Bolivia, Venezuela y Ecuador se dieron “un tiro en el pie”

El Gobierno de Brasil reaccionó con dureza a la posición contraria de los gobiernos de los tres países que rechazaron la destitución de Dilma Rousseff.
sábado, 3 de septiembre de 2016 · 01:03
ANF y AFP  / La Paz

El ministro de Asuntos Exteriores de Brasil, José Serra, afirmó que Bolivia, Venezuela y Ecuador se dieron un "tiro en el pie”, ante la decisión de convocar a sus embajadores en una señal de protesta por la destitución de la exmandataria Dilma Rousseff. 

El Canciller afirmó estar seguro de las relaciones con Uruguay, pero no tiene la misma certeza con Venezuela, Ecuador y Bolivia porque al parecer se dieron "un tiro en sus propios pies”.  
Hizo esas declaraciones durante su viaje a la república de China, según el portal digital de OGlobo. 

La reacción de la autoridad se produjo después que Venezuela y Ecuador decidieron retirar de Brasil a sus embajadores y después que el presidente Evo Morales llamó a consulta al embajador José Kinn. Los tres gobiernos asumieron esa posición después que el Senado destituyó a la expresidenta Dilma Rousseff. 

Sin embargo, el Canciller dijo que la experiencia brasileña es un ejemplo de aprendizaje a seguir. "Espero que tengan la madurez suficiente para incluso aprender de la experiencia democrática brasileña”, sostuvo. 

Acotó que no ha visto reacciones similares en otros países "de gran peso”. 

Consultado sobre si estas posiciones contrarias a la destitución de la exmandataria podrían crear una crisis en el Mercosur, dijo que "no, Bolivia no es el Mercosur. Mercosur es Paraguay, Brasil, Uruguay y Argentina. Y Venezuela, que es una fantasía. Solo eso”.

Llamado a consultas

El  gobierno del flamante presidente de Brasil, Michel Temer, llamó el jueves a consultas a sus embajadores en Venezuela, Ecuador y Bolivia, después de que las autoridades de estos tres países tomaran la misma resolución para mostrar su rechazo a la destitución de Dilma Rousseff.

Como ya ocurrió cuando la ahora exmandataria fue suspendida en mayo, el ministro de Exteriores del nuevo gobierno, José Serra, respondió con contundencia a las críticas de los viejos aliados del gigante sudamericano durante los 13 años de gobierno de izquierda, concluidos el miércoles con el histórico voto del Senado.

La reacción más fuerte, sin embargo, fue para el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cuya administración había anunciado el retiro de su embajador, así como el congelamiento de sus relaciones con Brasil, al condenar "enérgicamente” la salida de Rousseff calificándola como "golpe de Estado parlamentario”.

"El Gobierno venezolano no tiene ninguna moral para hablar de democracia, ya que ellos no adoptan un régimen democrático”, afirmó Serra en declaraciones a la web de la Presidencia.

"Un país que tiene prisioneros políticos no vive en una democracia”, añadió el ministro de  Asuntos Exteriores de Brasil.

Al inicio de la noche del miércoles, el ministerio había emitido una nota de repudio a la postura de Venezuela, al considerar que "revela un profundo desconocimiento de las leyes de Brasil y niega frontalmente los principios y objetivos de integración latinoamericana”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

238
19

Comentarios

Otras Noticias