Marcha opositora se cobra la vida de dos jóvenes en Caracas

Con los fallecimientos de ayer, suman siete los muertos en tres semanas de protestas con las que la oposición exige elecciones generales en Venezuela.
jueves, 20 de abril de 2017 · 00:00
AFP / Caracas

 A punta de bombas lacrimógenas, fuerzas antimotines bloquearon ayer  una gigantesca marcha contra el presidente de Venezuela Nicolás Maduro en Caracas, en la que  estallaron focos de violencia que causaron la muerte de un joven de 17 años y de otra  de 23, ambos por  disparos en la cabeza.

 Los enfrentamientos entre la Policía y manifestantes que les tiraban piedras estallaron en una estratégica autopista y en varios sectores del oeste de Caracas, así como en ciudades de los estados de Zulia, Carabobo, Táchira, Mérida y Anzoátegui.
 
"Falleció. Estaba en un punto de concentración de la oposición para marchar y recibió un tiro por parte de uno de los motorizados que antes lanzaron unas bombas lacrimógenas a la concentración”, declaró a la AFP el presidente del Hospital Clínicas Caracas, Amadeo Leiva. 

"La bala le dio en el cerebro. Él ingresó con signos vitales, pasó a pabellón, pero esas heridas de bala tienen alta estadística de mortalidad”, añadió.

El joven fue identificado luego  como Carlos José Moreno. Su familia confirmó más tarde que el joven iba a jugar al fútbol y se cruzó con la marcha.  

Sobre la segunda víctima mortal de las protestas, un funcionario de la Fiscalía que pidió reserva dijo a la AFP que "es muy reciente aún, tenemos datos preliminares, recibió un disparo en la cabeza”.

    El Ministerio Público indicó que "Paola Andreina Ramírez transitaba por   una plaza de San Cristóbal (una ciudad al oeste) cuando recibió un disparo que le ocasionó la muerte”. 

En tanto, la ONG de derechos humanos Provea aseguró que la muerte ocurrió en el contexto de las manifestaciones  y pidió a la fiscal general, Luisa Ortega, "esclarecer rápidamente dos asesinatos el día de hoy en manifestaciones y establecer responsabilidades”.

  Testigos denunciaron que los responsables de ambas muertes fueron los "colectivos”, grupos civiles que según la oposición fueron armados por el Gobierno y que tildan como fuerzas de choque. "Los colectivos llegaron, como 30 motorizados, y vieron a la chama (chica) que se estaba protegiendo en la plaza sola y le dispararon”, dijo a la AFP un testigo en el lugar que no dio su nombre.

  Las protestas contra Maduro, que se iniciaron el 1 de abril, dejaron otros cinco muertos, decenas de heridos y más de 200 detenidos.

Una dictadura

En lo que la oposición prometió como "la madre de todas las marchas”, la sexta en abril, miles de manifestantes exigieron en Caracas y otras ciudades del país elecciones generales y respeto al Parlamento, único de los poderes públicos que no controla el chavismo. 

"Hay que salir de esta dictadura. Estamos cansados, queremos elecciones para que salga Maduro del Gobierno porque tiene al país destruido. ¡No tengo miedo!”, dijo a AFP Ingrid Chacón, de 54 años, quien asistió a la marcha ondeando una gran bandera venezolana. 

Los opositores salieron de una veintena de puntos de concentración y pretendían confluir en el centro histórico de Caracas, bastión chavista, donde ya miles de seguidores de Maduro vestidos de rojo  se manifestaban.

 En la marcha de apoyo al Gobierno, el presidente Nicolás Maduro dijo que "el pueblo revolucionario ha desbordado las calles de Venezuela para defender la patria”, ante  miles de sus seguidores, una mezcla de simpatizantes, empleados públicos y milicianos.   

Pero contingentes militares y policías bloquearon el paso en puntos estratégicos de Caracas como en las cinco protestas anteriores, que derivaron en choques con saldo de cinco muertos, decenas de heridos y más de 200 detenidos. 

"Estamos resteados (firmes) con Maduro por lealtad a nuestro comandante eterno”, dijo a la AFP desde la manifestación oficialista Nancy Guzmán, docente de 50 años, al referirse al expresidente Hugo Chávez, fallecido en 2013.

 Cuando se acercaba, con las manos en alto, a la barrera con que militares bloqueaban el paso en la avenida Francisco Fajardo, el líder opositor Henrique Capriles recibió una lluvia de gases lacrimógenos. Varios manifestantes huyeron lanzándose al río Guaire (con aguas negras).

El Gobierno había ordenado que la oposición venezolana no pudiera alcanzar su objetivo, la sede de la Defensoría del Pueblo, en el centro, territorio exclusivo para la revolución.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

105
55