro instituto de análisis, Chatham House. 

"En 2005, cuando estaba en marcha la limpieza étnica en Darfur, ya era mucho más difícil  defender una intervención humanitaria”. 

La justificación inicial para ir a la guerra era que el líder iraquí Sadam Husein tenía armas de destrucción masiva. Pero cuando no hallaron, se recurrió al argumento de que el mundo se libró de un dictador sangriento. 

 "Tuvo un profundo impacto en el escepticismo sobre la eficacia de una intervención militar y de las intervenciones  humanitarias”, dice Kinninmont. "En EEUU se ven algunos paralelos. Un punto importante de la campaña electoral del presidente Barack  Obama fue que iba a retirar a EEUU de sus compromisos militares en Medio Oriente”, indica.

 

Blair defendió la decisión de llevar a su país a la guerra

 

El ex primer ministro británico Tony Blair defendió este miércoles su decisión de llevar al país a la guerra de Irak en respuesta a una investigación que lo acusó de haber seguido ciegamente a Estados Unidos. 

En una rueda de prensa, Blair amagó con pedir disculpas, pero luego insistió en que fue la decisión correcta. "Expreso más pena, arrepentimiento y disculpas de lo que nunca llegaréis a saber o imaginar”, dijo Blair, antes de matizar: "Creo que tomamos la decisión correcta. El mundo está mejor y es más seguro”. 

"Admito y asumo la responsabilidad de los errores en la planificación y el proceso. Acepto mi entera responsabilidad por aquellos errores, pero eso no es contradictorio con lo que digo, que creo que tomamos la decisión correcta”, razonó. 

"Volvería a tomar la misma decisión”, insistió el político laborista, de 63 años. Tras siete años de investigación, una comisión  determinó que Blair metió al país en la guerra sin haber agotado las otras opciones y sin un plan para administrar el país.


AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios