“El pueblo ha desaparecido, no queda nadie para reconstruirlo”

El último balance eleva a 278 el número de muertos y a 387 el de los heridos en Amatrice. Las autoridades italianas advierten del peligro de nuevas réplicas.
sábado, 27 de agosto de 2016 · 00:00
Página Siete  / Agencias

Amatrice se despierta, dos días después del terremoto,  sepultada por los escombros. Es un pueblo fantasma. A primera hora de la mañana la carretera del hospital por la que se accede a la localidad está cortada, se lee en el diario español El Mundo. 

Las autoridades italianas advierten del peligro de nuevas réplicas y pocas horas después un temblor de magnitud 4,3 en la escala Richter tira abajo lo poco que aún quedaba en pie. El último balance oficial en Amatrice es de 218 muertos y 387 heridos, según ha informado el viernes Immacolata Postiglione, jefa de emergencias de la protección Civil.

La entrada al pueblo es un continuo ir y venir de gente que trata de acceder a pie al pueblo para buscar a sus familiares. "Mi madre estaba en el convento de las monjas. Pero ha quedado destruido”, cuenta desesperada Carla. "Yo convencí a la mía para que viniese a pasar estos días de verano al pueblo porque se estaba más fresco”, lamenta otro hombre.

 Miles de personas han pasado su segunda noche a la intemperie. Muchas han dormido en sus propios coches, delante de sus casas, por miedo a que se produjeran nuevos temblores y para defender lo poco que les queda de los ladrones, que ya han empezado a saquear las casas vacías. 

Al menos tres personas fueron arrestadas ayer por la policía mientras intentaban entrar en las pocas casas que se habían mantenido en pie. "Hemos perdido amigos, familiares, hemos perdido todo lo que teníamos. Pero lo importante no son las casas sino las personas que ya no están”, dice entre sollozos una mujer de mediana edad, sentada y con la mirada perdida, delante de su casa. 

La fachada ha resistido el temblor pero el interior está destruido. Los bomberos intentan sacar algunas pertenencias, sobre todo álbumes de fotos y recuerdos de una vida. "Déjalo. Ya da igual”, les dice desde el otro lado de la calzada. "Sólo faltaría que se viniera abajo con ellos dentro”, dice. 

"Hemos pasado aquí toda la noche porque tenemos miedo a que nos roben lo poco que nos queda”. A pocos metros de allí, en la pedanía de Sommati, Linda descansa con sus dos hijos delante del restaurante familiar que ha resistido en parte al violento temblor. 

"En Amatrice han muerto familias enteras”, asegura. "Muchos turistas habían venido a pasar esta semana a la localidad para celebrar la fiesta en honor a la ‘pasta amatriciana’”, originaria de la localidad. "El pueblo entero ha desaparecido. Ya no habrá nadie para reconstruirlo”. 

Ella consiguió salir ilesa junto a sus dos hijos. Sus suegros, propietarios del restaurante que vivían en una casa colindante, han sufrido algunas heridas de poca gravedad. Los dos niños juegan con sus videojuegos pero no permanecen ajenos a la tragedia. 

Pánico tras el temblor

Uno de los pequeños recuerda el pánico vivido tras el primer temblor. "Al principio no encontraba la puerta de la habitación pero al final conseguí salir y sólo me he hecho esto”, dice mientras muestra con orgullo un brazo malherido. 

Enrico lleva trabajando toda la noche sin descanso en la pequeña pedanía de San Lorenzo a Flaviano. Las pocas casas que se disponían a lo largo de la carretera que lleva a Amatrice están completamente destruidas. 

"Esta noche hemos recuperado ocho cuerpos, pero aún hay dos personas más debajo de los escombros”, cuenta. 

Enrico, natural de la vecina localidad de Borbone y responsable de un equipo de voluntarios, se muestra pesimista con el pasar de las horas. "Es terrible. Y será aún peor que el Aquila porque el epicentro ha sido más superficial”. En Sant’Angelo las autoridades italianas instalaron ayer un campamento provisional con capacidad para 300 personas. 

Cada una de las tiendas pueden contener hasta 12 personas. Y en las próximas horas llegarán los psicólogos para intentar dar apoyo a las víctimas. 160 voluntarios de la organización humanitaria Misericordia procedentes de toda Italia están colaborando con el Ejército desplegado en la zona y los trabajadores de la Protección Civil. 

"La situación es trágica. Conocíamos a mucha gente del pueblo”, dice Gabriela. "Nuestro trabajo es ayudar a las ambulancias a trasladar a los heridos a los hospitales, pero yo llevo toda la noche trasladando muertos a la morgue”, lamenta su compañero Domenico. 

"Las opciones son dos: reconstruir los pueblos, que parece bastante complicado visto como han quedado, o instalar casas prefabricadas como se hizo tras el terremoto de Emilia. Pero para esto último harán falta algunos meses y aquí en invierno hace mucho frío”, explica Gionata Fatichenti, responsable de la sección toscana de la organización. Centenares de personas permanecen sepultadas mientras que los Bomberos, la Protección Civil italiana y el Ejército tratan de rescatar los últimos cuerpos sin vida. 

Pero ya no se oyen prácticamente sirenas. Las ambulancias ya no transportan heridos. Los helicópteros continúan sobrevolando la zona afectada por el devastador terremoto pero hay pocas esperanzas de encontrar algún superviviente.

 

Italia en  emergencia
  • El Gobierno italiano  decretó el estado de emergencia por el terremoto que sacudió el miércoles al centro del país y además ha aprobado un primer paquete de ayudas por valor de 50 millones de euros, ha anunciado el primer ministro, Matteo Renzi.
  • El seísmo  se registró la madrugada del miércoles con una intensidad de 6 grados en la escala Richter y los equipos de rescate intentan en varias localidades hallar supervivientes, aunque el jueves solamente se recuperaron cadáveres. Hasta la fecha se han registrado 278 fallecidos.

 
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

60
2

Comentarios