Las Vegas, la ciudad del glamur y los casinos, consume el agua que recicla

El agua de los alcantarillados es llevada a plantas de tratamiento que se encargan de “limpiar” el líquido para ser devuelto al lago Mead, la principal y única fuente de abastecimiento de la ciudad.
domingo, 12 de noviembre de 2017 · 03:00
Juan Carlos Véliz Morejón   / Las Vegas, EEUU
 
Las Vegas, la ciudad del glamur y los casinos en el estado de Nevada (Estados Unidos), no puede darse el lujo de desperdiciar ni una sola gota de agua porque este recurso tiene fecha de caducidad.
 
Aunque parezca increíble, en esta urbe que concentra a más de dos millones de habitantes el agua residual es reciclada para ser devuelta a la fuente de suministro: el lago "artificial” Mead.
 
Ese lago que se alimenta el río Colorado provee más del 90% de los recursos hídricos a la "ciudad del pecado”, como también se le conoce a Las Vegas.
 
El arroyo que nace en los nevados y se alimenta de otros ríos menores avanza por el desierto hasta llegar al lago Mead, creado artificialmente en la década de 1940 después se construyó la represa Hoover Dam, una de las obras de ingeniería civil más ambiciosas del  siglo pasado.
 
El agua del alcantarillado y el agua de las ocasionales lluvias llegan a una planta de tratamiento de aguas residuales donde es tratada bajo estrictos estándares de calidad y son "devueltas” al río Colorado que desemboca en el lago Mead, la principal fuente de suministro de agua.
 
"Al tratar el agua del río Colorado después de ser utilizada y devolverla al lago, el sur de Nevada puede ampliar su consumo del río Colorado. Por cada galón (3,7 litros) de agua tratada devuelta al río, el sur de Nevada puede retirar y usar un galón adicional más allá de la asignación básica de Nevada” explicó Zane L. Marshall, director de la Autoridad del Agua del Sur de Nevada (SNWA, en inglés).
 
El río Colorado suministra de agua a siete estados (Colorado, Utah, Wyoming, Nuevo México, Arizona California y Nevada) y llega hasta el golfo de California (México). Es una de las  venas más importante de agua en la zona más seca de Estados Unidos que en la última década sufrió un descenso preocupante.
 
Página Siete conoció de primera mano la situación del agua en el sur del estado de Nevada porque formó parte del programa Water Resources Management organizado por el Departamento de Estado de EEUU.
 
 Las Vegas recibe sólo el 2% del agua del lago Mead como parte de un acuerdo entre estados durante la construcción de la gran represa Hoover Dam en plena  depresión económica.
 
Con sus impresionantes hoteles, casinos, teatros, locales, luces y las aguas danzantes como el del Bellagio, Las Vegas no registra un consumo significativo de  agua aunque su población va en aumento, pero el nivel del agua está bajando. Desde el año 2000, el lago Mead registró un descenso de al menos 40 metros. 
 
Ante esa  realidad, las autoridades  que administran el líquido vital  tomaron medidas para enfrentar impactos  extremos como una sequía   del lago. Una de ellas es la "erradicación” del césped de los jardines de las casas y de las avenidas de Las Vegas.
 
En esa ciudad, los vecinos que remueven el césped reciben un pago de dos dólares por metro cuadrado y asistencia técnica para la implementación de plantas resistentes a la sequía en lugar del césped como cactus.
 
Las jardineras de la ciudad  están llenas de granza pesada de color rosa y marrón, piedras, cactus, paja brava y esculturas de chatarra a diferencia del centro de Las Vegas donde se levantan torres fabulosas como el Mandalay Bay, Caesar’s Palace,  el Venetian y la réplica de la Torre Eiffel que concentra a todo el mundo en un solo lugar. 
 
Otra medida para evitar la escasez de agua son las tarifas escaladas de agua, facturas altas para los que consumen más agua.
 
Pero una de las medidas con proyección de futuro es la construcción de un túnel de cuatro kilómetros hacia la base del lago Mead con una inversión de 817 millones de dólares.
 
Esa nueva toma es la "salvación” de Las Vegas en caso de que el nivel de agua descienda hasta la base. Actualmente hay dos tomas para captar agua del lago que tiene una extensión de 35 kilómetros cuadrados: la primera  toma está en la parte superior del lago y la segunda en el medio.
 
El concepto de agua en Estados Unidos se asemeja a los ahorros bancarios, Las Vegas y otras ciudades que beben de la fuente principal por ejemplo pueden ahorrar agua en caso de que su consumo no es alto o  pueden usar  más agua que la asignada siempre y cuando se devuelva el agua al río la misma cantidad.
 
Lo inevitable parece estar en camino, la extinción del agua en el lago Mead. No obstante, las autoridades del área tienen proyectos que van más allá del año 2065, cuando podrían registrarse algunos problemas, y una de ellas tiene su mirada en el agua de mar: la desalinización del líquido para el consumo humano.

 

 Voluntariado y conciencia ambiental, las bases

 

El voluntariado juega un papel importante en la conservación del agua en Las Vegas. Los Vaqueros son una organización benéfica que tiene la misión de ayudar a niños en situación de riesgo, familias de militares activos y retirados y otros grupos vulnerables.
 
Este colectivo integrado por al menos 30 personas promueve la implementación de jardines hidropónicos y otras actividades que consumen poca agua. El trabajo que realizan estos voluntarios no recibe financiamiento económico del condado o de autoridades sino financia sus actividades con donaciones de los mismos integrantes o empresas privadas.
 
La reserva Springs es otra experiencia para asumir una conciencia ambiental y es un testimonio vivo de que el agua es un recurso finito. En esta zona alejada del centro estaban las primeras represas de agua que alimentaron el desierto de Mojave pero se secaron y ahora funciona como parque.
 
En este lugar se asentaron los primeros indígenas, luego llegaron colonizadores españoles y después llegaron los fundadores de la "ciudad del pecado”, pero el agua no abasteció y expiró.
 
Ahora es un área referencial porque es un valle con cientos de plantas del desierto que "florecen” bajo un sol abrasador; entre esas plantas hay cactus de todo tipo, arbustos y otros vegetales que no requieren mucha agua para vivir.
 
Es un sitio abierto para estudiantes y sus familias que pueden apreciar especies naturales y aprender cómo cuidar el medio ambiente y además se puede observar cómo llega el agua a Las Vegas desde el lago Mead.

 

Manejo del agua: 10 bolivianos viajaron a EEUU 

 

Diez ciudadanos bolivianos, entre autoridades y técnicos de gobiernos municipales de La Paz, Tarija, Cochabamba y nacionales, académicos, investigadores y periodistas viajaron a EEUU con un programa sobre agua.
 
El programa  arrancó en la ciudad de Sacramento, capital del estado de California,  que entre 2013, 2014 y 2015 afrontó una grave sequía que dejó lecciones valiosísimas para el cuidado del agua potable y el agua residual.
 
En esa ciudad, por ejemplo, se prioriza el agua para el consumo humano y se implementó un programa educativo para el cuidado del líquido vital que incluye el cambio de color del jardín, de verde a marrón.
 
Como parte del programa de Liderazgo para Visitantes Internacionales (IVLP), la delegación boliviana visitó también las ciudades de Las Vegas y Baltimore.
 
El viaje, que duró 10 días fue auspiciado por la Embajada de EEUU y tenía el objetivo de ofrecer una oportunidad para que profesionales y autoridades nacionales puedan observar de cerca los programas más exitosos en el manejo y conservación del agua.
 
Los 10 bolivianos se reunieron con autoridades locales y estatales que administran los servicios de agua potable y saneamiento, y visitaron plantas de tratamiento de aguas servidas, la represa Hoover Dam en la que también funciona una hidroeléctrica.
 
Una de las experiencias sobre el manejo del recurso hídrico  que llamó la atención es el reciclaje del agua para ser devuelta a los ríos o al mar para que pueda ser utilizada por otras ciudades.

 


38