Acusan a policías y paramilitares de los últimos asesinatos en Venezuela

De las 5 víctimas, dos han caído por balas de la policía y tres supuestamente por acción de los colectivos revolucionarios
viernes, 14 de abril de 2017 · 07:29
elmundo.es/ Daniel Lozano
La oposición venezolana ha regresado hoy a las calles de varios estados del país en su cruzada de desgaste contra Nicolás Maduro. Y lo ha hecho en medio de la represión revolucionaria, que ya ha costado la vida de al menos cinco personas, abatidas por las balas de paramilitares y policías, según las denuncias de oposición, familiares y autoridades del estado de Lara.

La escalada del conflicto político también incluye el asedio oficialista contra la Iglesia Católica, crítica con la revolución, y los reclamos contra el propio Nicolás Maduro, que provocaron una lluvia de huevos y objetos contra el primer mandatario durante el desfile militar de San Félix.

De las cinco víctimas mortales, dos han caído por balas de la policía y tres supuestamente por la acción de los famosos colectivos revolucionarios, una mezcla de radicales bolivarianos y paramilitares que actúan con impunidad, incluso connivencia de las Fuerzas de Seguridad.

Entre los asesinados está Brayan Principal, un estudiante de sólo 14 años que recibió un balazo en el abdomen. El joven, huérfano, acudió a comprar café en medio de las refriegas organizadas por los radicales chavistas. Algo parecido sucedió con el modelo y deportista Gruseny Antonio Calderón, de 32 años, quien luchó por su vida durante 24 horas, tras ser alcanzado por otro disparo asesino.

A ambos les precedió el panadero Miguel Colmenares, de 36 años, abatido al salir de su trabajo en una zona donde en ese momento actuaban estos grupos irregulares. Los tres casos se produjeron en el estado Lara, gobernado por el opositor Henri Falcón, quien ha dirigido su dedo acusador contra los paramilitares, "involucrados en hechos violentos que procuran callar el sentimiento de una gran mayoría".

Infiltrados en las protestas
Falcón, criticado por la oposición más radical, aseguró que "hay funcionarios que participan en esos grupos de colectivos paramilitares". El líder de Avanzada Progresista ha ordenado a su policía regional realizar trabajos de inteligencia para descubrir a los infiltrados en las protestas.
"No permitan grupos que hoy asesinan ciudadanos, hay que disolverlos", volvió a exigir Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, a las Fuerzas Armadas, que también participan en la represión a través de la Guardia Nacional.

Las otras dos víctimas, Jairo Ortiz (19) y Daniel Queliz (19), ambos estudiantes, murieron al ser alcanzados por las balas disparadas por un policía nacional y un policía regional de Carabobo, respectivamente. La Fiscalía General ordenó el arresto de varios agentes.

También en medio de un bombardeo con gases lacrimógenos murió en su hogar de Caracas la anciana Ricarda González (87). Sufría asma y otras dolencias cardíacas.

"No podemos admitir las vidas venezolanas que el régimen está dispuesto a sacrificar para perpetuarse en el poder", criticó Luis Almagro, secretario general de la OEA y uno de los principales detractores del chavismo en el continente.

Represión contra los manifestantes y asedio contra la Iglesia. El cardenal Jorge Urosa sufrió la embestida de un grupo de radicales chavistas en medio de su homilía antes de comenzar la tradicional procesión del Nazareno de San Pablo, en la Basílica capitalina de Santa Teresa. Fueron los propios cargadores junto a varios feligreses quienes protegieron al cardenal, mientras unos gritaban libertad y otros "¡Chávez vive, la lucha sigue!".

"El conflicto en el país ha escalado", resumió el politólogo Luis Vicente León, quien también considera un "símbolo negativo muy importante" la lluvia de huevos y objetivos que cayó sobre Maduro al terminar el desfile militar de San Félix.

Cientos de opositores han recorrido Caracas desde el oeste hasta la parroquia de San Pedro bajo la lluvia. Al acabar la marcha, grupos de manifestantes volvieron a tomar la autopista y fueron reprimidos por las bombas lacrimógenas habituales.


AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

110
64