ETA entrega armas y explosivos después de 40 años de violencia

El grupo armado separatista vasco anunció su cese definitivo de la violencia en octubre de 2011, aunque aún se resistía al desarme y exigía negociaciones.
domingo, 9 de abril de 2017 · 00:00
AFP  / Francia

Tras 40 años de violencia, ETA entregó ayer  en Francia un listado de zulos a las autoridades francesas que deberían suponer el "desarme total” del grupo separatista vasco, a quien el gobierno español exige su disolución.

 Para el gobierno español de Mariano Rajoy fue una "operación mediática para disimular su derrota”. En un comunicado, el Ejecutivo asegura que la única solución para el grupo "es anunciar su disolución definitiva, pedir perdón a sus víctimas y desaparecer”. 

 Horas antes, el gobierno francés había anunciado la recepción a través de intermediarios de una lista de 12   zulos donde deberían encontrarse todas las armas y explosivos que le restan a ETA, que había prometido un "desarme total”.

 De confirmarse este desarme, supondría un avance, casi definitivo, para el cierre de un capítulo negro de la historia de España, después de que el grupo renunciara definitivamente en 2011 a la lucha armada por la independencia del País Vasco y Navarra. 


Atrás quedaron más de cuatro décadas de violencia y atentados del grupo Euskadi Ta Askatasuna (País Vasco y Libertad), nacido en 1959 en la lucha contra la dictadura de Francisco Franco pero que prosiguió su actividad una vez llegada la democracia.

 La organización atentó por primera vez en 1969. El historial de asesinatos, ataques con bombas, extorsiones y secuestros dejó un balance de 829 muertos atribuidos a la organización, el último de ellos en marzo de 2010 cuando mataron a un policía en territorio francés.

"Es un gran paso, un día sin duda importante”, dijo el ministro francés de Interior, Matthias Felk, anunciando una operación policial para localizar estos escondites.

Proceso de desarme

Estos zulos contienen "120 armas de fuego, tres toneladas de explosivos y miles de municiones”, dijo en Bayona (suroeste de Francia) Michel Tubiana, partícipe en el proceso de desarme, una cantidad que encaja con las estimaciones de las fuerzas antiterroristas. 

Según fuentes cercanas al desarme, estos depósitos se encuentran en el departamento de los Pirineos Atlánticos del suroeste francés, fronterizo con España y refugio habitual del movimiento clandestino. Fuentes judiciales en ambos países estiman que ETA "agoniza” y el movimiento sólo tendría "unos 30 miembros” fuera de la cárcel, donde aún permanecen unos 360.

ETA se resistía al desarme y la disolución que le exigían Madrid y París, reclamaba para ello una negociación sobre el futuro de sus presos en España y Francia y sus escasos militantes en activo. El jueves, a través de un comunicado enviado a la BBC, el grupo anunció   su "desarme total”.

 Fases del proceso de desarme   y las diferentes reacciones

En septiembre de 2011 se constituyó la Comisión Internacional de Verificación (CIV), un organismo independiente que ha supervisado el proceso de desarme de ETA con el objetivo de verificar el cese definitivo de la violencia por parte de la organización. 

A partir de entonces, la CIV "ha trabajado estrechamente con actores políticos y sociales vascos”.

En octubre de ese mismo año ETA anunció el "cese definitivo de la actividad armada” y años más tarde, en enero de 2014, la comisión "verifica que ETA ha puesto fuera de uso operativo una cantidad específica de armas, municiones y explosivos”.

En los días    27 de marzo y  7 de abril,  la CIV recibió  el aval de los parlamentos navarro y vasco que "instan a seguir desarrollando sus buenos oficios para culminar el desarme unilateral, completo, definitivo y verificado de ETA”.

Ayer, un representante de la sociedad civil vasca, Jean-Noël Etcheverry, entregó a la CIV "información relativa a la localización de armas, municiones y explosivos de ETA” en el Ayuntamiento de Bayona en presencia del alcalde, Jean-René Etchegara.

La CIV,  una estructura no reconocida por Madrid y París, y también por el ejecutivo regional vasco,  consideró que el desarme había sido completo.  "Este paso histórico ayudará a consolidar la paz y la convivencia en la sociedad vasca”, dijo su coordinador Ram Manikkalingam.

Para Madrid esto no cambia su postura. "Los terroristas no pueden esperar ningún trato de favor del Gobierno y mucho menos impunidad a sus delitos”, señaló el presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, en un comunicado.

 Desde el nacionalismo vasco se celebró la entrega. "La confirmación del desarme legal, definitivo y sin contrapartidas es un paso fundamental” en el proceso de paz, dijo el presidente regional vasco, Iñigo Urkullu. 

Para el líder de la izquierda independentista Arnaldo Otegi, exmiembro de ETA y considerado una figura clave para la paz, es un "acontecimiento histórico” que abre "un nuevo escenario” en el que los vascos caminarán "hacia la construcción de un Estado en Europa”.

 Esta alegría contrasta con el recelo de los familiares de las víctimas, temerosos de que este desarme busque borrar un oscuro pasado.


AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

106
49