Afganistán: Bomba lanzada por EEUU dejó 90 yihadistas muertos

Autoridades locales informaron que casi una centena de combatientes del Estado Islámico fallecieron tras el ataque estadounidense del pasado jueves.
domingo, 16 de abril de 2017 · 00:00
AFP  / Afganistán
 
Al menos 90 combatientes del grupo Estado Islámico (EI) murieron el jueves en Afganistán por el lanzamiento de una bomba estadounidense, según un nuevo balance comunicado ayer, mientras las fuerzas afganas proseguían sus operaciones contra los yihadistas.
 
 La aviación estadounidense utilizó el jueves por primera vez en combate la GBU-4/B3, una bomba aérea de artillería masiva (MOAB), conocida como la "madre de todas las bombas”, contra posiciones del grupo yihadista en la provincia oriental de Nangarhar, fronteriza con Pakistán.
 
En un principio, las autoridades locales calcularon  36 fallecidos,   pero recientemente reportaron que hubo más bajas.  Entre los muertos se encontrarían al menos cuatro altos mandos de la sección afgana del Estado Islámico. 
 
Se identificó a un hombre como Hamza, hermano de un comandante del EI también fallecido, y a otros dos como Abubakar y Mohammad Abrani.
 
La bomba GBU-43/B, el arma más poderosa no nuclear de EEUU fue lanzada a las 19:30 (hora local) desde un avión MC-130 de la fuerza aérea estadounidense. Ésta mide 9,1 metros de largo y tiene poco más de un metro de diámetro. Contiene unas nueve toneladas de explosivo y su impacto alcanza hasta tres kilómetros de distancia desde el lugar del impacto.
 
 Una vez que es lanzada a gran altura se despliega un paracaídas para demorar su caída y que así la tripulación del avión tenga tiempo de alejarse. La bomba es guiada por GPS y tiene un margen de error de 13 metros.
 
Aunque provoca un gran daño y fue diseñado principalmente para destruir túneles, su poder no se compara  a la bomba atómica que EEUU arrojó sobre Japón en 1945. 
 
La primera vez que se probó fue en 2003, pero hasta el jueves pasado nunca había sido utilizada en combate. Como no se trata de un arma nuclear, no es necesaria la aprobación del Presidente para su uso; aunque en una breve declaración Donald Trump dijo estar "muy orgulloso de nuestros militares. Fue otro evento exitoso”.
 
 Después de este hecho no se reportó la muerte de ningún civil y el director ejecutivo de la República de Afganistán, Adbdullah Abdullah, dijo que el ataque se llevó a cabo en coordinación con su gobierno y que se "tomaron grandes precauciones para evitar daños a civiles”. Aunque un vecino que vive cerca de la zona de explosión  contó a la BBC Mundo que algunas casas fueron destruidas y que "la explosión iluminó todo el cielo nocturno”.
 
En el mismo medio de comunicación se informó que, según expertos en seguridad, el EI había construido sus refugios cerca de zonas habitadas por civiles, pero el Gobierno afgano explicó que miles de familias ya habían abandonado la zona en los últimos meses por los combates.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

112
58

Otras Noticias