La izquierda radical irrumpe en la arena política de Chile

Beatriz Sánchez, una periodista muy popular, recogió los réditos de su discurso anticorrupción y antiélite, en particular entre los jóvenes de clase media.
martes, 21 de noviembre de 2017 · 00:00

AFP / Santiago


 Con un caudal de 1,3 millones de votos, Beatriz Sánchez, la candidata del Frente Amplio, Podemos chileno, se ha convertido en un actor clave en el nuevo escenario político que dejaron las elecciones del domingo. 


No solo ha quedado en tercera posición a dos puntos del oficialista Alejandro Guillier, que le disputará la presidencia el 17 de diciembre al expresidente Sebastián Piñera en la segunda vuelta, sino que ha pasado de tres a 20 diputados y ha conquistado un escaño en el Senado. 


“Es el remezón más grande que ha tenido la política chilena desde el retorno de la democracia” en 1990, dice a la AFP el analista Mauricio Morales, de la Universidad de Talca. 


Esta joven formación nacida en marzo e integrada por movimientos de izquierda y algunos de los líderes de las protestas estudiantiles pretende atraer a los críticos de la política tradicional -en su mayoría jóvenes- y a los desencantados de la izquierda que apuntaló al gobierno de la socialista Michelle Bachelet. 


Tras estas elecciones, el poder de negociación es muy fuerte para esta formación con vistas a la segunda vuelta, dice el analista René Jara, de la Universidad de Santiago. 


El Frente Amplio está obligado a negociar si quieren que no se repita lo que ocurrió en 2009, cuando la derecha de Sebastián Piñera ganó la elección frente al demócrata cristiano Eduardo Frei, que no logró el apoyo de Marco Enriquez-Ominami (izquierda), dice a la AFP el analista. 


“Si no, serán los responsables de una vuelta de Piñera” al poder, que el domingo se quedó con 2,4 millones de votos, un resultado muy inferior al que auguraban las encuestas. 


El multimillonario empresario no tiene ahora más remedio que echarse a los brazos de José Antonio Kast, que reivindica el legado de la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990) para tratar de capitalizar el medio millón de votos que obtuvo el domingo. 


Guillier, el candidato de la Nueva Mayoría, que se enfrentará en el balotaje con Piñera, no se demoró en hacerle un guiño a Sánchez y a la candidata de la Democracia Cristiana, Carolina Goic, cuyos apoyos serán vitales para una victoria de la izquierda el 17 de diciembre. 


“Necesitamos reconstruir una unidad profunda de todos los chilenos y chilenas que estamos por los cambios”, dijo Guillier en su primer discurso, antes de agregar que “necesitamos ir a la segunda vuelta con propuestas claras que nos agrupen a todos, de modo que todos se sientan parte de lo que será mi gobierno”.


Pero el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, uno de los máximos referentes del Frente Amplio, dejó claro que el apoyo a Guillier va a ser caro. “Para votar por Alejandro Guillier tienen que pasar muchas cosas”, declaró Sharp este lunes a Tele13 radio. 


“Hoy día lo que tiene que entender la Nueva Mayoría es que hay un empate técnico. La forma de relacionarnos a partir de ahora debería ser distinto”, agregó.


Sánchez, una periodista de radio y televisión muy popular, recogió los réditos de su discurso anticorrupción y antiélite en particular entre los jóvenes de clase media urbanos. 


“Si no hacemos un cambio, si no hacemos una reflexión este país se está llenando de rabia y de miedo”, dijo recientemente en una entrevista con la AFP. 


Al igual que ha pasado en España o en Grecia, la aparición de la izquierda radical en Chile que arremete contra la globalización y el poder económico de los grupos de poder, corresponde a un fenómeno más global.

 Un balotaje de    final abierto


 El expresidente derechista Sebastián Piñera y el senador oficialista Alejandro Guillier disputarán en diciembre el balotaje de las presidenciales chilenas, que se presenta con un final abierto y en el que la izquierda radical jugará un papel determinante tras los resultados del domingo en primera ronda. 


Si bien Piñera ganó el domingo como todos los pronósticos lo indicaban, incluso algunos auguraban su victoria con mayoría absoluta en primera vuelta, la votación obtenida por el exmandatario (2010-2014) fue menor a la esperada, con un 36,6% de los sufragios. 


A la inversa, el voto obtenido por la izquierda radical, agrupada en la candidatura de la periodista Beatriz Sánchez, fue la sorpresa, dejándola ahora con la llave de la segunda vuelta, la que tiene para analistas un pronóstico totalmente abierto.  “Piñera aparece ocho o nueve puntos por debajo de lo esperado y esto es un ingrediente que le imprime dramatismo e incertidumbre a la segunda vuelta. La clave será lo que haga el contingente de electores que apoyó a Beatriz Sánchez”, dijo   el analista Marcelo Mella.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

61
2