Aquarius, un filme emblema de la resistencia contra Temer

El largometraje se estrenó en Brasil el 1 de septiembre, exactamente un día después de la destitución de la presidenta Dilma Rousseff.
viernes, 09 de septiembre de 2016 · 00:00
AFP  / Brasilia

La película brasileña  Aquarius, nominada a la Palma de Oro en Cannes y estrenada recién en Brasil, se convirtió, sin proponérselo, según su director, en un símbolo de la resistencia del mundo artístico al gobierno conservador de Michel Temer. 

La polémica comenzó en Cannes en mayo, cuando en la alfombra roja de la mayor vitrina del cine internacional el director Kleber Mendonça Filho y su elenco, que incluye a la estelar Sonia Braga, sacaron a relucir carteles que denunciaban "un golpe de Estado”. 

Al otro lado del océano, la entonces presidenta de izquierda Dilma Rousseff acababa de ser suspendida por el Senado, a la espera de un juicio de destitución que concluyó la semana pasada con su remoción definitiva, por acusaciones de manipulación de las cuentas públicas. 

El largometraje se estrenó en Brasil el 1  de septiembre, exactamente un día después de la destitución de Rousseff, y se convirtió en un emblema del descontento de la izquierda intelectual, que llenó las salas y acompañó las proyecciones con aplausos, pancartas y gritos de "¡Fuera Temer!”. Sin tratar directamente sobre la crisis, la película "termina siendo muy política”, dijo Mendonça Filho. 

Sonia Braga encarna a Clara, una periodista jubilada que se niega a abandonar su apartamento frente a la playa en Recife (noreste), pese a las presiones de una constructora que quiere sustituir el edificio por un complejo inmobiliario de lujo. Es una "coincidencia paranormal” con la trama política de Brasil, considera su director. 

"La historia de la película puede ser vista como la historia de Dilma (Rousseff), algo que francamente nunca planeé: una mujer que está siendo desalojada de manera injusta. Existen por detrás poderes que quieren que ella salga”, afirmó Mendonça Filho. 

En los primeros cuatro días de exhibición, la cinta cosechó 55.000 espectadores -un número significativo para una producción local- y se encuentra entre los 16 largometrajes brasileños que aspiran a representar a su país en la competencia por el Oscar a mejor película en lengua extranjera. 

Otras polémicas, sobre la clasificación del filme a como "apta para mayores de 18 años” (luego modificada para mayores de 16) y sobre la elección de los miembros de la comisión que escogerá el representante para el Oscar, la pusieron aún más en el foco.

 Desde que Temer asumió el comando de Brasil, aun siendo presidente interino, emprendió una serie de reformas que generaron rechazo en  sectores de izquierda y en gran parte de la comunidad artística, como la eliminación del Ministerio de Cultura, una decisión que luego revirtió. 

Artistas de la talla de Caetano Veloso y Chico Buarque se sumaron a esta oposición: Caetano Veloso publicó una foto en las redes  con un cartel "Fora Temer” antes de subir al escenario durante la apertura de los Juegos Olímpicos de Río en agosto, y en sus más recientes conciertos en Europa el público cantó consignas contra Temer. Chico, por su parte, acompañó al expresidente Lula en la tribuna de honor durante la maratónica sesión en que Rousseff declaró ante el Senado.
2
1

Comentarios

Otras Noticias