Continúa búsqueda angustiosa del submarino ARA San Juan

Sin salir a la superficie, el aparato tiene capacidad de oxígeno para su tripulación por siete días y siete noches; los rescatistas no pierden las esperanzas.
miércoles, 22 de noviembre de 2017 · 00:00

AFP / Mar del Plata


 La angustiosa búsqueda del submarino argentino con 44 tripulantes perdido en el Atlántico desde hace seis días, se intensificó ayer con fuerte colaboración internacional, gracias a una mejora de las adversas condiciones climáticas. 


Una balsa inflada a la deriva que había sido divisada en la madrugada del martes por una aeronave y a la que dos buques se acercaron a rescatar en medio de la fuerte tormenta, estaba vacía y no pertenece al submarino, informó el portavoz de la Marina de Guerra (Armada), Enrique Balbi, en rueda de prensa este martes en Buenos Aires. 


A su vez, fueron divisadas en el horizonte dos bengalas blancas pero no fue posible aún ubicar su origen. Se presume que no son del ARA San Juan porque los submarinos cuentan con bengalas rojas para emergencias y verdes para adiestramiento, dijo el portavoz. 


“No habíamos descartado ninguna hipótesis. Suponiendo la fase más crítica que sería que el submarino esté en inmersión y que no pueda emerger, estamos en el sexto día de oxígeno”, dijo Balbi, quien prefirió no aventurar conjeturas. 


Sin salir a la superficie, el San Juan tiene capacidad de oxígeno para su tripulación por siete días y siete noches. “Como submarinista, no pierdo esperanzas”, dijo. Consideró auspiciosa la mejora del clima luego de varios días de temporal con fuertes vientos y olas de cinco y seis metros, que hacían casi imposible la búsqueda en superficie. 


“Por suerte empieza a bajar la intensidad del viento, con olas de tres o cuatro metros, que permitiría un barrido tridimensional del fondo”, afirmó Balbi. 


El submarino zarpó hace nueve días de Ushuaia, en el extremo sur de Argentina, y era esperado el domingo pasado en Mar del Plata, 400 km al sur, su apostadero habitual. 


Tras haberse ilusionado en los últimos días con dos indicios que resultaron negativos, la incertidumbre se fue transformando en angustia para los familiares de los tripulantes.  


La sensación es  que nos van a decir hoy: “Ya llegan”, confesó María Morales, madre de Luis, uno de los tripulantes. 


Un ruido desde el fondo del mar registrado el lunes por buques argentinos, generó ilusión hasta que se descartó que proviniera del submarino. La nave reportó una avería en las baterías, previo a su última comunicación hace una semana.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

61
3