May ordena investigación sobre incendio de Londres

El comandante de Policía Stuart Cundy anunció que la cifra de muertos había pasado de 12 a 17; sin embargo, aún hay familias completas desaparecidas.
viernes, 16 de junio de 2017 · 00:00
AFP  /  Londres

La primera ministra británica Theresa May ordenó ayer una investigación pública sobre el incendio de un bloque de viviendas sociales de Londres que dejó al menos 17 muertos, entre una indignación creciente de los vecinos. 

La "completa investigación pública”, que examinará también la acción de las autoridades, servirá para asegurarse de que "esta terrible tragedia es investigada apropiadamente”, dijo May a la televisión. 

"Se lo debemos a las familias, a la gente que ha perdido a sus seres queridos”, estimó May, que ayer visitó el edificio calcinado en el que los bomberos buscaban a numerosos desaparecidos sin esperanzas de que estén vivos. 

Poco antes, el comandante de Policía Stuart Cundy anunció que la cifra de muertos había pasado de 12 a 17. "Desgraciadamente, puedo confirmar que el número de muertos es 17”, dijo en una declaración a la prensa. 

Los cadáveres de los seis fallecidos encontrados al exterior de la torre fueron identificados, precisó, mientras que los cuerpos de las otras 11 víctimas mortales siguen en el interior del edificio. 

Según una asociación de ayuda a Siria, uno de los fallecidos identificados es Mohamed Alhajali, un refugiado sirio de 23 años que vivía en el decimocuarto piso del edificio y estudiaba ingeniería civil en la Universidad de West London. Su hermano mayor, que estaba con él en el momento del siniestro, sobrevivió y está siendo atendido en un hospital. "Su sueño era poder volver algún día a su país para reconstruir Siria”, indicó esa asociación en un comunicado. 

"Mohamed había hecho un viaje peligroso para huir de la guerra y la muerte en Siria, antes de conocerla aquí, en Reino Unido, en su propia casa. Mohamed vino a este país por su seguridad y Reino Unido ha fracasado a la hora de protegerlo”, añadió.

 May visitó el lugar, pero evitó a la gente. No en cambio el alcalde de la ciudad, Sadiq Khan, que fue abucheado por los vecinos en varios momentos y constantemente interrumpido cuando trataba de hablar a la prensa. 

Khan dijo que, al margen de la investigación, "hacen falta ahora mismo” medidas para asegurarse de que los otros bloques de viviendas sociales de Londres cumplen con los requisitos anti-incendios. 

El balance aumentará probablemente a medida que los bomberos avancen dentro de la estructura calcinada de gran parte del edificio, ya que hay familias de las que no se sabe nada. 
"Hay un riesgo de que no logremos identificar a todas las víctimas”, avisó Cundy.

La comandante de los bomberos de Londres, Dany Cotton, dijo que hay partes del edificio que no son seguras y que llevará tiempo inspeccionar todos los rincones. 

Hay "un número desconocido” de gente dentro, pero "sería un milagro que quedara alguien vivo”, explicó a Sky News. 

El incendio en la Torre Grenfell se inició antes de la  1:00  del miércoles, y se propagó rápidamente por las 24 plantas y sus 120 apartamentos. 
 
 Torre Grenfell, un totem siniestro en el corazón del Londres rico 

En el barrio más rico de Londres hay Ferraris, casitas de ensueño, flores en los balcones, fachadas coloridas  y, de repente, un gran edificio de viviendas sociales calcinado, la Grenfell Tower, habitado hasta ayer por gente humilde de todo el mundo. 

Ayer, un día después de sufrir un incendio que dejó al menos 17 muertos, el edificio de 24 plantas se asemejaba a un gran esqueleto alzándose hacia el cielo azul. 

A sus pies, tras el cordón se seguridad, se percibía la solidaridad de los londinenses, mientras el viento traía el olor a plástico quemado. 

Venidos de los cuatro rincones de la ciudad, los londinenses trajeron cajas de ropa, comida y agua. 

Bajo el puente de la autovía A40, que pasa cerca del edificio, unos voluntarios pugnaban por ordenar los donativos, hasta el punto de que las autoridades hicieron un llamamiento a no llevar nada más.

 Alrededor de ella los vecinos van y vienen, entre ellos muchas mujeres con velo acompañadas de niños. 

 La Torre Grenfell está en el distrito de Chelsea y Kensington, uno de los barrios más ricos del mundo, y en el que hay diferencias económicas notables. Basta caminar un poco para pasar de los coches y tiendas de lujo a zonas que no desentonarían en países pobres.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

104
49