Obama cancela reunión con el Presidente que lo insultó

El primer mandatario filipino, Rodrigo Duterte, se arrepintió de lo que dijo y pidió disculpas al Presidente de Estados Unidos.
miércoles, 07 de septiembre de 2016 · 00:00
AFP  / Vientian

El presidente de EEUU, Barack Obama, canceló un encuentro previsto para ayer en Laos con su homólogo filipino Rodrigo Duterte, que la víspera lo llamó "hijo de puta”. Los dos mandatarios iban a reunirse en el marco de la cumbre de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN), que se celebra en Vientián. 

Duterte "lamenta que sus comentarios a la prensa hayan causado tal controversia”, se disculpó el Gobierno filipino en un comunicado publicado justo antes del inicio de la cumbre. "El presidente Duterte explicó que los comentarios de prensa según los cuales el Presidente lo iba a sermonear sobre las ejecuciones extrajudiciales lo llevaron a hacer este virulento comentario”, agregó el texto. 

El lunes en Manila, Duterte se había referido ante la prensa a lo que podía decirle Obama sobre los derechos humanos, y en particular sobre sus métodos en la lucha contra el narcotráfico.
 
"Debes ser respetuoso. Y no sólo lanzar preguntas y comunicados. Hijo de puta, te voy a maldecir en ese foro”, dijo Duterte. "Nos vamos a revolcar en el lodo como cerdos si me hace eso”, añadió.

El Presidente filipino es muy criticado por haber incitado a los filipinos a matar ellos mismos a los toxicómanos y traficantes. Estas ejecuciones extrajudiciales ya dejaron oficialmente unos 3.000 muertos desde que Duterte llegó al poder en junio. 

Ésta es la primera reunión internacional en la que participa Duterte, que llegó al poder tras una campaña electoral dominada por un discurso populista. El Presidente filipino, que multiplica los exabruptos, amenazó con salir de la ONU y romper relaciones con Washington y Canberra. 

Durante la cumbre, el presidente Obama sin embargo deberá probablemente cruzarse con su homólogo filipino. Ben Rhodes, un consejero cercano a Obama, aseguró a la prensa que, a nivel más general, las relaciones con Filipinas "seguían siendo muy solidas”, insinuando una posible reunión informal entre Duterte y Obama el miércoles. 

El conflicto entre Estados Unidos y Filipinas se produce en un momento crucial para la región, con el Gobierno chino tratando de tomar el control sobre el mar de China Meridional, impugnado, además de  Filipinas, por Vietnam, Malasia, Brunei y Taiwán.

El sudeste asiático ocupa un importante lugar en la política exterior y comercial de Estados Unidos en esta región del mundo. En una primera rueda de prensa el martes, Obama insistió en el hecho de que "el interés de Estados Unidos por Asia del Pacífico no es un capricho pasajero”, sino "el reflejo de intereses nacionales fundamentales” de Washington a largo plazo.

Comentarios

Otras Noticias