Con actos sobrios y emotivos, EEUU evocó 15 años del 11-S

Casi 3.000 personas murieron el 11 de septiembre de 2001, cuando 19 atacantes de Al Qaeda secuestraron cuatro aviones y los estrellaron en lugares estratégicos.
lunes, 12 de septiembre de 2016 · 00:00
AFP /  Nueva York 

 Estados Unidos conmemoró ayer  el 15 aniversario de los atentados del 11 de septiembre, con sobrios y emotivos actos en honor a las víctimas de los peores ataques terroristas en su territorio. La embestida  cambió al mundo para siempre. 
 
Casi 3.000 personas murieron el 11 de septiembre de 2001, cuando 19 atacantes suicidas de Al Qaeda secuestraron cuatro aviones de línea y los estrellaron contra las Torres Gemelas de Nueva York, el Pentágono, en Washington y sobre un campo de Shanksville, en Pensilvania. 
 
Era el primer ataque extranjero en territorio continental de Estados Unidos en casi dos siglos. La arremetida motivó, luego, las invasiones de Afganistán (2001) e Irak (2003), lideradas por Washington, y en donde la guerra sigue causando estragos más de una década después. 
 
El aniversario se produce en medio de una dura batalla electoral por la Casa Blanca entre la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump. 
 
Aún 15 años después de los atentados, su efecto perdura en los conflictos que asolan a Libia, Siria, y varios países de Medio Oriente, que son un caldo de cultivo para los grupos afiliados a Al Qaeda; en tanto se han multiplicado los ataques inspirados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI). 
 
El presidente Barack Obama, que acompañó desde el Salón Oval con un minuto de silencio, asistió a la ceremonia del Pentágono, donde instó a abrazar la diversidad de Estados Unidos y no permitir que el terrorismo divida al país.
 
En una alusión indirecta a las controvertidas propuestas de Trump, Obama recordó que las personas "que vienen de todos los rincones del mundo, de todos los colores, de todas las religiones” han hecho de Estados Unidos lo que es hoy. 
 
El Presidente insiste en denunciar la retórica del aspirante republicano a la Casa Blanca, quien tras la masacre de San Bernardino, California, en diciembre pasado, propuso prohibir temporalmente el ingreso de los musulmanes a Estados Unidos.
 
La candidata demócrata a la Casa Blanca Hillary Clinton abandonó temprano, ayer, la ceremonia de conmemoración de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, tras sufrir un malestar. "Durante la ceremonia, ella sintió un agobio de calor y se retiró al apartamento de su hija (Chelsea) y se está sintiendo mucho mejor”, indicó su equipo de campaña en un comunicado. 
 
El incidente sin duda tendrá consecuencias en la contienda por las presidenciales de Estados Unidos, con su rival republicano Donald Trump insistiendo en que la exsecretaria de Estado, de 68 años, no es apta por temperamento ni físicamente para ser presidenta. El canal Fox News reportó, citando una fuente policial, que Clinton parecía haber sufrido un "episodio médico” cuando subía al vehículo que la trasladó desde el Ground Zero.

 

Los atentados, un punto de inflexión para Oriente Medio

AFP  / París
Aunque los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos fracasaron en el intento yihadista de poner de rodillas a la potencia occidental, dejaron como herencia una era de inestabilidad en Oriente Medio que podría prolongarse muchos años, opinan los expertos. 

Siguiendo su doctrina estratégica, Estados Unidos reaccionó con una "fuerza avasalladora” e invadió Irak, una decisión que sembró los gérmenes del caos en el cual buena parte de la región sigue sumergida, dicen los observadores. 
 
Tras un período de desestabilización por la pérdida de su santuario en Afganistán, consecuencia de la invasión occidental de octubre de 2001, Al Qaeda y el movimiento yihadista lograron recuperarse y expandirse a muchos países desde los cuales siguen preparando ataques.
 
"El 11 de septiembre fue el punto culminante de un trabajo de muchos años de Al Qaeda para organizar el ‘atentado histórico’, el ‘Big One’”, señala Didier Le Bret, que acaba de dimitir como coordinador de inteligencia en Francia.
 
Pero ese día, al estrellar cuatro aviones de pasajeros secuestrados -dos contra el World Trade Center, uno contra el Pentágono y otro que cayó en medio del campo cuando volaba hacia Washington- Al Qaeda hizo que los estadounidenses "tomaran conciencia de que eran vulnerables en su propio país. Y eso no pueden aceptarlo”. Su reacción fue "sin términos medios. Esa es su fuerza y su debilidad. (...) Para ellos la respuesta es: Ese es el enemigo. Vamos a abatirlo. Después vemos las consecuencias”. 

Obama: La diversidad de EEUU no es debilidad sino una  gran fortaleza  

 El presidente Barack Obama instó ayer  a abrazar la diversidad de Estados Unidos y no permitir que el terrorismo divida al país, al conmemorarse el 15 aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001. 

Organizaciones extremistas como Al Qaeda o el grupo Estado Islámico "saben que jamás podrán vencer a una nación tan grande y fuerte como Estados Unidos”, dijo Obama en la ceremonia celebrada en el Pentágono, uno de los blancos de los atentados que dejaron casi 3.000 muertos, la inmensa mayoría de los cuales en Nueva York. 
 
"Es por eso que en cambio intentan aterrorizarnos, esperando que el miedo nos enfrente unos contra otros”, agregó. "Y es por eso que es tan importante reafirmar hoy nuestro carácter como nación (...) Nuestra diversidad, nuestra herencia de retazos, no es una debilidad. Aún es, y siempre será, una de nuestras grandes fortalezas”, afirmó. 
 
El Jefe de Estado añadió: "Ese es el Estados Unidos que fue atacado aquella mañana de septiembre. Ese es el Estados Unidos al que debemos permanecer leales”. En una alusión indirecta a las controvertidas propuestas del candidato presidencial republicano Donald Trump, Obama recordó que las personas "que vienen de todos los rincones del mundo, de todos los colores, de todas las religiones” han hecho de Estados Unidos lo que es hoy. 
 
El presidente ha denunciado, en reiteradas ocasiones, la retórica del aspirante republicano a la Casa Blanca. Tras la masacre de San Bernardino, California, en diciembre pasado, Trump propuso prohibir temporalmente el ingreso de los musulmanes a territorio estadounidense. Desde los atentados del 11-S, "la amenaza ha evolucionado”, indicó Obama. "Los terroristas intentan a menudo ataques a más pequeña escala pero de todos modos mortíferos”, agregó, evocando los atentados de Boston, San Bernardino y Orlando. 


4
3