Chavistas se movilizan por la paz y contra el “fascismo”

La “marcha por la paz” del chavismo se produjo al día siguiente de violentas protestas opositoras, que acabaron en disturbios y también enfrentamientos.
miércoles, 24 de mayo de 2017 · 00:00
AFP / Caracas
 
Con sus emblemáticas camisetas rojas, miles de simpatizantes del presidente Nicolás Maduro se movilizaron ayer contra la violencia durante las protestas antigubernamentales en Venezuela, que la oposición atribuye a la salvaje represión de militares y policías. 
 
"Basta de fascismo”, señaló Maduro al recibir a miles de chavistas que acudieron al Palacio Presidencial de Miraflores. "El dilema está claro: o queremos paz o queremos violencia o queremos guarimba (protesta violenta), o queremos educación, trabajo y vida o una guerra civil”, añadió. "Constituyente o guarimba; votos o balas”, dijo en alusión a su propuesta de una Asamblea Constituyente, cuya mitad de un total de 500 miembros serían electos con un sistema de elección sectorial. 
 
El chavismo y la oposición se acusan mutuamente de esta ola de violencia desatada por encapuchados durante las protestas contra el Gobierno, en las que son cada vez más frecuentes las escenas de saqueos y brutales actos vandálicos. 
 
El sábado, estos actos provocaron horror en todo el mundo tras la difusión de imágenes de un joven al que le arrojan gasolina para quemarlo. 
 
La "marcha por la paz” del chavismo se produce al día siguiente de violentas protestas opositoras, que acabaron en disturbios y enfrentamientos, especialmente en el estado Barinas, cuna del fallecido expresidente Hugo Chávez. 
 
La fiscalía anunció la muerte de cinco jóvenes en ese estado, elevando a 53 los muertos en 53 días de protestas, así como un millar de heridos. 
 
La organización de derechos humanos Foro Penal denuncia 2.660 detenidos, de los cuales 161 han sido encarcelados, ordenados por tribunales militares.
 
El Gobierno acusa a la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de actos de terrorismo para desencadenar un golpe de Estado. En los últimos días, Maduro ha denunciado una "corriente nazi-fascista” que -sostiene- crece en la oposición. Según él, los chavistas son "los judíos del Siglo XXI”. 
 
La oposición, que exige elecciones generales, acusa al Gobierno de "represión” contra manifestantes a punta de bombas lacrimógenas, balas de goma e -incluso- armas de fuego, para dispersar y disuadirlos de manifestar. 
 
"Amanecemos los venezolanos de luto por los asesinados en nuestro amado Barinas. ¡Cuánta saña contra nuestro pueblo!”, escribió en Twitter el dirigente opositor Henrique Capriles. 
 
Ayer, el Parlamento, único poder controlado por la oposición, debatió sobre el uso desproporcionado de la fuerza del orden público, la tortura, la represión. 
 
Los analistas coinciden que la violencia puede a la postre golpear a la oposición. "La violencia que se ha generado en las protestas opositoras son su principal enemigo: 78% de las personas confiesa que no ha participado por temor, temen exponerse. La confrontación desvirtúa el motivo de la protesta y hace que pierda impacto”, advirtió  el politólogo chavista  Nicmer Evans.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

111
81