Fiscalía retrocede en el caso de los 43 desaparecidos

En 2015, la Fiscalía declaró la “verdad histórica”, la que fue cuestionada y criticada.
viernes, 16 de septiembre de 2016 · 00:00
AFP  / México

Tras casi dos años de la desaparición de 43 estudiantes en México, la fiscalía recula sobre su llamada "verdad histórica” que sostenía que fueron incinerados en un basurero, investiga a más policías y prepara nuevas búsquedas en la región. 

El subprocurador de Derechos Humanos de la Fiscalía, Eber Betanzos, admitió que lo único que tiene la fiscalía son "líneas de investigación, sin que haya ninguna que sea conclusiva”. 

Un grupo de expertos  designados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que trabajaron en México durante un año refutaron la  "verdad histórica” que sostenía que los estudiantes de Ayotzinapa, de Guerrero (sur), habían sido incinerados en un basurero. 

Basados en análisis hechos por el especialista en dinámica de fuego José Torero, los expertos de la CIDH emitieron dos informes que echaron por tierra esa conclusión en un caso que indignó a la comunidad internacional, poniendo en entredicho al gobierno de  Enrique Peña Nieto. 

A partir de entonces, la fiscalía fue matizando su resolución, y lo último que había sostenido era que al menos una buena parte de ellos habrían sido incinerados. Por recomendaciones de los expertos de la CIDH, la fiscalía contrató a expertos de Alemania, Canadá, España, EEUU y México para hacer un nuevo peritaje.

 Ese análisis "concluye que en ese lugar pudo haber ocurrido un evento de fuego controlado en las fechas en donde ocurrieron los hechos sin que haya un señalamiento de vinculación de que ese evento  haya tenido por destino alguno de los estudiantes”, dijo Betanzos. 

Según las autoridades, los chicos fueron atacados el 26 de septiembre de 2014 por policías corruptos de Iguala (Guerrero, sur) mientras tomaban autobuses para sus actividades políticas y, luego, fueron entregados al cártel Guerreros Unidos. Pero ahora su destino final es un misterio. 

El exfiscal general, Jesús Murillo Karam, declaró en enero 2015 que la "verdad histórica” era que los narcos asesinaron a los jóvenes, incineraron sus cuerpos en el basurero de Cocula y esparcieron sus restos en bolsas en un río.