Fernando Salazar: “Bolivia ha quedado herida de muerte en la OEA”

Afirmó que la lección del incidente es que “necesitamos un servicio exterior especializado, con gente que conozca su oficio”.
miércoles, 5 de abril de 2017 · 03:00
Pablo Peralta M.   / La Paz 

Fernando Salazar, quien  fue presidente del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) en 1983,  dijo que con el incidente del lunes Bolivia quedó herida de muerte,  y que ello persistirá  mientras Diego Pary -representante del país- permanezca acreditado en ese organismo.

 El internacionalista explicó que esta no es la primera vez que el país ocupa la presidencia del consejo en momento de una grave crisis. En octubre de 1983, Bolivia presidía esa instancia y llamó a una reunión para tratar el tema de la invasión a Granada, "cuando un contingente de marines del país más poderoso del mundo (EEUU) invadió uno de los países más pequeños del mundo”.  

En aquella oportunidad, Salazar -como presidente del Consejo Permanente-  convocó a una reunión extraordinaria del cuerpo colectivo y logró el consenso de la mayoría. "Esta reunión, luego un extenso debate, concluyó con la reafirmación del  principio de no intervención y la condena de la acción militar perpetrada”.

Como presidente, ¿qué postura asumió tras la reunión? 

Demandé que se detenga la intervención armada en Granada y el retiro inmediato de las tropas ocupantes. 

¿Cómo logró éxito entonces? ¿Y cómo analiza lo que pasó el lunes?

En 1983  utilicé el diálogo, la persuasión  y otros instrumentos diplomáticos para conseguir  mi objetivo. En 2017, el presidente del consejo (Pary)  optó equivocadamente por el camino del desastre. Buscó un subterfugio para no enfrentar una   difícil y dificultosa reunión del consejo  permanente.   Su  precipitación en utilizar un método, que yo lo considero como no convencional,  le ocasionó una derrota diplomática sin precedentes, que no sólo afecta su presidencia, sino también al prestigio de Bolivia. 

De aquí para adelante, y durante tres meses, esa presidencia va a ser tan débil que no va a trascender lo más mínimo, si es que le dejan inclusive sin quórum en la reunión.

Ahora, ¿cómo quedó Bolivia ante el contexto internacional?

Su prestigio está por los suelos, lamentablemente, y lo grave de esto es que el problema de Venezuela puede pasar, pero el desprestigio queda. Yo creo que Bolivia ha quedado herida de muerte en la OEA, algo que persistirá  mientras este señor permanezca acreditado en este organismo.   

 Eso lo digo con experiencia en la diplomacia  multilateral, tanto en la OEA y en las NNUU, porque lamentablemente hay personas que hacen al cargo y hay cargos que hacen a la persona. El señor pensó que el cargo hacía a la persona. La verdad es que la persona hace al cargo y por eso es que metió  la pata sin conocimiento. 

 ¿Qué camino queda?

Hay que enmendar, pero para enmendar se debe  reconocer primero que  se cometió  un error; y por lo que estamos viendo, no se reconoce un error. Más bien se está adoptando una posición de víctima. Aquí quién tuvo  la iniciativa de todo este lío fue  Bolivia, lamentablemente. Nunca debió haberse retirado. 

 ¿Pary tenía alternativas para conseguir lo que buscaba?

Claro que sí. La diplomacia multilateral es una diplomacia abierta, pero también es una diplomacia de persuasión. Tú llegas a una reunión cuando tienes todo cocinado, para que en la reunión formalmente se digan discursos, se vote;  y  se vota como uno quiere que se vote, pero para eso hay que hacer un trabajo previo. 

La base de la diplomacia multilateral -como lo es en la diplomacia bilateral- es el diálogo y diálogo no es imposición; diálogo es persuasión. Uno debe persuadir de lo que uno quiere que se haga o de lo que uno no quiere que se haga,  pero para eso debes  tener oficio. Para eso tienes que tener conocimiento, para eso tienes que tener experiencia y ciertas habilidades que son propias de un diplomático. 

Uno debe  saber transmitir a su interlocutor y convencerlo de qué es lo que quiere que se haga. Acá  no se puede imponer.

Dicen que  "los países no tienen amigos o enemigos, sino intereses”.  En este caso, ¿Bolivia  actuó por el lado de la amistad con Venezuela? 

La diplomacia boliviana y en general la política boliviana tiene un pecado original:  la ideologización. Hay demasiada  ideologización y nosotros somos el sumun de la ideologización hoy en día. 

¿Qué lección deja el incidente? 

La gran lección  es que necesitamos un servicio exterior especializado, con gente que conozca su oficio y que se dedique a ello y que preserve los intereses, no la ideología. La improvisación es lo peor que ha pasado en este Gobierno. Se improvisó mucho a los diplomáticos.

 

HOJA DE VIDA

 


  •  Origen    Fernando Salazar nació en La Paz, en 1943.
  • Trayectoria    Fue embajador ante la OEA y ante la Organización de las  Naciones Unidas.


 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

691
120