Francisco eclipsa la tristeza de miles de fieles en El Cairo

“ No tenemos miedo de ir a la iglesia en Egipto”, dijo Nabil Shukri. “El Papa ha borrado la tristeza y la ha remplazado por júbilo”, sostuvo Manal George.
domingo, 30 de abril de 2017 · 00:00
AFP / El Cairo

  Globos, canoas y silbidos de alegría. En una plaza de El Cairo, hombres en chilaba se codearon con mujeres vestidas con elegantes trajes para una misa del papa Francisco que eclipsó la tristeza de la comunidad cristiana, objetivo de ataques yihadistas. 
 
Alrededor de 15.000 fieles asistieron, bajo un sol de justicia, a la misa ofrecida por el pontífice argentino en un estadio a las afueras de El Cairo, bajo fuertes medidas de seguridad, después de que los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) hayan multiplicado sus ataques contra los cristianos en Egipto. 
 
"Es un encuentro histórico, puede que no se repita”, declaró Maged Francis, un ingeniero copto católico  en el momento de la entrada del Papa a bordo de su pequeño automóvil de golf.
 
"Hoy la alegría eclipsa la tristeza de las últimas semanas”, añadió. La comunidad cristiana egipcia sigue todavía de duelo por la muerte de 45 personas, tras los atentados suicidas perpetrados en dos iglesias ortodoxas el pasado 9 de abril, que fueron reivindicados por el EI.
 
"Con su viaje, el Papa ha borrado la tristeza y la ha remplazado por júbilo”, confirmó Manal George, que acudió con su sobrino desde un barrio de clase media de El Cairo. 
 
"Ha venido para traernos la paz, la bendición y para tranquilizarnos”, se complació. En un estadio del Ejército, con capacidad para 30.000 personas, las gradas estaban medio llenas. 
 
Junto a las familias que asistieron a la misa  había también monjas vestidas con sus austeros atuendos blancos o grises, así como clérigos franciscanos en sotana marrón.  Un retrato de la Virgen María, enganchado a globos de colores, flotó suavemente, dejándose balancear por el viento. 
 
 Salam Alaikum
 
En los pasillos entre las gradas, los boyscouts, con camisas beige cubiertas de insignias, repartieron botellas de agua. Los fieles izaron la gorra blanca creada para la ocasión con el eslogan de la visita del soberano pontífice al país árabe más poblado: "El Papa de la paz en el Egipto de la paz”.
 
 "¡Salam Alaikum!” (Que la paz esté con ustedes), fueron las primeras palabras del pontífice argentino durante la misa que, pronunciadas en árabe, fueron saludadas con un torrente de aplausos. 
 
El Papa se instaló en una tarima en el centro, bajo un elegante toldo blanco y rojo. A continuación el éxtasis dejó lugar al fervor religioso. A la misa, pronunciada en italiano, le acompañaron los cantos de la coral, en italiano, francés y árabe, interpretados por voces de tenor, de contralto y de bajo. Además, se entonó el Padre Nuestro en árabe. 
 
Muchos clérigos en hábito de misa blanco, oro y rojo  se dispersaron por las gradas para dar la comunión a los fieles. Mientras tanto, los cantos litúrgicos coptos y árabes, con acentos melódicos, invadieron la atmósfera, acompasados por el sonido estridente de los timbales. 
 
El EI anunció que multiplicaría los ataques contra la comunidad cristiana, por lo que el estadio estaba bajo alta seguridad. Los helicópteros patrullaron sobre el recinto y alrededor de la zona, los policías, vestidos de civil y armados con fusiles de asalto, hicieron guardia.

 

El Papa aboga por la caridad en su misa celebrada en Egipto
 
El papa Francisco abogó por la hermandad y la caridad frente al extremismo ante miles de fieles en un estadio de El Cairo, bajo un gran dispositivo policial, tres semanas después de los atentados contra la minoría cristiana en Egipto. 

El pontífice argentino, en visita desde el viernes en Egipto para promover la paz y la concordia entre musulmanes y cristianos, consideró durante la misa que la verdadera fe es la que conduce "a vivir la cultura del encuentro, del respeto y de la hermandad. Ésta consiste en ver en el otro no a un enemigo al que hay que vencer, sino a un hermano al que hay que amar”, insistió. 
 
Pues, ¡el único extremismo admitido por los creyentes es el de la caridad! ¡Cualquier otra forma de extremismo no viene de Dios y no le gusta!”. 
 
 El Papa, de 80 años, dio una vuelta al estadio, sonriente, a bordo de un coche eléctrico descapotable, parándose a besar a un grupo de niños vestidos con trajes dorados inspirados en el antiguo Egipto. Al son de cantos religiosos, Francisco subió a un gran estrado e inició su homilía, pronunciada en italiano y traducida al árabe por un intérprete
 
Desde primera hora de la mañana, los fieles llegados en autobuses pasaron varios controles de Policía para llegar al estadio militar. "Me gusta el Papa, sonríe, se implica, es guapo. Sus palabras son fuertes y me llegan”, dijo Wessam Adel, un scout de 21 años.

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

75
2

Comentarios

Otras Noticias