Michel Temer ante el juicio que puede acabar con su mandato

Siete jueces del Tribunal Superior Electoral juzgarán si en la campaña de 2014 hubo abusos de poder y financiación ilegal procedente del megafraude a Petrobras.
miércoles, 7 de junio de 2017 · 00:00
AFP / Brasilia

  Acorralado por graves acusaciones de corrupción, el presidente brasileño Michel Temer se enfrenta desde ayer al reinicio de un juicio en el Tribunal Superior Electoral (TSE) que podría anular su mandato. 

"La crisis Temer”; "Siete jueces, una sentencia”; "Bajo clima de incertidumbre, el TSE juzga el futuro de Temer”, eran algunos de los titulares de los principales diarios brasileños el día del comienzo del juicio. 

Brasilia, sede del gobierno y del tribunal electoral, amaneció en un clima de normalidad, a la espera de movilizaciones anunciadas por grupos de izquierda en las inmediaciones de la corte cuando inicie el juicio, al caer la noche. 

El proceso, que hasta hace poco parecía condenado al fracaso, cobró relevancia desde que el pasado 17 de mayo salió a la luz una grabación en la que Temer parece dar aval al pago de un soborno, y que disparó los pedidos de renuncia y juicio político en su contra. 

Ese audio, incluido en las declaraciones premiadas de ejecutivos del imperio cárnico JBS, desató una tormenta política en el gigante latinoamericano a sólo un año de la destitución de Dilma Rousseff, de quien Temer era vicepresidente. 

Justamente, la elección de 2014 en la que ganó la fórmula Rousseff (PT, izquierda)-Temer (PMDB, centroderecha) está en el centro de las discusiones del TSE, que acumula ahora todas las miradas en Brasil, incluidas las de la tambaleante base aliada gubernamental. 

Los siete jueces de la corte juzgarán si en esa campaña hubo abusos de poder y financiación ilegal procedente del megafraude a Petrobras, atendiendo una denuncia de 2014 del socialdemócrata PSDB que, paradójicamente, se convirtió luego en socio clave de Temer. 

Aunque el juicio en el TSE está previsto para terminar el   jueves, expertos consultados por la AFP coinciden en que hay muchas probabilidades de que se alargue por semanas si uno de los magistrados pide "vista” para suspender el debate y revisar el caso. 

El entorno presidencial está convencido de que Temer será absuelto pero, en caso de condena, existen también varios mecanismos prolongados de apelación. 

Gobierno "normal” 

Negándose a renunciar, Temer trataba de mostrar normalidad el lunes al encabezar varios actos de gobierno, en los que defendió su gestión y sus impopulares reformas promercado. 

El mandatario, de 76 años, se apoya en el tímido crecimiento económico del primer trimestre de este año (+1%) y la leve disminución del desempleo récord, que afecta aún a 14 millones de brasileños. 

El proceso y sus fases

En la primera sesión, el relator del caso, Herman Benjamin, leerá su informe; los abogados de la defensa (tanto de Rousseff como de Temer) podrían cuestionar previamente la competencia del tribunal o pedir el retiro de ciertas pruebas. En ese caso, los magistrados deberán pronunciarse antes de que Benjamin dé lectura a su informe; éste resumirá las gestiones, los alegatos y las pruebas obtenidas durante la investigación. 

El TSE oirá luego los alegatos de la acusación y de las defensas, así como los del Ministerio Público, de un máximo de 20 minutos cada una. Acto seguido, Benjamin comunicará su voto.
 
Según los medios brasileños, pedirá la anulación de la elección. 

Los demás jueces lo seguirán en la votación. El último en emitir su voto será el presidente del TSE, Gilmar Mendes. 

Todos los magistrados pueden modificar su voto hasta el final del juicio, por lo cual ninguna mayoría es definitiva hasta que se dé por cerrado el caso. 

Las "vistas” no tienen plazo, a menos que el propio solicitante lo anuncie. Según fuentes judiciales, cada vista puede durar hasta diez días, prorrogable por otros diez. De ese modo, el proceso podría terminar este mismo mes o arrastrarse hasta agosto, según las evaluaciones. 

El TSE puede decidir: dDevolver el caso a la fase de verificación de pruebas. Desestimar las acusaciones y archivar el proceso.  Rechazar las acusaciones parcialmente: por ejemplo, decidir que la culpable de todo es Dilma Rousseff, pero que Temer (que era su candidato a vice) no estaba enterado de nada. 

En ese caso, Rousseff perdería sus derechos políticos por ocho años y Temer seguiría siendo presidente.
 
¿Qué ocurre si el TSE acepta la denuncia?

Si el Tribunal Superior Electoral (TSE) acepta la denuncia en su totalidad, anula la elección de 2014 y el mandato de Michel Temer.

 Si esto ocurre, el TSE decidirá si Temer es separado de su cargo inmediatamente o si puede seguir siendo presidente hasta agotar todos los recursos disponibles, ante el propio TSE y ante el Supremo Tribunal Federal. 

La Constitución prevé que en caso de vacancia de poder el Congreso elija en un plazo de 30 días a una figura pública para completar el mandato en curso, que en este caso concluye en diciembre de 2018. 

Algunos juristas invocan una enmienda de 2015 de la ley electoral que abriría la puerta a elecciones directas. Y otros llegan a la misma conclusión alegando que la vacancia de poder se produciría por anulación de la elección de 2014, lo cual volvería esa consulta inválida. Temer reemplazó el año pasado a la destituida Dilma Rousseff.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

60
1

Otras Noticias