Para los catalanes la ruptura con España es irremediable

Al grito de “¡Fuera las fuerzas de ocupación!”, cientos de miles de personas salieron a las calles ayer en Barcelona, en el marco de una huelga general.
miércoles, 4 de octubre de 2017 · 00:00
AFP / Barcelona

 "Ha llegado el momento de la independencia”, afirmó con firmeza Jordi Martí Bautista, uno de los manifestantes que se echó a la calle ayer en Barcelona para protestar contra la respuesta policial al referéndum del domingo. 

Este exfuncionario de aduanas jubilado, de 68 años, votante del partido independentista de extrema izquierda CUP (Candidatura de Unidad Popular), dijo que la violencia de la Policía no da alternativa, como estimaban muchos otros de los cientos de miles de manifestantes en esta jornada de huelga general.

Al grito de "¡Fuera las fuerzas de ocupación!”, unas 700 mil personas salieron a las calles ayer en Barcelona, en el marco de una huelga general para denunciar la violencia policial durante el referéndum de autodeterminación prohibido por la justicia, que agravó la crisis con el Gobierno español. 

Convocados por sindicatos, partidos y asociaciones a paralizar esta región de 7,5 millones de habitantes, los manifestantes marcharon desde la mañana en columnas, que obligaron a cortar la circulación en diferentes puntos.

 "Las calles serán siempre nuestras”, "Adiós España”, "Independencia”, gritaban los manifestantes, en su mayoría estudiantes. "Creo que esto ya es imparable, la gestión que ha hecho el Gobierno de España ha sido horrorosa”, decía a la AFP Albert Auset, informático de 51 años, que acompañaba a sus dos hijas, de 18 y 21 años, ataviadas con banderas independentistas.

 "¡Lo que han hecho las fuerzas de seguridad del Estado no lo vamos a olvidar en una generación!
 
El 1 de octubre fue el día de la fundación de la nueva Republica”, afirmó  Jordi Martí. "Fue el detonante final”.

En uno de los pocos restaurantes abiertos en la plaza Universidad, unas enfermeras almorzaban chorizo y patatas bravas tras manifestarse al grito de "Independencia”. "Hasta ahora tenía mis dudas, porque no veía claro que la independencia nos beneficiase, y voté no el domingo. Pero con la represión me doy cuenta de que tenemos que irnos” de España, explicó una de ellas, María Dolores Pardillo,  de 59 años.

Enzarzado desde hace años en un conflicto creciente con el gobierno del conservador Mariano Rajoy, el ejecutivo catalán llevó a cabo el domingo una consulta sobre la independencia pese a la prohibición del Tribunal Constitucional. 

En un intento de impedirlo, policías nacionales y guardias civiles recurrieron a porras, patadas, empujones y balines de goma contra manifestantes decididos a votar. Pese a todo, 2,2 millones de personas lograron participar en la consulta. Ante el boicot de los partidarios del no, un 90% votó a favor de la independencia.

Los comisarios europeos abordaron la cuestión, pero descartaron mediar, reiterando su posición de que "esto es un asunto interno de España”. La  UE y la ONUs pidieron al gobierno de Rajoy que dialogue con el ejecutivo independentista catalán, que amenaza con una declaración unilateral  

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

65
4