Miles de trabajadores gritan en las calles: “¡Fora Temer!”

“Este es el fin de gobierno golpista. El pueblo está en la calle para eso. No precisaban robar a Brasil”, dijo Francisca Gomes, una portera de 59 años.
jueves, 25 de mayo de 2017 · 00:00
AFP / Brasilia

 Miles de trabajadores convocados por los principales sindicatos de Brasil llegaron ayer a Brasilia para exigir la salida del presidente Michel Temer, acosado por denuncias de corrupción, y también el fin de sus medidas de austeridad. 

Con camisetas estampadas con la consigna "Ningún derecho de menos” y pegatinas que decían "Fora Temer” y elecciones "Directas ya”, unas 25.000 personas  marcharon hacia el Congreso, según cifras de la Secretaría de Seguridad del Distrito Federal.

 Francisca Gomes, una portera de 59 años de Sao Paulo, sostenía con tres compañeras un ataúd de cartón negro con imágenes del presidente y cruces blancas que decían "RIP Temer”. 

"Éste es el fin de Gobierno golpista. El pueblo está en la calle para eso. No precisaban robar a Brasil”, dijo a la AFP Gomes. 

Las marchas fueron convocadas por Força Sindical (un sindicato moderado) y la Central Única de los Trabajadores (CUT), junto al Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) y otros movimientos sociales. 

El volumen de manifestantes logrado en el corazón político de Brasil puede acentuar la presión sobre Temer, cada vez más debilitado en los frentes judicial y político. 

El presidente llegó al poder hace un año tras la destitución de la mandataria de izquierda Dilma Rousseff, de quien era el vice, con la expectativa de completar el mandato hasta finales de 2018 y aplicar un programa de severos ajustes para sacar al país de la peor recesión de su historia.

 "Directas ya” 

Pero la izquierda, que denuncia un golpe institucional y se moviliza al grito de "Fora Temer”, ve en la súbita aceleración de la crisis política una inmejorable oportunidad para cobrarse su revancha. 

La Constitución brasileña determina que, en caso de vacío en la Presidencia durante la segunda mitad de un mandato, el Congreso debe elegir un nombre para completarlo. 

Las elecciones directas sólo podrían celebrarse en caso de que se hiciera una enmienda constitucional, pero hay una creciente demanda para encontrar un atajo que abra esa vía. 

La búsqueda de otra salida se debe en gran medida al desprestigio del Congreso, donde decenas de legisladores están investigados por su implicación en la red de sobornos de Petrobras, revelada por la Operación Lava Jato. 

Así lo cree Dorival Pereira, de 60 años, que viajó 18 horas desde Mato Grosso do Sul para manifestarse en Brasilia. "No hay otra salida que elecciones directas porque tanto el Ejecutivo como el Congreso se formó una cuadrilla para masacrar a los trabajadores y robar el país”, sostuvo este comerciante, vestido con una camiseta que reclamaba "Directas Ya”. 

El escándalo estalló la semana pasada, cuando salió a la luz una grabación realizada por el empresario Joesley Batista, dueño del gigante cárnico JBS, en la que Temer parece avalar el pago de sobornos a un exdiputado preso por corrupción. 

La fiscalía general acusa al presidente, de 76 años, de obstrucción a la justicia para impedir el avance de la operación Lava Jato, en una trama donde ve corrupción y organización criminal.

 Las movilizaciones también apuntan a denunciar la reforma del sistema de jubilaciones y la flexibilización de la legislación laboral, tramitadas en el Congreso. 

La tensión en Brasilia se sintió el martes en la sesión de una comisión del Senado sobre la reforma laboral, que terminó en una trifulca generalizada, con gritos de "¡Fora Temer!” proferidos por legisladores del PT, la formación política del expresidente Lula da Silva (2003-2010).

La parálisis de las reformas preocupan en cambio a los mercados, que operan con prudencia desde la semana pasada.

 

Michel Temer,  contra las cuerdas por causas truculentas

 La sensación es de déjà vu. Un año después, otro presidente puede caer en Brasil. Tras el impeachment a Dilma Rousseff, su vicepresidente y sucesor, Michel Temer, está contra las cuerdas por una crisis de circunstancias ciertamente diferentes, pero igualmente truculentas. 

Varias preguntas y teorías conspirativas planean sobre el terremoto político que, desde hace una semana, tiene patas arriba a Brasil.  ¿Por qué Temer recibió a Batista en su casa? En el epicentro de la crisis está Joesley Batista, dueño de la mayor empresa cárnica del mundo, JBS, y ahora también el "garganta profunda” de Brasil. El empresario de 44 años, envuelto en varios escándalos de corrupción, grabó una conversación con Temer en la que éste parece consentir el pago de un soborno. 

  ¿Por qué Temer recibió a un investigador? ¿Por qué no lo hizo con agenda pública en la sede de Presidencia? Temer asegura que no sabía nada de los enredos judiciales de Batista y alega que tiene "la costumbre” de recibir a personas de noche en su casa. ¿Por qué Batista está en NY? Con miedo de asistir desde la cárcel a la ruina de su imperio, como le pasó a Marcelo Odebrecht, Batista pactó con la Fiscalía General una delación premiada.

 La grabación fue anterior a ese acuerdo "express”. Batista y otros ejecutivos   se prestaron a ayudar a la justicia con el rastreo de maletas llenas de dinero entregadas a políticos.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

60
3